08. Elegir la HF perfecta para ti




Importancia de elegir bien tu HF


Debes elegir a tu futura host family con mucho esmero y no tener ninguna duda, piensa que vivirás con ellos durante largos meses, en caso de problemas de convivencia no podrás simplemente coger tus cuatro cosas e irte porque tendrás más que cuatro cosas que meter en tu maleta y sobre todo porque te encontrarás a miles de kilómetros de casa de tus padres. Todas las au pairs en algún momento tienen roce con sus HP, sea por un detalle o por un problema más importante, llegan momentos tensos. Si te sientes a gusto con tu familia, los problemas de convivencia serán más ligeros y se arreglarán antes que si no te sientes a gusto. Piensa mucho antes de decir “sí” (o “yes” o “oui” o lo que sea) a una host family. No importa tardar más o menos antes de encontrar la familia que te gusta, lo que sí importa es estar segura de que con ellos te sentirás feliz. El feeling es una cosa, pero se elige una familia con el corazón y el cerebro.

Sylvie (Francesa, au pair en Austria): “Llevo tres meses con el proceso de elección. Y ya no entran casi familias a mi perfil. Y lo que tengo claro es que si no me gustan o veo que no hay rollo no me voy.


Marion (Canadiense, au pair en España): “Resulta que los dos señores son médicos, entonces toca trabajar los sábados en las noches, cosa que me dejó levemente aburrida, pero continué preguntando. Después de una larga hora de hablar la señora me dijo que lo pensara y le avisara lo antes posible. Pues bueno, colgué, conversé con mis padres sobre la situación y decidí. No pensaba irme con una familia con la que no podría sentirme feliz del todo, son personas tan ocupadas que nunca tendrían tiempo para conversar conmigo y yo no me sentiría cómoda sabiendo que es sólo una relación de trabajo. Si voy a estar con ellos un año quiero que sea una familia amorosa y unida, así que esa fue mi decisión... Le escribí que para mis planes prefería encontrar otra familia.

Destacar entre las otras au pairs


Debes saber que hay más chicas que quieren ser au pairs que familias que buscan una, por lo tanto las familias reciben muchas solicitudes, sobre todo si viven en ciudades grandes, tienen pocos niños o niños ya mayores. Si realmente sientes que una familia te encanta y crees que vas a ser su au pair perfecta, entonces tienes que hacer lo necesario para que tu perfil descarte en medio de todos los demás.

Anne (Francesa, au pair en Portugal): Algo tenía que hacer y encontré la solución. Me curré un Power Point con fotos, hice unas manualidades y unos carteles para los padres y los niños, y con fotos y cuatro o cinco frases en portugués explicando qué iba a hacer con los niños, y lo que me gustaba, en la última página ponía que quería ser su au pair. He de decir, que me quedó muy bonito. Contestación: “eres muy dulce! (jajaja, no era eso lo que esperaba pero… jajaja) Se lo hemos enseñado a los niños, y están súper contentos, se pasan el día diciendo que cuándo toca hablar contigo”, hablamos por Skype y me eligieron. A veces son detalles que hacen la diferencia.

Contrato


A lo largo de los primeros capítulos, se ha insistido mucho en la importancia de poner las cosas por escritos, firmar un contrato y tener los horarios, las diferentes tareas, el sueldo, las horas de trabajo, las horas y los días libres por escrito. El contrato no tiene valor legal ya que se firma entre dos particulares sin abogado o notario, pero sí que tiene valor moral y debes exigir que la HF firme uno antes de irte a vivir con ellos. Es fácil encontrar diferentes contratos de au pair en Internet, algunas cosas cambian según el país donde va a trabajar la futura au pair, pero en general un contrato contempla lo siguiente:

·        Datos de la familia de acogida (nombre, apellido, dirección)
·        Datos de la futura au pair (nombre, apellido, fecha de nacimiento, dirección, nacionalidad)
·        Duración de la estancia de la au pair (meses o duración indeterminada)
·        Idioma hablado por la familia de acogida (para estar segura de que van a hablarte en el idioma que quieres aprender/mejorar)
·        Obligaciones de la Host Family (número de miembros en la familia, detalles sobre la casa, ocupación del HD, de la HM, la HF deberá ofrecer comida y alojamiento a la au pair, sueldo, derecho a asistir a clase, número de días libres a la semana).
·        Seguros médicos
·        Obligaciones de la au pair (cuidado de los niños, tareas domésticas, número de horas al día)
·        Otras disposiciones (avisar con antelación en caso de rescindir el contrato, contrato terminado con efecto inmediato en caso de falta grave por cualquiera de las partes)

