32. Cuando la HF abusa


Las HF suelen ser familias agradables y respetuosas, saben lo que les pueden pedir a sus au pairs y lo que no. Existe otro tipo de familias que, sabiendo perfectamente qué obligaciones incumben a las au pairs, les exigen más horas de lo debido, más tareas de lo indicado y crean una situación de abuso total y absoluto (ver capítulo “La casa del terror”. Entre estos dos opuestos, tenemos las HF que intentan respetar el contrato que han firmado con sus au pairs, pero a veces se pasan. Lo que está claro es que: “Las familias llegan hasta donde las au pairs les dejan.” (Clara, Argentina, au pair en Estados Unidos). Trataré aquí de problemas puntuales y de situaciones complicadas, injustas pero que se pueden aguantar y resolver.


Todo por escrito, todo muy claro


He tratado ya varias veces de la importancia de tenerlo todo por escrito, idealmente incluso antes de llegar a casa de tu HF, así sabes exactamente lo que te corresponde hacer, cuándo y cómo, en caso de dudas, problemas o abusos, puedes imprimir lo pactado y enseñarlo, con educación, para recordar lo que acordáis unas semanas o unos meses antes. De la misma manera, puedes pedir que tu HF te indique por escrito las reglas y normas de su casa, para estar segura de que las podrás respetar y que te convienen.

Mariana (Mexicana, au pair en Francia): “Hay que establecer reglas desde el día uno con sus HF, si ellos tienen reglas en sus casas (todo el mundo tiene) pidan que se las den por escrito para evitar molestias después y poder alegar si algo es injusto. Recuerden que esto es un trabajo y hay que saber siempre con qué se cuenta y con qué no.

Thérèse (Belga, au pair en Alemania): “Mis hosts han hablado conmigo y me han dicho que es lo que esperan de mí y que es lo que quieren que haga. Todos de acuerdo en todas las normas así que ahora es cuando realmente empiezo a ser au pair.

No respetan tu intimidad


Tener tu propio espacio es muy importante, sobre todo cuando vives a tiempo completo en casa de tus “jefes”. Tu dormitorio es tuyo y se supone que ningún miembro de tu HF puede entrar al menos que se lo propongas tú. Eso no significa que debas tener tu habitación cual pocilga, ya has pasado la edad de dejar las cosas tiradas por el suelo para marcar tu rebeldía. Tú te encargas de tu espacio, los demás se encargan de respetar tu intimidad.

Ninon (Francesa, au pair en Finlandia): No se puede aporrear la puerta de la au pair como un borrego cuando a la familia le dé la gana, no se puede abrir la puerta de su habitación sin previo consentimiento, no hay que tocar objetos personales de la au pair.

Lucía (Chilena, au pair en Inglaterra): “La peque viene a darme los buenos días todos los días, entra en mi dormitorio a primera hora de la mañana. Ella no entiende "mis horas libres", se cree que estoy disponible para jugar todo el día, todos los días... Así que los padres me comentaron ayer que me pondrán una cerradura en la puerta, o que ponga carteles rojos en plan hotel... No pasar.

Sarah (Inglesa, au pair en Francia): “El más pequeño de mis HK ha asomado la cabecita por mi puerta y a poco tiempo después le ha seguido el mediano, les he enseñado fotos de mi gata y los he mandado a dormir. A los 10 minutos los tenía de nuevo en mi habitación y después de acostarlos otra vez he visto como movían el pomo de la puerta pero no podían abrirla porque la había cerrado con llave, jajaja.

¿Cómo solucionar el problema?


Para defender tu intimidad puedes pedir a los HP que pongan un cerrojo a tu puerta, que expliquen claramente a los HK que está prohibido entrar en tu habitación al menos que los invites tú, colocar un cartel bastante grande donde indicas si se puede entrar o no. Como lo escribe Cindy, tu intimidad es importante y respetarla no es tan difícil.

Cindy (Norteamericana, au pair en Italia): “Mi familia alquila una casa no chica pero no enorme. Estoy pegada a las habitaciones de los nenes y enfrente están mis host parents. Comparto el baño con los nenes, lo cual no es muy cómodo que digamos. Pero sí, tengo mi privacidad. Mi habitación es sagrada. Los nenes ya saben que siempre se toca antes de entrar y yo por lo general tengo la puerta con traba en caso de que me esté cambiando o algo y el más chiquito se olvide de golpear. Digamos que mi privacidad está en mi habitación. Ellos son muy respetuosos de eso, así que eso es muy bueno para cualquiera para sentirse a gusto.

