56. Conducir en los Estados Unidos


Estados Unidos es el país de los coches, cualquier distancia se hace conduciendo y para ser au pair en Estados Unidos es obligatorio tener el carné de conducir, ya sabes que parte de tu trabajo consistirá en llevar y recoger a tus HK de sus actividades. La agencia que has elegido te confirmará si necesitas un carné internacional o si es suficiente con el tuyo. Según el estado donde vayas a residir con tu HF, es muy probable que, además del carné internacional, tengas que volver a pasar un examen de conducir.


Miriam (Polaca): “La mayoría de las au pair ya saben con antelación que su día a día en Estados Unidos conlleva llevar a los niños al colegio, actividades, campamentos... o que, como ya sabemos, aquí todo está muy lejos y se necesita el coche para absolutamente todo.

Carné de conducir internacional


Es muy sencillo sacar el carné de conducir internacional en tu país de origen.

Lisa (Española): “En menos de 1 hora tenía mi permiso de conducir internacional y  9,90 euros menos en la cartera de mi pobre madre...

Sara (Bolivia): “Para conducir en los Estados Unidos lo primero que necesitamos es hacernos con una licencia de conducir internacional. Esta licencia se adquiere en tu país y te la dan al momento. La validez es de un año.

Lo ideal sería que te lo dieran en inglés o hacerlo traducir por un traductor oficial antes de llegar a Estados Unidos ya que en algunos estados, no lo aceptarán si no está en inglés.

Katie (Alemana): “En las oficinas de la MVA (motor vehicle administration) me dijeron que no podía pasar el examen porque mi carnet de conducir estaba en alemán y se necesitaba una traducción así que me dijo que en la página web de la MVA había una lista de traductores, al salir llamé a uno de ellos y me dijo: esta tarde te lo traigo a tu casa. La traducción consistía en traducir la leyenda del carnet de conducir... en fin, una tontería y una tomadura de pelo que me costó 50 USD.

Coche automático


Tienes que saber que la gran mayoría de los coches en Estados Unidos son automáticos.

Tiphaine (Suiza): “Lo más común es que el coche que te toque conducir vaya a ser un coche automático. A este cambio hay que sumarle que nos tendremos que habituar a un nuevo coche y sus medidas. Normalmente las familias tienen un monovolumen o coches todo terreno. Si os sirve de algo para mí ha sido más difícil habituarme a conducir un coche tan grande que el cambio de conducir un coche automático. La parte buena de esto es que es más fácil pasar de conducir un coche manual a uno automático que viceversa, me preocuparía más por este tema si yo fuera una americana que se va a un país donde tiene que conducir un coche manual. Ya que mientras que ellos se tendrían que acostumbrar a saber cuándo meter las marchas, controlar el embrague en las cuestas... nosotros pasamos a tener que despreocuparnos de todo eso.

El coche automático tiene las siguientes características:

·        Embrague: el coche automático sólo tiene dos pedales: acelerar y frenar, por lo que a la hora de conducir sólo tendrás que usar el pie derecho. Por lo general, el pedal de frenar suele ser mucho más grande que el de un coche manual.
·        Caja de cambios: en vez de tener la primera, segunda... lo que nos encontraremos será una palanca con las siguientes funciones.
·        P - Parking: modo en el que debe estar el coche cuando está aparcado, digamos que es como nuestro freno de mano.
·        R - Reverse: marcha atrás
·        N - Neutro - punto muerto
·        D - Drive - conducción normal
·        S - Speed: conducción más rápida
·        1 - 2 - No lo incluyen todos los coches automáticos, estas funciones se utilizan para subir o bajar cuestas muy empinadas.
·        Freno de mano: el coche automático no suele tener freno de mano y si lo tiene no es necesario usarlo. Con poner la palanca del coche en modo Parking es suficiente.
·        Menos potencia: se nota desde el primer momento, porque pierdes esa posibilidad de cambiar al coche tú misma para que coja más fuerza y te limitas a apretar el acelerador hasta que el coche vaya cambiando automáticamente.

¿Cómo conducir un coche automático?


