40. La casa del terror


La inmensa mayoría de las familias que acogen a una au pair son familias “normales”, agradables, que tienen una vida normal entre trabajo, niños y casa, procuran que la au pair se sienta a gusto, comparten con ella sus alegrías y algunas penas. A veces hay roces, pero nada fuera de lo habitual en una convivencia entre personas que deben aprender a conocerse. Otras muy pocas familias sufren problemas graves y son totalmente disfuncionales, por alguna razón tienen au pairs y éstas van a vivir un auténtico infierno durante su instancia con ellos. Existen varias razones que hacen la vida imposible a la au pair: confundir au pair y esclava de la casa, los celos de la HM, las insinuaciones (o peor) del HD, etc. En estos casos, que repito son muy pocos, lo único que puede hacer la au pair es irse, sea a otra familia, sea a su casa, pero irse, porque nadie tiene que aguantar y sufrir lo que han sufrido las au pairs que nos ofrecen su testimonio aquí.


Esclava…


Muchas HF le piden a su au pair más trabajo que lo indicado en el contrato, ya lo vimos en otro capítulo, la au pair debe saber hasta dónde llegar, lo que puede aceptar y lo que no. En el caso siguiente que nos cuenta Carolyn es el colmo, ella intentó hablar con su HF y viendo que la cosa no cambiaba, buscó otra HF donde realmente la trataron como au pair y no como esclava.