No te avisan con antelación de los cambios


Sabes que es importante avisar a tu HF de los planes que puedas tener, sea un pequeño viaje un fin de semana o una visita al museo en tus horas libres, debes también avisar si tienes algún cambio en tus horarios de clase o si un día no puedes ir a recoger a tus HK porque tienes examen en tu escuela de idiomas, por ejemplo. De la misma manera tus HP deben avisarte con antelación de cualquier cambio en tu rutina o tus tareas.

Malika (Francesa, au pair en Canadá): “La au pair vive 24h en la casa con la familia, pero no está 24h disponible. Si se necesita ayuda extra, o que trabaje un domingo (o el día que libre) hay que avisar con la antelación que sea posible, la familia debe de entender que una au pair tiene vida, tiene planes, tiene que conocer sus horarios, no sólo sus labores.

Ginebra (Rumana, au pair en Estados Unidos): “Son las 22:45 y me acaban de decir que mañana sábado libro y el domingo curro...

Lucie (Canadiense, au pair en Portugal): “También he de apuntar que llevo fatal el que me digan mi horario del día la noche anterior... Esto hace que mis planes entre semana sean cero. Para ir a la ciudad tengo que coger el autobús, y tengo que contar con un margen de tiempo, y con un mínimo de planificación. Pues no. Aquí es todo a la marcha, y acabo sin hacer absolutamente nada de lunes a viernes.

¿Cómo solucionar el problema?


Pide a tu HF que te indique con unos días de antelación de cualquier cambio en tu rutina, explica a tus HP que tú también tienes vida social y actividades planificadas.

No respetan tu tiempo libre


Las normas del trabajo de au pair son muy claras en cuanto al derecho de la au pair a tener tiempo libre, sea para ir a clase o simplemente descansar y hacer lo que te da la gana. El número de horas de trabajo depende de cada país, pero eso sí que vivas donde vivas tu HF debe respetar tu tiempo libre.

Paco (Español, au pair en Francia): “Cuando llegó la HM me dijo que debería usar sólo una hora de ordenador y dormirme, y cuando se acostó me dijo desde abajo (en su "dulce tono" de voz) que apagara ya el ordenador y me durmiera, pero a ella ¿qué le importa si es mi tiempo libre?

Tomasa (Portuguesa, au pair en Irlanda): “Y nada, hoy por fin ha empezado la mayor la guardería, aunque va de 9 a 12:30, así que no me soluciona mucho el día, pero bueno, algo es algo. He trabajado desde las 8 de la mañana, vistiendo a la niña, peinándola, dándole el desayuno, etc. Y a las 15:00 ha llegado la madre, ilusa de mí he dicho: "ya he cumplido mis siete horas del día" y me he ido a mi cuarto, a los cinco minutos toca la puerta la madre y me dice que lleve a la niña al parque, le digo que es mi tiempo libre, y me dice que no, que yo a partir de mañana voy a librar muchas horas... Que hoy tenía que hacer más. Resultado 9h30 trabajadas en total. Conclusión: me quiero ir a mi casa.

Edith (Norteamericana, au pair en España): “El viernes cuando me toca tener la mañana libre, tengo que hacer la colada de todas las sábanas y toallas, así que me toca pringar. Y me paso el día entero haciéndola.

¿Cómo solucionar el problema?


Pídele a tu HF hacer una tabla donde se indica claramente tus horarios de trabajo, lo cual significa que también se indique tu tiempo libre, lo cuelgas en la nevera o cualquier sitio bien a la vista para que si te piden trabajar cuando es tu tiempo libre, puedas referirte a la tabla y añadir que harás lo que te piden con mucho gusto en tus horas de trabajo. La solución propuesta por algunas au pairs para no trabajar en su tiempo libre es irse de casa desde el primer minuto en que libran.

No te compran comida


La HF tiene obligación de pagar tu comida como lo hace con todos los miembros de su familia, además muchas HF compran alimentos especiales para sus au pairs, pequeños caprichos o comidas de sus países. Tienes el derecho de comer en casa de tu HF todos los días, incluso cuando libras. Si ellos se van de vacaciones sin ti, deben dejarte suficiente comida o dinero para que te compres lo necesario. El sentido común rige en el tema de la comida, si bien la HF va a comprarte las galletitas que tanto te gustan, no tienen porqué comprarte este caviar que te encanta. En caso de alergias, es muy importante que avises a las HF desde el principio, en algunos países los alimentos “especiales” son bastante caros y las HF deben poder decidir si quieren asumir o no este gasto adicional.

Mélanie (Francesa, au pair en Estados Unidos): “En casa de mis padres es costumbre tomar un vasito de vino tinto con la comida, en casa de mi HF no entra nada de alcohol, al principio insistí porque me parecía normal que ellos respetarán mis costumbres, luego de hablarlo con otras au pairs entendí que se consideraba el vino como un “extra” que la HF no tenía obligación de comprarme. Ojo que no me emborracho. En fin, que al principio me compraba yo mi vino, una botellita me duraba dos semanas, luego cambié de costumbre y ahora bebo agua. Me temo que cuando tratamos del tema la primera vez, mi HF debió pensar que yo tenía problemas con el alcohol.