Evie (Húngara, au pair en Inglaterra): “Pedid el contrato escrito. Otro error muy común es no atreverse a pedirlo. Es cierto que esto debería salir automáticamente de las familias. En realidad aquí valen también los contratos verbales pero he escuchado muchas veces lo del "todo parecía perfecto pero de repente llegué ahí y me pusieron a planchar y a cuidar a los hijos todos los fines de semana sin descanso, etc." Y eso no pasaría con un contrato escrito. En él debe constar las horas semanales que deberías echar más o menos, los días libres que te corresponden, el día de paga y todas tus obligaciones. Si no pone algo en dicho contrato no te lo pueden pedir. Así que, si veis que ellos no os van a mandar por sí mismos el contrato de trabajo, pedidlo. No tendrán nada en contra si no tienen nada que ocultar.

Aparte del contrato, o como anexo al mismo, puede aparecer indicaciones extras que cambian según las familias, si una HF indica que la au pair tiene derecho a usar el coche los fines de semanas, que deje constancia escrita de lo dicho, si otra se compromete a pagarte las clases de idioma, que lo añada al contrato, lo podrás utilizar más adelante en caso de “olvido”. Algunas familias tienen tendencia a hacer promesas que luego no pueden cumplir con tal de conseguir la au pair que les interesa.

Laura (Alemana, au pair en Francia): “Otra de las cosas era el curso de francés. Cuando yo hablé con la HM, ella me dijo que ella se encargaría de pagarme el curso (y digo esto porque insistí muchas veces en este tema). Normalmente es la au pair quien paga el curso pero mi HM me dijo que era una cosa de la que se encargaría ella así que yo accedí bastante contenta. Luego parece ser que ella "descubrió" que yo debía pagarlo y cambio de opinión. Pero dado que me dijo que me lo pagaría ella al final accedió a pagarme la mitad. Los cursos aquí en Francia cuestan mucho dinero, unos 180€ por mes el más barato así que imaginaos si con mi sueldo de 300€ tuviera que pagar eso cada mes. A mí no me molesta el hecho de que me pagara o no me pagara el curso, me molesta que primero dijera una cosa, y luego se retracta. Hubiese debido pedirle que me lo escribiera por email.

Si la HF tiene reglas en su casa y quiere que la au pair las respete, tiene que ponerlas por escrito antes de firmar el contrato. A veces son detalles sin importancia, pero en algunos casos si la au pair hubiera sabido de dichas reglas y normas, no habría elegido esta familia…

Mary (Australiana, au pair en Alemania): “Hay que establecer reglas desde el día uno con sus HF, si ellos tienen reglas en sus casas (todo el mundo tiene) pidan que se las den por escrito para evitar molestias después y poder alegar si algo es injusto. Recuerden que esto es un trabajo y hay que saber siempre con qué se cuenta y con qué no.

Lo ideal es tener por escrito hasta el último detalle, como el horario preciso de cada día de la semana, te ayuda a saber lo que te espera y ya puedes empezar a organizarte.

Caroline (Inglesa, au pair en España): “La familia me ha mandado mi horario, como dije son súper organizados, y ya sé cuáles van a ser mis tareas.

Contestar a todas las familias


Es de buena educación contestar a todas las familias que te contactan, tú misma lo podrás experimentar, esperar una respuesta que nunca llega es desesperante, así que aunque la familia no te guste nada ni te interese lo más mínimo, piensa en contestarles un pequeño mensaje que indica que te has fijado en su solicitud, que les agradeces su mensaje pero que no te interesan. Lo ideal es redactar un mensaje tipo que luego copias y pegas.

Belén (Española, au pair en Estados Unidos): “Esa misma tarde me añadió una familia... pero... era de Texas y tenían cinco hijos. Desde el principio supe que no quería ir a Texas porque hablan demasiado español, y no quería olvidar que mi primer objetivo era aprender inglés y además cinco niños... buf, me encantan los niños, de verdad, pero… cinco... así que los rechacé muy amablemente.

Informarte sobre donde vive tu HF


Cuando sabes dónde vas a vivir tu experiencia de au pair, empieza a buscar en Internet, en los libros, en los foros toda la información que pueda interesarte. Los lugares que visitar, dónde dar clases de idioma, los horarios, el clima, la comida, las normas del país, etc. Primero para estar al corriente, segundo para evitarte disgustos. Además, interesarte por el lugar donde vas a vivir te permite empezar el proceso de integración a tu nuevo “hogar”.