Carolyn (Irlandesa, au pair en Italia): “Ayer a las 11 me llegaba un correo de mi HD donde decía que a las 14h querían hablar conmigo. Que esperaban que todo estuviese bien y que era sólo para hablar de todo un poco: cómo me sentía, horario/trabajo, etc. Esto ya de por sí no me gustó. Porque viviendo en la misma casa, con decírmelo al momento me habrían evitado dolores de estómago por estar esperando al momento y preguntándome qué querrán decirme o preguntarme. Pues bien, llegó él (finalmente hablé con él solo) a las 14 y me dijo de esperar una hora que tenía que hacer no sé qué. Estupendo, una hora más con dolor de estómago. Nos sentamos y lo primero que me preguntó es si echaba de menos a mi familia, novio y amigos. Pero después de esta pregunta interesándose por mí (aunque creo que le importa muy poco pero fue para disimular antes de ir al grano) sacó mi horario y empezó un no parar. De por sí en mi horario hay un par de cosas que no me gustan, como por ejemplo que acordamos sobre el desayuno y la cena y ahora tenía cada día a las 15:30 algo que ponía merienda. Pensé "ahora si quiero irme de 12 a 17 no puedo..." y luego otra cosa que no me terminó de hacer para nada: clean outside es básicamente dedicarse a la zona de fuera de la casa (terraza + camino que va desde la entrada de la casa a la terraza, también exterior). Otras cosas que hay en mi horario: cada día dedicarme a fondo en una de las partes de la casa. Pues bien. Mi HD decidió que después de sólo dos semanas era buen momento para hacerme un tour por toda la casa y señalarme todo lo que no estaba bien. Empezó por abajo: Señalándome que el baño de abajo no estaba limpio porque había salpicones de agua en el espejo. Y que en el suelo había alguna cosita de fuera porque el baño está al lado de la entrada. Ah, y detalle importante (ironía): también me señaló que el pomo de la puerta estaba sucio (porque claro, cualquiera que vaya con las manos hechas mierdas, toca el pomo y pam). Repliqué, claro, motivo número uno: en el horario pone que los baños tocan el jueves. Así que por eso no lo había hecho. Respuesta: ya, pero también sabes que cada día tienes que dedicar un tiempo a mantener mínimamente la casa ordenada y limpia. Pensamiento: no conozco a nadie que limpie cada día los espejos, la pica y el suelo de los baños. Luego volvió al salón y se agachó debajo del sofá para decirme que había mierda por un tubo (no dicho así, claro). Respuesta: Ok, mea culpa, barro todos los días un poco todo el salón pero no he pasado hasta el final de todo de debajo del suelo. Acto seguido fue a la cocina y... Había un paño mojado metido en el fregadero que había hecho servir para limpiar el baño de arriba. Me dijo "esto no va aquí, es obvio". Respuesta: Ok, sí, lo pongo en la lavadora. Pensamiento: No veo tan obvio que un trapo mojado no pueda ir en el fregadero. Además él no sabía si ese trapo era del mismo fregadero (pues se cambian cada tres días). Luego subimos para la planta de arriba, no sin aprovechar, claro está, para señalarme que las escaleras, la parte más transitada de la casa, tenían polvo y mierdecilla (típica mierdecilla sin importancia, algún pelo, quizá algo de fuera de la casa en plan alguna partícula de tierra, no sé). Respuesta: Ok, sí. Pensamiento: ¿También tengo que barrer cada día las escaleras? ¿En serio, cada día? ¿Y entonces el día que toca limpiar a fondo la planta baja qué hago, si ya barro todos los días? (Nota: fregar el suelo es sólo la segunda semana de cada mes). Al llegar a la planta de arriba, entramos en la habitación de las niñas. Hay cosas por toda la habitación... No tiene que haber ningún juguete por el suelo y nada que no sea del escritorio encima del escritorio. Ah, y estas bolsas vacías no van encima del baúl. Y veo que no has pasado la aspiradora debajo de las camas. Respuesta: Ok, mea culpa, también se me pasó limpiar bajo de las camas. Porque pasé la aspiradora pero como no llegaba a meterla bajo la cama, pensé "luego paso la escoba" y se me olvidó. Pero también me calenté cuando dijo lo de las cosas por la habitación, y le propuse que la ropa sucia la dejasen en una esquina aunque fuera, así yo no tengo que ir perdiendo el tiempo mirando cada pieza de ropa. Respuesta suya: es muy fácil eso, tú miras la ropa, la abres, ¿no tiene manchas? Pues al armario. Pensamiento: Ok, muy bien, espero no tener que escuchar cualquier día que he puesto en el armario ropa que las niñas se llevan poniendo cinco días y que os habéis dado cuenta al quinto día que algo pasaba con esa ropa. O que ese día por casualidad las niñas hayan sudado como gorrinas por lo que sea, y yo lo haya guardado. Y sobre los juguetes, no había nada por el suelo, pero él lo soltó igualmente. Casi terminando con el suplicio y yo cada vez más calentita porque voy viendo que de au pair nada, que me tienen como señora de la limpieza, llegamos a su habitación. Ya de por sí lo de su habitación lo tomo que no me termina de gustar, puesto que creo que para la manera que tienen aquí de hacer la cama, poner el nórdico por encima estirado no les cuesta nada. Y yo soy muy vaga para hacer camas, así que si lo digo, por algo será. Pero bueno. Me dijo lo mismo, que no había barrido debajo de toda la cama.  Respuesta: Ok, mea culpa. Pero no sé por dónde mover la cama para poder pasar al otro extremo de la habitación (pues la cama no la tienen puesta en medio para que uno pueda salir por un lado, no, uno de los lados está pegado a la pared. Después de su habitación está la mía, y tal es la cosa de tiquismiquis y tal mujer de limpieza soy que aún teniéndola en mi horario (sí, tengo un día donde tengo que limpiar mi propia habitación en vez de decidir yo en qué momento me va mejor) ni la miró. Vamos, que mucho comprobar pero para lo que les interesa. Ya puedo tener el Cirque du Soleil en mi habitación que ni se enterarían. Y sobre el otro baño, más de lo mismo. Lo había lavado ayer pero nadie me dio nada para lavar los espejos así que me dijo que los espejos estaban sucios. Le pregunté que con qué los lavaban y me dijo que con el mismo jabón. ¿Resultado de hoy?: que están sucios. ¡¡¡No me digas!!! ¿Y de qué les extraña? Si me dicen que limpie los espejos con un paño y jabón. Les dije que si preferían que lo hiciese con papel de diario y me dijeron que no, que con el mismo jabón. Como que pasando. ... Y luego, otros detallitos: En la entrada las niñas dejan los patines. Ahí en una esquina, pero los dejan en la entrada. Se ve que yo tengo que cogerlos y meterlos en el armario. Porque la au pair se dedica a eso, claro (ironía).  Este fue el tour de ayer y alguna parte de hoy. Al final una acaba viendo que no es au pair, sino que como señora de la limpieza les sale más barata coger a una pobre au pair y aprovecharse un poco de ella. Porque para ellos todo esto es tareas básicas y yo, ingenua de mí, me he parado a pensar y he visto que lo único que me queda por hacer para estar limpiando toda la casa es fregar los cristales y el horno. Porque todo lo demás lo estoy haciendo yo: colada, tender, recoger, barrer toda la casa, fregar toda la casa, fregar los baños, hacer las camas, poner lavavajillas, quitar lavavajillas, hacer la merienda, mantener la casa cada día limpia a base de hacer cosas que no termino de entender. Yo no soy au pair, soy esclava.

Celos de la HM


Antes de acoger a una au pair en su casa, los HP deben hablarlo largo y tendido, una au pair les va a restar intimidad, una au pair es una chica joven, algunas mentes desquiciadas no podrán aguantar los celos frente a una chica joven y guapa y llegamos a situaciones insoportables. En el testimonio de Laura vemos varias cosas: es su día de descanso y hace mucho calor, se viste cortito como lo haría la mayoría de las jovencitas (y no tan jovencitas), cada una es libre de vestirse como quiere respetando las normas de la decencia. La reacción de la HM es desmesurada y se nota claramente su falta de control ¡llega incluso al maltrato físico! Parece ser que el HD entiende la situación y defiende a Laura, lo malo es que entonces la relación entre Laura y su HM sólo empeora…

