35. Entretener a tus HK


Tu trabajo de au pair consiste también en entretener a tus HK según su edad, su desarrollo físico e intelectual, sus ganas del momento, el tiempo que tenéis para realizar la actividad o el juego y el clima. Algunos niños se aburren muy rápido mientras otros pueden jugar a lo mismo durante horas. No tienes que estar siempre presentando actividades o juegos súper geniales, pero si ves que tus HK están un poco aburridos, con ganas de pelear o queréis pasar un rato agradable juntos, presento aquí unas cuantas ideas según la edad de tus HK.


Los juegos son una perfecta ocasión de diálogo y transmisión de conocimiento, momentos de risas y diversión. Si buscas cómo entretener a los niños en Internet, encontrarás miles de excelentes ideas, desde los juegos más divertidos hasta las actividades manuales más increíbles.

Una calidad que hace que una au pair no sea como las demás es su capacidad a jugar, disfrutar con los niños y con esta chispa que yo llamaría “tener alma de niña todavía”.

HK de 0 a 12 meses


¡Qué pequeño es tu HK y qué frágil parece! Pero pronto verás que con cuidado y mucho cariño puedes hacer muchas cosas con este bebé: ir a dar largos paseos, jugar y reír tumbada en el suelo y muchas más actividades.

De 0 a 3 meses


Puedes darle objetos y juguetes que responden a las normas de seguridad, le encanta mirar móviles que cuelgan encima de su cama o imágenes grandes con colores vivos. Hazle escuchar música, tocar telas y juguetes blanditos.

De 3 a 6 meses


A partir de esa edad, lo que le va a hacer avanzar en su desarrollo es el movimiento. Puedes poner a tu HK acostado sobre una superficie amplia y ligeramente acolchada, así puede ejercitarse y descubrir las posibilidades de su cuerpo. Háblale mucho, sea en su idioma materno o en el tuyo, está en proceso de aprendizaje y le encanta que le hables o le cantes suavemente.

Lorena (Italiana, au pair en Francia): “Cuando G. se despierta, me gusta cogerlo despacito, me mira y me sonríe, creo que le gusta estar en mis brazos.

De 6 a 9 meses


Le encanta verse en un espejo. Si escondes tu cara detrás de tus manos y las abres haciendo “¡bu!” se ríe a carcajadas, una y otra vez. Le encantan todos los juguetes que corresponden a su edad. Ten mucho cuidado con las piezas pequeñas que podría encontrar y serían un peligro. Cuéntale historias, cántale canciones. Un bebé de esa edad ya puede empezar a “dibujar”, existen lápices hechos para sus manitas y será un recuerdo muy bonito para sus padres y para ti.

De 9 a 12 meses


Además de todo lo indicado anteriormente, a tu HK le encanta llenar y vaciar, meter objetos pequeños dentro de otros más grandes, tocar diferentes materiales: arena, harina, tierra, piedras. Le encanta ir al parque y ver a otros niños. Su imagen en el espejo le intriga mucho. Le siguen gustando muchísimos las historias que le puedes contar y ver libros para niños de su edad.

Fleur (Francesa, au pair en Canadá): “El camino ha sido muy divertido, porque hacía mucho viento y me inventé la tontería de que me llevaba volando. Así que le daba un empujón al carro y yo salía también corriendo haciendo espavientos y el bebé se partía de risa.

HK de 1 a 3 años


Para que tu HK vaya avanzando en su autonomía, habrá que asegurar que su curiosidad natural no se vea frenada, siempre y cuando no se ponga en peligro su seguridad ni la de los demás. Será esta curiosidad que le impulsará a seguir aprendiendo.

De 12 a 18 meses


Le encanta bailar, subirse a todo. Puede amontonar piezas de madera o de plástico, hojear un libro, vaciar y llenar cajas. Es la edad perfecta para dibujar y colorear, aunque no siempre lo hace donde corresponde. Le encanta estar con otros niños y niñas aunque no siempre juegan juntos. Jugar a “¿qué es esto?” le encanta.

Charles (Inglés, au pair en Alemania): “Me encontré a mi HK pintando su silla de la cocina, lo mejor de todo tenía un libro de colorear delante pero le pareció más interesante la silla.

De 18 meses a 2 años


Aparte de todo lo indicado antes, se pueden añadir pequeños juegos y actividades creativas. No temas que se ensucie tu HK, es normal. Correr, saltar, subirse, todo está permitido cuando es en un sitio protegido como el jardín o un parque infantil. Puede hacer pequeños puzles y construcciones con Lego™. Le encanta imitar a los demás. Puede hacer collares con perlas gorditas, dibujar. Le encanta jugar con una pelota y lo hace cada vez mejor. Para actividades más tranquilas, puede escuchar música relajante, ver libros y escuchar las preciosas historias que le cuentas tú.