Las au pairs informan


¿Quién mejor que las au pairs para informarte? En Internet existen muchísimos foros de futuras au pairs, de au pairs trabajando y de ex au pairs. Seguro que estarán encantadas de darte todo lujo de detalles sobre tu destino. Así ya tendrás amigas que esperen en tu nueva vida.

Nelly (Norteamericana, au pair en España): “Me estoy empezando a comunicar con varias chicas que viven o van a vivir cerca de mi nueva casa. Hay una chica japonesa con la que me estoy enviando varios emails, que vive a sólo un cuarto de hora en coche de mi barrio, y un par más por Facebook un poquito más lejos. No está mal. Tengo amigas incluso antes de llegar.

Clara (Argentina, au pair en Estados Unidos): “En Facebook consiguen una gran cantidad de grupos de au pairs de todas partes del mundo y, una vez que ya han encontrado un final match, es recomendable que ingresen al grupo que corresponde a su ciudad de llegada y coloquen un mensaje con su fecha de partida, de esta forma au pairs y futuras au pairs las podrán contactar. Pueden conocer a muchas chicas y en esos grupos constantemente están enviando mensajes de ánimo, explicando sentimientos con los que ustedes se sentirán comprendidos o sentirán empatía.

Si la cosa se tuerce


Después de tantos meses de proceso desde el momento en que decidiste que querías ser au pair, después de encontrar la HF “perfecta”, cuando piensas que “sólo” te queda ir adelante, cuando el contrato está a punto de firmarse y tienes todos los datos que necesitas… la cosa se tuerce… la HF cambia de opinión, desaparece o ya no sabe si realmente quiere una au pair. Claro que el mundo se te cae a los pies. No es justo. Da mucha rabia. Pero no desistas, vuelve a empezar desde el principio. Ahora eres más fuerte, sabes mejor lo que quieres. Seguro que encontrarás pronto una maravillosa HF.

Fernanda (Portuguesa, au pair en Inglaterra): “Pues bien, aquí llega la parte en la que hablas con una familia que te gusta y todo va rodado y ¡zas! de repente ¡no te cogen! y tú te quedas flipando y bastante chafada. Igual eso no os pasa a vosotras pero a mí sí me pasó. Una de las primeras au pairs con las que hablé me puso en contacto con su familia, una mujer muy maja, no era la situación más idílica y tal pero era todo muy agradable. Tras un par de meses casi hablando con ella, de repente me dijo que había escogido a otra chica. Me quedé bastante chafada, porque la verdad que tal y como iban las cosas parecía que me iba a escoger a mí.

Susana (española, au pair en Bélgica): La entrevista fue muy bien, nos hicimos bromas, nos reímos, y todo estupendo. Terminamos de hacer la entrevista, les mando el correo de rigor donde les digo que me han encantado que me encantaría conocerlos más. Y en cinco minutos recibo su respuesta. “A nosotros también nos has gustado mucho. Creemos que vamos a pasarlo muy bien contigo. Vamos a concertar otra cita para Skype”. ¡¡¡Perfecto!!! La cosa iba bien. Durante la semana siguiente continuaron los correos por la noche. Nos contábamos el día a día y demás cosas. Hasta que recibí el correo serio. También os digo que me lo esperaba, tendrían en algún momento que ponerse serios. En él me hacían diez o doce preguntas: sobre religión, sobre la familia, sobre los niños, etc. Les contesté al día siguiente y me concentré en escribir el mejor correo de mi vida. Lo tuvieron que percibir, porque ese mismo día me contestaron que les encantaba y que querían volver a hacer el Skype lo antes posible. Quedamos para el viernes, pero a última hora me dijeron que se iban de viaje que por favor lo dejáramos para el domingo. El domingo, me llegó un mensaje que llegaba tarde del viaje que por favor, dejáramos la entrevista para entre semana. Y ahí empezaron mis dudas…. El lunes por la noche no recibí correo, cosa extraña, por lo que me aventuré. Les pregunté por su viaje, les conté que había estado mala, y ya “de paso” pregunté cuándo haríamos el Skype. Me dijeron que miércoles, sin darme mucha más bola…. ¡Algo iba mal! Llega miércoles  y una hora antes de la entrevista un correo: “Lo sentimos mucho. Eras nuestra candidata número uno, de haber elegido hubieras sido tú. Pero hemos hecho cuentas y el proceso de Au pair es muy caro, y no nos lo podemos permitir, por lo que no vamos a seguir adelante. ¡Lo sentimos!”. Ahora mismo, sólo tengo mucha pena. Me encantaban. No puedo explicar, lo que he sentido, no había rabia, no había impotencia, sólo pena mucha pena. Y ese sentimiento de derrota de pensar que igual nunca van a llegar.