Para encender el coche tienes que tener el freno pisado y cambiar la palanca de P (Parking) a D (Drive) o R (Reverse).
Para cambiar la palanca siempre tienes que tener el freno pisado y pulsar el botón de la palanca.
Cuando el coche está parado y aceleras suele dar un tirón por el cambio automático.
Frenar de manera más rápida, ya que no tenemos el embrague que nos permite ir decelerando el coche poco a poco.

¿Qué es lo más difícil?


Sin duda alguna, lo que más te costará al principio es perder las costumbres o, si lo queremos ver de otra manera, adquirir nuevas costumbres. Ya que cuando una conduce un coche manual está acostumbrada a que lo primero que hace es quitar el freno de mano. Las primeras veces que coges el coche tu pie izquierdo busca el embrague y tu mano derecha la palanca para cambiar a segunda. O cuando estás en una cuesta y te da miedo quitar el pie del acelerador porque te cuesta creer que el coche no se va a mover... Sin embargo, es cuestión de un par de días para que os habitúes al coche automático.

El coche automático es mucho más cómodo

Aunque siempre están los apasionados del motor que sienten que realmente conducir es poder controlar tu coche también con las marchas, el coche automático te permite desentenderte de eso y disfrutar más del paisaje. La comodidad también está presente al tener que usar sólo un pie para conducir. Te olvidarás de estar poniendo la primera y quitándola en los atascos. Lo de que se cale el coche también pasará a la historia. Y si usas GPS te permite estar más concentrada.

Practicar antes de irte


Lo ideal sería poder practicar antes de llegar a casa de tu HF, aunque los coches automáticos no sean tan frecuentes en los demás países como en Estados Unidos, quizás conozcas a alguien que conozca a alguien que pueda enseñarte un poco cómo funciona.

Léa (Francesa): Ayer me fui de prácticas de coche automático con mi tío... Y lo podría resumir en poco: fácil, fácil, fácil y por supuesto estupendo. Os digo la verdad, que iba con miedito... pero mi tío me dio unos cinco minutos de teoría, y luego allá que cogí yo el coche. Os cuento:
Marchas coche automático:
- P: Park... la posición que ponemos cuando dejamos el coche parado.
- R: Retroceder… es la marcha atrás
- N: Neutro… es como el punto muerto de los coches con marchas.
-D, S: estas son dos posiciones que hacen lo mismo, es para acelerar e ir hacia delante.
Pedales:
Tenemos un pedal para acelerar y uno de freno. El de freno es más grande de lo normal, y no sé si esto es común en todos los coches pero a mí me resultaron un poco más duros de lo normal... Pero vaya nada exagerado. En Estados Unidos algunos coches no llevan freno de mano, el de mi tío sí que lo llevaba.
Pues una vez sabes las posiciones de las marchas y los pedales... Puedes conducir, no hay nada que hacer. Poner la palanca en la posición indicada y acelerar y frenar. Yo primero di una vuelta por el polígono para habituarme y luego me di una vueltecita por carretera, rotondas y esas cosas... y todo muy bien. Sin problemas. Una cosa curiosa es que conforme el coche cambia de marcha (tú no haces nada él solo las cambia) pero tú estás notando este cambio de marchas. Notas el empujón que da el coche... Impresiones: todo muy fácil, sin problema ninguno. Yo pensé que sería más difícil y algún frenazo iba a pegar... pero no. Escondí bien el pie de embragar. Con él no se hace nada. Y frenar y acelerar con el pie derecho. Tendría que pensarme que me gusta más si el automático o el de marchas. Ambos tienen sus cosas buenas y sus malas... Pero creo que no tendré mucho problema conduciéndolo... ¡Así que los niños irán sanos y salvos!

Clases de conducir


Sabiendo que su au pair no está acostumbrada ni a conducir un coche automático, ni a las normas de tráfico de Estados Unidos, algunas HF deciden entrenar ellas mismas a su au pair o pagarle algunas clases de conducir antes de que pasen el examen de conducir norteamericano. Estas clases pueden ser muy estresantes porque aunque conduzcas desde hace tiempo ya, conducir un coche automático es diferente, y puede ser que te cueste aprender las normas de tráfico de tu nuevo país. Procura dar lo mejor de ti, sin ponerte (demasiado) nerviosa y verás cómo todo irá bien.