Alicia (Irlandesa, au pair en Francia): “A mi HK le encanta jugar en la tierra, se pone perdido con el barro, luego viene y se abraza a mí, no sé si estrangularlo o darle besitos.

De 2 a 3 años


Le encantan los juegos de construcción, pintar con los dedos, la plastilina y muchas más cosas. Le gusta mucho también hacer “como si” e imitar a los demás, por ejemplo: tú eres yo, yo soy tú. Le encanta disfrazarse. Correr, saltar, jugar a la pelota. La música, los cuentos y le empieza a atraer mucho la tele, el ordenador, el móvil y la tableta.

Petra (Alemana, au pair en Estados Unidos): “Desde que han aprendido a jugar a hacer una casita para los erizos, echando tierra, palos, hierba y flores, se ponen perdidos. El pequeño se quita los zapatos, los utiliza de pala para coger más tierra, se limpia en la ropa, se echa tierra en la cabeza, se refriega los mocos por la cara con las manos de tierra... ¡Hoy estaba negro! Tenía costras de barro hasta en los ojos y la boca. De vez en cuando, hasta tenía que decirle que abriera la boca y sacara la lengua para quitarle la tierra. La gente hasta nos mira por la calle. Pero está súper gracioso y él se parte de risa cuando se ve en el espejo. Hoy no se lo podía creer, se quedó boquiabierto un rato. Y el agua del lavabo cuando los limpié antes de la cena estaba más puerca que nunca. Y lo peor es que empapan la esponja para beberse el agua.

HK de 3 a 6 años


3 años


Además de todo lo enunciado antes que le siguen encantando, podemos añadir actividades más finas, perlitas más pequeñas, pintar, contar, inventar historias. Y por supuesto, jugar fuera de casa y gastar toda la energía que tiene. Le gusta “leer” (o sea mirar las páginas de un libro), es importante estimular el interés por la “lectura” de tus HK.

Nathalie (Finlandesa, au pair en España): “Al mediano le ha dado una crisis de identidad y se ha puesto a berrear más de media hora porque ya no sabía escribir su nombre y que era muy difícil (se llama Álvaro y se pasa el día escribiéndolo).

4 años


Puede participar a juegos simples en pequeños grupos. Cuando juega, puede fijarse un objetivo como “voy a construir un castillo”. Sabe usar tijeras, escribir su nombre y copiar algunas letras. Puede pintar y le encanta usar cualquier soporte o material. Le encanta la música, bailar y saltar.

María Fernanda (Ecuatoriana, au pair en Francia): “Hemos visto en familia la peli de Kung Fu Panda. Siempre resulta más gracioso ver estas pelis con niños porque es que se parten de risa con cualquier cosa, entonces a ti también te hace gracia, y te ríes todo el rato.

Ana (Española, au pair en Inglaterra): Me dice "¿puedes leernos una historia en tu cabeza?", así que muerta de amor me he inventado una historia. Debo decir que en algunos momentos flaqueaba: entre el esfuerzo de inventarte algo entretenido, traducirlo al francés y cumplir las expectativas de dos niños que te miran con ojos preocupantemente abiertos... no es difícil perder fuerzas. Pero al final ha salido más o menos bien.

Suzanne (Inglesa, au pair en Dinamarca): “En menos de una semana vi La Sirenita 2 por lo menos ¡¡¡9 veces!!! Ya me pegaba un tiro si lo veía otra vez, así que en cuanto se descuidaron escondí la película para que no la volvamos a ver nunca jamás.

5 años


Tu HK disfruta mucho corriendo libre al aire libre, pero sabe también estar concentrado en una actividad creativa. Le encanta hacer regalos para los demás. Bailar, saltar, que le lean historias, los juegos de construcción, etc. Puede jugar solo o con otros niños. Su imaginación no tiene límite, en sus juegos, el niño pasa de la realidad a la fantasía constantemente. Le gusta disfrazarse y ser un héroe o una princesa.

Rocío (Española, au pair en Estados Unidos): “Me he pasado la mañana jugando con los niños, que se han puesto sus trajes de superhéroes y me ha tocado ser el “bad guy”, hemos estado un buen rato en mi habitación, se han metido en la cesta de la ropa sucia, han rodado por el suelo, se metían en mi armario, decían “¡abracadabra!” y salían imitando algún animal, y lo que más les ha gustado es cuando les he subido a mis hombros y les he dado vueltas por la casa, también han decidido que yo era “mommey monkey” y se me han lanzado los tres encima, se me han colgado del cuello y piernas, he temido por mi vida en ese rato.