Mantener el contacto antes del viaje


Ya tienes host family, estás muy contenta, un poco angustiada por todo lo que te queda por hacer, pero estás ya con vistas al futuro. Todo va a mil por hora y durante una semana se te olvida contestar a los emails de tu nueva familia. Error. Aunque hayáis llegado a un acuerdo es importante mantener el contacto, algunas familias han pensado que la au pair ya no quería ir con ellos y cuando la chica se ha puesto en contacto con ellos después de una semana, se ha encontrado con que ya tenían a otra au pair. Un email cada dos días, por ejemplo, sólo para explicar lo que haces, lo ilusionada que estás, es fácil y rápido y da confianza a los que te esperan. La inversa es cierta también, es importante que la familia te conteste, no hay que estar pendiente a todas horas, pero sí que mantener un contacto antes del viaje es prueba de seriedad. Mantener el contacto permite también conocerse cada vez un poquito más.

María Elena (Española, au pair en Canadá): “Después del sí definitivo y de haber comprado los billetes (y de decir adiós a la posibilidad de rajarme) me pregunté cómo mantener el contacto con mi familia. Desde el primer momento me parecieron encantadores, pero me preocupaba perder un poco el contacto, y con ello ese feeling inicial: quería conocerlos (cuánto más mejor) que, a su vez, me conocieran, que nos fuéramos adaptando un poquito al otro... para que todo, una vez allí, fuera menos “choqueante” (porque un choque va a ser, eso lo tengo claro). Estuve unos días sin saber mucho de ellos, hasta que la HM me mandó un mail diciéndome que cuándo podía skypear, que estaría bien que mantuviéramos el contacto (justo lo que yo estaba pensando esos días), y nada, muy feliz yo quedé con ella el jueves a las 15h00. La conversación fue genial, como todas las anteriores: nada de nervios por mi parte, muchísimas risas, hablando de todo un poco, conociéndonos... Me contó anécdotas, antiguos viajes que hizo por Europa; me preguntó por la universidad, por mis amigos... No sé, fue reconfortante. Desde ese día hablamos todos los jueves a la misma hora, con niños incluidos la mayoría de las veces. El otro día skypeé desde casa de mi madre (con madre incluida), para que viera a la familia y hablaran. La conversación fue divertida, duró bastante; nos enseñamos nuestras respectivas casas, le presenté a mis animales y hablamos de todo un poco... Los niños, por su parte, nos hicieron un conciertito de piano (a su manera, estilo... contemporáneo y dejémoslo ahí), hablaron conmigo y me hicieron preguntas muy graciosas. Me encantó. Esta semana están de viaje y no hemos podido hablar, pero la siguiente retomaremos la costumbre skypera... La cual me encanta y me parece una genial oportunidad para conocerlos mejor.

He aquí el testimonio de una host mother que, al no recibir noticias de la au pair que había seleccionado, decidió elegir a otra pensando que la primera simplemente ya no quería ser su au pair.

Dorothée (Hostfamily en Francia): Había tenido varias au pairs y sabía que los días antes del viaje andaban muy liadas, por eso no me preocupé demasiado cuando vi que la que esperábamos no nos escribía durante unos días, pero luego pasó una semana y seguíamos sin noticias… Decidimos buscar a otra au pair pensando que ésta había cambiado de opinión. Dos semanas más tardes, cuando de nuevo habíamos concretado algo con la nueva chica, con fecha de viaje y todo, la primera nos escribió que estaba muy contenta de conocernos pronto. Lo hablamos mi marido y yo y decidimos escoger a la segunda chica. La veíamos más interesada. Lo siento por la primera, parecía muy maja, pero dejarnos sin noticias tanto tiempo no fue correcto.


► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄ 

4 comentarios:

  1. Pensaba haber encontrado la HF perfecta, pero no fue así, nos dimos cuenta muy pronto, pero entonces encontré otra HF y todo fue genial.

    ResponderEliminar
  2. Amelia Cristiana17/2/16

    Yo sí que encontré mi HF desde el primer match, tuve mucha suerte, son maravillosos y vivo una experiencia de sueño. Gracias Isabelle por tu libro, me ayudó un montonazo. Besos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/7/16

    Tiene mucha razón en todo lo que escribe. Gracias. Compré su libro y me encantó. Además me ayudó en muchas ocasiones.

    ResponderEliminar
  4. Rafael1/7/16

    Yo estoy muy contento con la HF donde estoy. Al principio tenía mis dudas, pero estoy bien.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...