Laura (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Me iba a la playa así que arreglé todo para irme. Bajé las escaleras y ya estaba la cara de la HM al verme con un short pequeño y una blusa de tirantes muy pegada al cuerpo sólo notando los cordones del bikini salir de la blusa. Su cara fue de O.O. Me dijo que qué tenía en la cabeza, que me fuera a cambiar en ese mismo instante. Me quedé muy inconforme. Ese era mi día de descanso, podía vestirme como quería. Por primera vez le contesté, no grosera obvio pero si le dije lo que pensaba. Le dije a la HM que era mi día de descanso, que me podía vestir como yo quería ya que no estaría cerca de los niños. Ella sólo se levantó del sofá y me tomó el brazo haciéndome subir al cuarto. Total, subimos al cuarto y al llegar me soltó y me tiró a la cama. Me gritó para que me cambiara de ropa. Me sentí horrible. Para mi suerte el HD llegó y se molestó muchísimo con ella, me dio mi lugar lo cual le agradecí muchísimo. La HM se enojó yéndose a su cuarto azotando la puerta.” Dos semanas más tarde, más celos y más violencia… “Después de haber salido una noche y volver a las 5 de la mañana la HM me levantó a las 6 de la mañana, yo siempre cierro mi puerta del cuarto con llave pero ella tenía un duplicado con lo que abrió mi puerta. Se metió y me levantó jalándome del brazo, me dijo que por qué había llegado a esa hora, le expliqué que el HD me había dado permiso pero ella me empezó a gritonear, me dijo tantas tonterías tan absurdas, para no hacerles el cuento largo me dijo que yo era una prostituta por haber llegado a esa hora, después de eso tomó un vaso de agua que yo siempre ponía en mi mesita y me lo aventó en la cara, la tipa salió azotando la puerta. Empecé a llorar como bebé, fueron horas de llorar. Como me había dado hambre bajé a la cocina a comer algo pero cuando iba a tomar la caja de cereal la HM que llega y que me lo quita diciéndome: “ninguna prostituta come de mi comida”. Yo no había comido nada así que salí de la casa para comprar algo en la calle. Fue la primera vez que comí llorando y en la calle sentada en la acera de una casa. Fue horrible. Entré a la casa y estaba la HM y la hija. Subí al cuarto y cerré la puerta con llave, tenía que hablar con el HD porque ya me quería ir de su casa pero él no llegó, le tocaba de guardia toda la noche (es policía). Me dormí aún llorando. Al día siguiente la HM ni me habló, preparé mis maletas y después de hablar con el HD me fui directo al aeropuerto, mi mamá me había comprado la vuelta.

Actitudes fuera de lugar del HD


La mejor actitud que puede tener un HD hacia la au pair de sus hijos es de respeto, cariño paternal o fraternal y nada más. Para una au pair es extremadamente desagradable que el HD se permita palabras o gestos fuera de lugar. Pasa muy poco, pero si ocurre es muy importante dejar las cosas claras desde el primer momento. Entiendo que es una situación muy difícil y tensa, donde la au pair se siente agobiada e incluso responsable. Si cualquier comportamiento del HD te parece inadecuado, háblalo con él inmediatamente, le explicas que lo que ha dicho o hecho te hace sentirte incómoda, lo más probable es que te pida disculpas y hasta. Pero si vuelve a ocurrir, si te sientes cohibida o inconfortable, habla con la HM. Entiendo que es un tema muy difícil, pero es importante ser clara desde el principio.

Melanie (Inglesa, au pair en España): Llevaba pocos días en esta familia cuando me di cuenta de que el marido me miraba raro, no me gustaba su manera de mirarme, no sabría cómo explicarlo, era verano y yo tenía mucho calor, no llevaba nada sexy pero aún así parecía que le gustaba mirarme… Luego empezó a decirme cosas, la verdad es que no lo entendía todo porque mi nivel de español era cero, pero se reía de una manera súper desagradable y yo no sabía cómo parar esto. Un día vino a mi habitación con ropa interior mía que había recogido del secador, casi me muero al verle con mis braguitas en la mano. Lo comenté con una amiga au pair y me dijo que el hombre era raro… Cuando la HM no estaba se sentaba muy pegado a mí en el sofá, por ejemplo, si me desplazaba me miraba como molesto. Me sentía observada. Cada vez que podía me rozaba, sea al tomar algo en la nevera o cuando estaba jugando con los HK. Tengo mucho pecho y empezó a hacerme bromas sobre esto, que si era muy sexy, muy excitante, siempre cuando su esposa no estaba. Un día me puse firme y le dije que “basta”, me dijo que yo no era muy divertida y que podría ganarme más dinero si lo fuera. Me fue a mi habitación,  preparé mis maletas y me fui llorando a casa de mi amiga au pair, su HM me acogió unos días mientras buscaba otra familia. Le escribí una carta a mi ex HM para decirle lo que pasaba en su casa, me contestó que era una mentirosa y que no quería saber nunca más de mí.

Hay pocos casos de HF realmente desastrosas, pero si a ti te pasa, no sólo te aconsejo que te vayas, sino que además avises a la agencia o la página web que usaste para llegar a esta familia. Tu testimonio es importante para que ninguna otra au pair caiga en la trampa de este tipo de casa del terror.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...