Janet (Cubana, au pair en Estados Unidos): “Me encanta revolcarme por el suelo, las Polly Pocket, el Just dance, las Barbies y todo lo que sea olvidarme de que ya tengo 21... jajajaja

HK de 6 a 10 años


El juego sigue siendo una actividad fundamental para los niños y las niñas. Les permite ampliar sus capacidades físicas e intelectuales. Los juegos no sólo sirven para descargar energía, sino también para aprender a estar en grupo, a saber ganar y perder.

Alejandra (Chilena, au pair en Estados Unidos): “Para Pascuas hemos estado buscando huevos por todo el jardín (son huevos de plástico que los rellenas de chocolatinas), ha sido muy interesante, como en las películas ¡jajajaja! aquí en USA todo se celebra a lo grande, pero no está mal (tienes que tener dinero, porque aquí todo vale mucho dinero y además hay mucho para elegir y lo quieres todo). A mí me gusta porque es bonito para los niños y los no tan niños.

Los juegos en grupos son excelentes ya que los niños aprenden la rivalidad, el dominio de sí mismos, la integración y la tolerancia entre unos y otros. Además, si invitas amiguitos a casa, en general tienes menos trabajo ya que entonces los niños se entretienen entre ellos. Sólo te toca supervisar y calmar los ánimos si hay peleas.

Eliot (Norteamericano, au pair en Francia): “¡¡Siento que he vuelto a la niñez!! ¡¡Con la diferencia que ahora me agoto antes!!

Aunque a esta edad tus HK sepan leer perfectamente, les sigue gustando que les lean cuentos, libros, leyendas que les proporcionan modelos y hacen volar su imaginación.

Galia (Española, au pair en Estados Unidos): “Se me ocurrió enseñarle algunos pasos de flamenco, que aunque no tenga ni idea, de verlo en la tele aunque sea algo básico se te queda... aunque mi HK fue a su bola, no me hizo ni caso, cogió el abanico, se puso un vestido con falda ancha para sus vueltas y una canción (guitarra con percusión). Entonces, dije, buah, tengo que grabarla, bajé mi cámara, e hice como si estuviéramos en American Idol (realmente ahora que lo pienso, debería haber sido I got talent, pero bueno yo a mi bola) y yo era la presentadora. Hubo algunas tomas falsas divertidas, una la imagen se veía borrosa, otra ella se cae el suelo, o me trabo la lengua, me entra la risa...muy divertido.

Prisca (Boliviana, au pair en Canadá): A eso, por cierto, es a lo que nos hemos dedicado hoy por la tarde, cuando hemos vuelto del cole hemos preparado todos los ingredientes y hemos hecho ¡cookies! Es la primera vez que los hacía y la verdad es que me han quedado buenísimos ¡A mis host parents les han encantado! Nos lo hemos pasado genial pringándonos los dos las manos de harina, mezclando los ingredientes y horneándolas. Cuando hemos metido las bandejas de galletas (bueno, una era de galletas, la otra era la supergalleta de R.) nos hemos puesto a hacer pancakes ¡ahí! ¡A lo loco! He de decir que nunca había hecho tortitas, al menos no yo sola, y también he de decir que quitando más o menos las diez primeras que han sido un desastre, luego le he cogido el truco y también me han salido riquísimas, que resulta que voy a tener yo aquí dentro un genio de la cocina y no lo sabía.

A los 7 años les encanta correr, jugar a la pelota, patinar, saltar y actividades donde lo más importante es la fuerza. Sus juguetes preferidos son la bicicleta, los patinetes, los coches, las muñecas, las canicas, etc. Puedes hacer muchas actividades manuales con ellos.

Valérie (Francesa, au pair en Italia): “Construí una casa para pájaros con una caja de cartón de cereales y la niña la decoró pintando y poniéndole pegatinas.

Kimi (Danesa, au pair en Francia): “Mi habitación parece un expositor de manualidades, muchas fabricadas o ideadas por mí.

Vanesa (Alemana, au pair en Estados Unidos): “Luego por la tarde, cuando los niños han venido del colegio, he jugado con Mediano a los peluqueros, yo le he enredado un rato en la cabeza y luego él ha estado como media hora con la mía.

A partir de los 8 años los niños pueden jugar a juegos de estrategia, ingenio y habilidad. Los juegos interactivos le llaman cada vez más la atención.

Noelia (Española, au pair en Austria): “Hemos estado jugando al ajedrez, al principio no me apetecía, pero en realidad me lo he pasado yo mejor que ella.