Lucía (Argentina): “A las once tenía driving lessons. Dos horas conduciendo, iba bien, pero 100% relajada tampoco. Todo ha ido bien hasta que ha llegado la hora de aparcar. Dios mío, en batería, pues siempre lo meto un poco doblado hacia la derecha, manías que se cogen, de no hacerlo bien desde un principio pero que tampoco tiene mucha importancia, ya que realmente el coche de al lado no te da, pues mil veces (después de casi tres años que tengo el carnet de conducir) me ha hecho aparcar, y nada, si se tiene esa manía es difícil porque no sé ni cuando girar. Qué rabia me ha dado... lo peor es que mañana otra vez. Y me ha tocado el freno un par de veces, y el volante. Que tengo el carnet tres años, ¡si veo un coche sé que tengo que frenar! Se adelanta un poco a los hechos, no confía en mí.

Normas de tráfico


Aunque un semáforo rojo o un stop tengan el mismo significado en la mayoría de los países, tienes que saber que las normas de tráfico en Estados Unidos son probablemente diferentes de tu país de origen y que, además, hay ciertas diferencias de un estado a otro. Tu CC te dará toda la información que necesitas y no dudes en preguntar todo lo que te pasa por la cabeza a tu HF.

He aquí unos datos generales:

Doble línea amarilla: a diferencia que en Europa donde para separar los carriles de distinto sentido utilizamos una ralla continua blanca, en Estados Unidos encontrarás una doble ralla amarilla en medio de la calzada.

Ainhoa (Española): “Aunque al principio me pareció más lioso tanto colorida en la carretera. He de decir que al final sirve de ayuda para saber si una calle es de doble sentido o no.

Semáforos: están después del cruce, no antes como en otros países. Debes parar detrás de la línea blanca, que por lo general está mucho más alejada del cruce que en otros países.

Girar a la derecha: aunque esté en rojo siempre puedes girar a la derecha tras haber hecho un stop y ver que no vienen vehículos. Excepto cuando está la señal “NO TURN ON RED”.

Girar a la izquierda: si quieres girar a la izquierda debes esperar en el medio del cruce hasta que pasen todos los coches del lado contrario que quieren seguir recto.

Luz roja intermitente: si hay un semáforo con una luz roja intermitente significa que debemos hacer un Stop.

Cruces: Hay stops por todos lados y siempre tiene la preferencia quien haya llegado primero o si hay dos personas a la vez, él de la derecha. Supuestamente siempre puedes girar en todas direcciones en los cruces, excepto si hay un cartel que indique que está prohibido.

Velocidad: aquí la velocidad se mide en millas y no en km/h. Más o menos se podría decir que 1 milla es aproximadamente 1 kilómetro y medio. En Estados Unidos la mayoría de personas respetan el límite de velocidad establecido.

Autopistas: te adelantan por la derecha y por la izquierda. Existen muchas autopistas públicas, pero también un gran número de autopistas privadas en las que tienes que pagar un peaje.

Señales de tráfico: otra de las cosas a las que tienes que habituarte es que las señales son diferentes. Por ejemplo, las señales de límite de velocidad son rectangulares en blanco y negro. Es importante diferenciar éstas y las señales de las rutas que también suelen ser numéricas.

Multas: hay que tener en cuenta que son cincuenta Estados y cada uno tiene su propia legislación. Aquí por mucho menos puedes ir a prisión. Véase que la policía te pille conduciendo con alcohol.

GPS: tu mayor aliado en los Estados Unidos, ya que aquí todo está muy lejos y es muy fácil desorientarse. Prácticamente todo coche tiene uno y habituarnos a él será una de las primeras cosas que tendrás que hacer.

Examen de conducir


Como lo he explicado antes, aunque tengas tu carné de conducir y tu carné internacional, a los pocos días de llegar a casa de tu HF te llevarán a que vuelvas a pasar una serie de exámenes, tanto teóricos como prácticos. Cuanto más practiques antes, mejor. El conjunto de exámenes suele tardar unas horas. La HF o la agencia pagan los gastos. Estos exámenes se pasan en la MVA (Motor Vehicle Administration) más cercana a tu domicilio, tu CC te indicará los papeles que debes llevar.

Rebecca (Húngara): “El miércoles fui a la oficina de la MVA (motor vehicle administration) para intentar hacer el knowledge test para conseguir mi licencia de conducir (drug & alcohol course + knowledge test + vision test + skills test). Estaba muy nerviosa pero me fue bien.