Emma (Mexicana, au pair en Canadá): “Jamás se han hecho cargo de mi comida, pues a pesar de que puedo tomar del refrigerador y de la reserva lo que se me antoje, lo demás como pollo, tortillas, queso, crema y frijoles siempre corren por mi cuenta aun cuando deberían estar incluidos en su lista mensual de súper. Y con mayor razón si sus hijos encuentran mi comida bastante apetecible y al final terminamos comiendo los tres de lo que yo pago y preparo para mí.

¿Cómo solucionar este problema?


Hablando claramente con la HF cuando ves que falla en su propósito de darte de comer, recordarle que todas las comidas vienen incluidas en el contrato de au pair y que es la razón por la que el sueldo de la au pair se considera “dinero de bolsillo”. Al mismo tiempo, demuestra que eres consciente de los gastos y procura no malgastar la comida, elige las marcas más económicas en vez de las más conocidas.

Trabajas más horas de lo estipulado


Un tema de queja recurrente es que la HF te haga trabajar más horas de lo estipulado, en algunos casos es un problema puntual, en otros es un problema grave y tiene que poner límites antes de que la HF abuse realmente de ti.

Lara (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Hacer trabajar a una au pair más de 45 horas a la semana es algo que va en contra de la ley, pero definitivamente es algo que pasa y se debe estar preparado. Nadie las puede obligar a trabajar más de eso, si ustedes quisieran podrían decir no y punto, tendrían que conseguirse a alguien más, pero para muchas de nosotras trabajar horas extra es una tentación porque significa más dinero y más dinero nunca cae mal. Así que por favor dejen muy clara la tarifa de las probables horas extras antes de tener que hacerlas y no les dé pena cobrarlas, tienen que hacer valorar su trabajo y su tiempo.

Odile (Canadiense, au pair en Italia): “La agencia te dice que no puedes hacer horas extras. Pero la realidad es que hay muchas au pair que las hacen, no importa cuántos papelitos firmaste jurando que sólo ibas a trabajar las 45 horas semanales. Entonces, no hay nadie que regule ese tema. Es algo que tienes que arreglar con tu host family. Yo ahora, estoy indignada con ese tema. Hice muchas horas extras y me pago la mitad de lo que otras au pairs reciben. ¿Y qué hice? nada. No dije nada, soy boluda, soy fácil de engañar. No quiero tener problemas. Pero la próxima vez le voy a decir, y si tengo que tener una relación más distante todavía, no importa, lo que sea justo.

Sylvie (Francesa, au pair en España): “El contrato que firmé pone que iba a hacer 35h/semanales, pero no todos los días 7h, si no algunos 8h, otros 6h, otros 9h, otros 5h... Bien, como teoría no está mal, pero la realidad es que esta semana, al igual que todas las demás que llevo aquí... mis horas han sido: lunes 10h - martes 9h - miércoles 7h - jueves 9h – viernes 8 h ¿Qué pasa con esta marcha? Que estoy muy cansada, harta ya.

¿Cómo solucionar este problema?


Tu contrato de au pair indica claramente cuántas horas tienes que trabajar, si ves que tu HF se pasa de manera repetida, puedes proponer hacer un planning semanal contando juntos las horas de trabajo reales que efectúas. Si aceptas hacer horas extras porque te las pagan, tenéis que decidir juntos qué cobrarás para cada hora extra y llevar la cuenta de estas horas demás cada día para que te las paguen al mismo tiempo que tu sueldo semanal sin rechistar.

Tu HF confunde au pair con señora de la limpieza


Cuando buscabas una HF y rellenaste tu perfil en Internet, en el apartado “tareas domésticas” pusiste un “sí” lleno de buena voluntad, ya sabías en qué consisten las tareas que se te puede pedir y afirmaste con total seguridad que ayudarías en todo… El problema es que algunas HF abusan y exigen de la au pair tareas que no corresponden para nada al contrato firmado.

Adeline (Francesa, au pair en Inglaterra): “Mi consejo para todo aquel/aquella que quiera convertirse en au pair es que pongáis un grandísimo NO en lo de las tareas del hogar, y que le echéis cara si luego os piden más de lo que debéis hacer. Yo soy muy tonta para esas cosas, y si me piden algo al final lo hago, y nunca digo nada. Me lo trago y lo hago. Porque también pienso que sólo me quedan seis semanas de los tres meses que paso aquí, pero para una estancia más larga no sé yo si sería capaz.