Angèle (Belga, au pair en Alemania): “El domingo fue el día de la madre aquí así que escribimos una tarjeta los niños y yo y la pusimos en una bolsa junto a los regalos que habían hecho en el cole y una planta.

A partir de los 10 años, poco a poco, los niños se apartan de sus juguetes, aunque suponga una especie de duelo, de pérdida de algo que le mantenía en la etapa de “niño pequeño”.

Prefieren los juegos de mesa, las barajas de cartas, en los que ganar depende de la suerte y la astucia.

La televisión y los videojuegos son unas de las diversiones preferidas por muchos niños y niñas de esa edad. Todo ello puede ser realmente útil siempre que no se convierta en una fuente de conflictos por abuso, porque no hacen sus deberes, por crear conflictos a la hora de acostarse, por la selección de programas, los contenidos apropiados, etc. Pero sí que pueden servir como medio de comunicación, de aprendizaje y desarrollo de sus actividades y de su espíritu crítico.

María (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Así que teníamos que decidir qué hacer, porque el niño grande lo que quería hacer era quedarse todo el día viendo la TV y eso no podía ser...

El juego, el deporte, la pintura, la música, las aficiones, la lectura, etc. permiten y estimulan el desarrollo físico y el equilibrio psíquico, así como la posibilidad de expresar sentimientos, fortalecer la voluntad y el espíritu de sacrificio.

Danya (Sueca, au pair en España): “Vinieron los primos de mis HK, y todos juntos (yo, un niño de 10 años, uno de 8, uno de 7 y una niña de 6) nos fuimos a las colinas de arena que hace la playa a tirarnos ¡con los trineos! Y yo que pensaba que sólo servían para la nieve… Me lo pasé como una enana y llegué a casa con arenas hasta en el hígado.

Como au pair puedes organizar el tiempo libre de tus HK para ayudarles a canalizar sus intereses y que descubran cuáles son sus preferencias. No todos los niños y las niñas se expresan de la misma manera, unos prefieren la actividad física, otros disfrutan más con los trabajos intelectuales o manuales.

Patty (Venezolana, au pair en Estados Unidos): “Esta semana viví una de esas simples experiencias que me hicieron feliz. Mi HD me enseñó cómo es eso de las calabazas. Fuimos a una granja con mi HK (9 años) a comprar una para cada uno. La mía fue una gigante bola naranjada que pesaba más de 11 libras. Me sentía como una niña chiquita, sabiendo que para ellos esas son cosas de cada año. Luego me enseñaron a hacerle el hueco y la figura, me demoré mucho pensando que quería hacer pero al final resultó siendo una cara más. Fue muy chévere y será uno de esos recuerdos para siempre.

HK de 11 a 14 años


Con esta edad tus HK ya no necesitan que los entretengas, al contrario muchos prefieren hacer simplemente lo que les apetece a solas en su habitación.

Empiezan a identificarse con sus ídolos y esto se traduce en imitar formas de vestir (modas), coleccionar fotos y pósters, escuchar intensa y repetidamente sus canciones favoritas... En su tiempo libre escriben diarios, hacen deporte, leen y ven la televisión. Pueden pasarse mucho tiempo jugando a videojuegos.

Si les propones jugar a un juego de mesa, cocinar algo divertido o ir al cine, muchos estarán encantados. Tu presencia es importante, puedes ser la confidente, la persona con la que pueden hablar, expresar sus dudas y sus frustraciones.

Fabiola (Argentina, au pair en Estados Unidos): Halloween. Por la noche mis HK mayores y yo nos disfrazamos todos y nos fuimos a hacer "trick or treat" por las casas. Al llegar a casa separamos los dulces del chocolate, ya que mis HK son alérgicos a la leche y no pueden comerlos. Lo que suponía un bol enorme lleno de chocolatinas todo para mí.

Danielle (Francesa, au pair en Inglaterra): Mi HK (13 años) vino mi cuarto a decirme: "We are going to the snow", me faltó tiempo para ponerme las botas y el chaquetón e ir corriendo. Y allí estaba yo, jugando a bolas de nieve a las 8 de la tarde (Que aquí en Inglaterra es como si fueran las 10), haciendo angelitos y lo mejor de todo ¡Muñeco de nieve! Yo, que ni me puse guantes ni nada, casi pierdo el dedo meñique con el frío, y estaba tan contenta que ni frío noté. Qué bonito todo, y la noche no parecía noche, no había oscuridad... En fin, lo bueno de llegar a la edad adulta sin haber vivido ciertas cosas (en mi caso la nieve) es que cuando lo ves por primera vez es casi mayor la emoción y yo ayer me lo pasé pipa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...