Estrella (Ecuatoriana): “Hoy tuve mi examen práctico de conducir y lo suspendí. Me dio rabia e impotencia... el examinador era un tío que hablaba para sus adentros y que me costaba mucho de entender. Además aquí el examen no es como en mi país, primero me hizo poner intermitentes y pisar freno, luego se subió al coche y me hizo entrar en un recinto cerrado, entro y me dice: “Para, muy bien. Aparca”, y yo aparco, “más cerca”, y aparco más cerca, “sal y tira adelante”, “aparca en batería”, lo hago, “más atrás”, lo pongo más atrás, “sigue y sal del recinto, para, lo siento pero estas suspendida”. “¿Por qué?” “Por no poner el intermitente al aparcar”. Tenía toda la razón del mundo, no lo hice y está mal... pero sinceramente haciéndolo todo como ejercicios separados y en un recinto cerrado ni se me ocurrió. Desde una perspectiva lejana pienso: ¿¿¿¿cómo se te olvidó???? ¡¡¡Eres tonta!!! Pero en el momento, los nervios, no tener ni idea de cómo es el examen... porque en tu país tú sabes cómo es, haces clases y te sabes trucos, o las cosas en las que se fijan o donde lo harás o cosas... pero aquí nadie me ha dado una referencia ni un consejo así que... suspenso. En fin, lo seguiré intentando que ahora ya es por orgullo propio y hay que ver que aprobé el examen de conducir a la primera y tenga que venir a Estados Unidos cuatro años después y suspender... Lo mejor es que antes de que el hombre se fuera del coche le digo: "lo gracioso es que me has suspendido pero ahora me voy para casa conduciendo, si me hubieras hecho el examen en la calle seguro que ese fallo no lo hubiera cometido."

Si no lo apruebas a la primera, será a la segunda, o a la tercera, pero no te desesperes, intenta saber porqué has fallado y vuelve unos días más tarde.

Ángela (Costarriqueña): “Fui como un martes a las 3:30 de la tarde. Para que te atiendan, uno tiene que llegar media hora antes de que cierren, o sea a las 4:30. Hice una fila relativamente corta, me atendió una señora gigante y medio mueca que de mala clase me dijo que me faltaba un papel, el bendito DS-2019. Volví al siguiente día, con mi DS-2019, entré a las 3:40. Esta vez la fila era larga. Me atendió otra señora pero más querida que la del día anterior. Llené un papel, esperé mi turno. Muerta de los nervios pasé a los computadores donde se hace el examen escrito. Primera parte: 10 señales de tránsito, si fallas en 1 pierdes el examen. Lo pasé. Segunda parte: 25 preguntas con contexto; puedes fallar en 4. Me equivoqué en 2. Lo tomé en inglés porque me habían dicho que la traducción al español era inentendible, pero ahora no sé cuál es peor porque mi inglés no es que sea lo más perfecto del mundo. En uno de los puntos me preguntaron algo con “fog” y yo ni idea de que es eso. Pedí ayuda a la gente que trabajaba ahí pero las señoras muy groseramente me respondieron que yo debía saber inglés para tomar el examen. Cuando lo terminé y fui a presentar el verdadero examen de conducción ya eran más de las 4:30 y me dijeron que me tocaba volver después. Segundo intento de obtener mi licencia de conducir: fallido. Me tocaba volver a la semana siguiente, y yo con esas ganas de poder manejar y salir ¡a donde me diera la gana! Llegó el siguiente viernes y esta vez fui con mi HM. ¿Qué pasaría esta vez? Hice una fila más larga que la anterior, me atendió otra señora diferente, llené por segunda vez el formulario, esperé, esperé y esperé… como 2 horas y media. Por fin llegó mi turno. El instructor, un viejito al que ni se le entendía dijo mi nombre. Yo me levanté casi temblando y salí con el dichoso señor hasta donde estaba mi carro. Le pregunté si podía hablar más despacio pero el tipo me respondió “no”, yo pensé… aquí me van a hacer perder el examen. Bueno, empecé a prender luces, a sonar el pito, y a hacer todo lo que el viejito me dijo; pero una simple luz que nunca se utiliza no funcionó (es el carro de la HM). Me dijo: “usted está bien, pero su carro no. Tiene que arreglarlo y volver después”. Casi me muero, tercer intento: fallido. Ya, era simple, la vida no quería que yo manejara. Nada más podía pasar. Volví donde mi HM con rabia, desespero, aburrida… y nos fuimos a la casa. A la salida un celador me vio la cara de tristeza, después de haber esperado durante 2 horas para tomar mi test y me dijo: “mañana yo trabajo hasta las 11:00, si viene antes de esa hora yo la dejo pasar sin hacer fila”. Se me iluminaron los ojos, yo tenía que volver al día siguiente. Mi HD arregló la luz del carro esa tarde y ya estaba listo para tomar por fin el test. Madrugué el sábado, a las 9:30 estaba llegando al sitio. Esta vez no me tocó hacer fila gracias al celador. Me atendió la señora de la última vez, ya todos ahí me conocían de memoria. Llené el formulario por tercera vez y me senté a esperar. Pasó 1 hora y media hasta que por fin me llamaron. Esta vez no fue un viejito sino un tipo más joven al que podía sonreírle agraciadamente ¡jajajaja! Ya sabemos que las mujeres tenemos una poderosa fuente de atracción, así que había que aprovecharla. Mi examen fue súper fácil, manejar unos siete minutos, sin exceder el límite de velocidad, mirando los semáforos, en zona residencial y al final me tocó parquear. El instructor me preguntó, ¿usted cree que está bien? Y yo le dije que sí. Nos bajamos y me dijo: “puede manejar, pero no puede parquear”. ¡Casi me muero, aunque la verdad tan mal no estaba! Cuarto intento de obtener mi licencia: ¡exitoso! Ese mismo día me dieron un papel que sirve para manejar mientras llega la licencia de verdad, y esa misma noche salí a disfrutar de los beneficios de la conducción. ¡Fui feliz, me sentí libre! La licencia de verdad me llegó como a los 6 días.

Con paciencia y práctica


Cuando tengas el examen aprobado, tu HF te empezará a pedir que lleves a sus hijos por ahí y por allá (algunas HF incluso te piden que conduzcas antes de sacar el examen norteamericano), el hecho de llevar a tus HK en el coche puede ser un poco estresante, explícales que deben portarse bien, ayudarte a no perderte y leer contigo las señales (aunque sólo sea para que estén más atentos a las señales de tráfico que pelear entre ellos). Al cabo de unos días, ya conducirás con más confianza, que tus HK estén quietos o no…

Gloria (Dominicana): “Mi host family me entregó un carro para hacer mis vueltas en él y llevar a los niños a pasear, pero al meterme en una autopista el carro de atrás comenzó a pitarme, me tenía loca y me dice uno de los niños estamos en una “high way faster”, ¡oh! en mi ciudad no hay autopista, allá la velocidad máxima en las calle es 40, aquí la mínima en una high way es 55 ¡oh no! Yo no estoy acostumbrada a correr así en el carro, pero me tocó, para rematar llegamos al lugar adonde íbamos y veo donde hay que parquear, un cuadrito de líneas blancas… ¡oh no! tengo que parquearlo con exactitud porque todos los carros están parqueados así, trato de ponerlo en el cuadrito con exactitud pero quedó una parte adentro y otra afuera, por hoy lo dejé así. Tengo que practicar más esto.

Marina (Española): “Aquí todas las intersecciones se regulan por stops, y como buena española: ¿cómo hacemos los stop? como si fueran ceda el paso… cuando se llega a la intersección (aquí casi todas son en forma de T, con avenidas grandes) paras, y él que primero llegue es él que pasa. Semáforos: en algunas intersecciones hay semáforos, el tuyo siempre, siempre es el de enfrente, pero si está rojo y por la perpendicular no pasa nadie puedes girar a la derecha… una locura los primeros días.

En caso de condiciones meteorológicas difíciles, si no te sientes capaz de conducir, explícalo a tu HF, ellos deben entender que hay casos en que su au pair no se siente con total confianza.

Sara María (Costarriqueña): "No, no tengo experiencia conduciendo en la nieve..." ¡Pues si es la primera vez en mi vida que veo la nieve!



► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...