Tatiana (Norteamericana, au pair en Francia): “Maldita la hora en que le dije a la HM que me hiciera un planning con todo lo que tengo que hacer durante la semana para poder organizarme... En vez de hacerme el planning podría haberme dicho "hazlo absolutamente todo", se suponía que tenía que cuidar a los niños, llevarlos y recogerlos de sus extraescolares y llevarlos y recogerlos del cole, vamos lo que tiene que hacer una au pair... pero yo soy más bien como una interna, tengo que hacer todo eso y aparte recoger los cuartos de los niños, mantener ordenada la sala de juegos de los niños, ponerles pomadas a sus eccemas, bañarlos, pasar la aspiradora, el polvo, limpiar los baños, ayudar en hacer las comidas y las cenas, participar en labores de la casa como recoger y poner el lavaplatos (se supone que lo tiene que hacer el primero que lo vea, y como no, siempre soy yo…), poner y recoger la lavadora, tender la ropa, plancharla y un largo etc.

Ludivine (Alemana, au pair en Estados Unidos): “A principios de semana me encontré la desagradable sorpresa de que tenía nuevas tareas (sí, más). La HM me había dejado una nota: cada dos semanas tengo que limpiar el polvo de las chimeneas repisas ventanas.... piano.... hacer un cuarto de baño, y algunas cosas más. Bueno no es tanto en realidad. Me lo he administrado a lo largo de toda la semana y ya está pero es mucho más de lo que pensaba.

Sabrina (Española, au pair en Estados Unidos): “Mis tareas como "au pair explotada" son: pasar el aspirador todos los días a toda la casa, como mucho, alternar un día planta baja, otro día planta superior, incluyendo la habitación de los padres, alfombras, escaleras... Pasar la fregona del mismo modo que el aspirador, es decir, máximo día sí día no, hablo de una casa grande. Limpiar polvo del salón todos los días, no por encima, si no retirando cuadros, fotos, velas, ceniceros y demás trastos que acumulan encima de los muebles. Limpiar sofás en húmedo (son de cuero), pues dicho textualmente, limpiar sofás todos los días retirando de los rincones posibles restos de comida, es decir, limpiarlos a conciencia. Limpiar la TV, no, no el polvo por encima, sino en mojado, con detergente y pasándole la “T” que se usa para secar cristales. Limpiar su “rincón de ordenador”, incluye limpiar su escritorio, su silla, y el ordenador, de la misma manera que la TV, en mojado y dejando limpia la pantalla. Limpiar espejos de la casa, hay dos, uno de cuerpo entero, y otro de medio cuerpo. El de cuerpo entero, todos los santos días tiene huellas de las manos de las niñas, pues a limpiar. Limpiar cocina: donde se incluye pasar paño mojado por toda la encimera, por la campana de extracción de humos, por unos estantes que tienen para poner tazas, y por todo lo que hay por ahí, como azucarero, panadera, hervidero, batidora… Limpiar superficies exteriores de los armarios de la cocina, unas 6 puertas y 15 cajones grandes, más puerta de la nevera y del lavavajillas. Son muebles lacados y siempre tienen huellas, pues me los hacen limpiar una o dos veces a la semana enteros, y si hay huellas cuando las vea, o sea, todos los días. Limpiar las tazas, biberones, platos, que vea por ahí encima, porque el lavavajillas es malo y no se usa mucho. Todas las mañanas me toca fregar sus tazas de café del desayuno y muchísimos días, incluso, los platos de sus cenas, así como vasos y desperdicios que bajan por la mañana de su habitación de lo que comen y beben durante la noche. Limpiar baño, a fondo, tal cual… bañera, WC, espejo, ducha, colocar perfectamente las toallas….etc. Palabras textuales: Como el baño lo usan invitados, que siempre esté limpio y no dejar ni rayas ni marcas de agua. Planchar ropa niñas, hacer lavadoras y secadoras. Limpiar habitación de las niñas, que por las mañanas parecen leoneras, porque los padres son tan guarros, que no son capaces de tirar a la basura los pañales sucios que se acumulan en mis horas de descanso, como los 5 ó 6 biberones sucios que me encuentro en las mañanas que tampoco han tenido la decencia de bajar y limpiarlos antes de irse a trabajar… ¿Por qué acepto esto? Porque he venido para un año y sé que si me voy ahora será como un fracaso, aguantaré y volveré a mi país más fuerte y sabiendo hablar inglés a la perfección.

¿Cómo solucionar el problema?


Tú sabrás hasta dónde llegas y lo que puedes considerar aceptable o no. Algunas au pairs ven normal planchar durante horas, otras no aceptan siquiera pasar la aspiradora. Las tareas domésticas deben ser indicadas desde los primeros intercambios con la HF. Si ves que no respetan lo pactado, tienes todo el derecho de negarte a hacer lo que te piden, recuérdales que eres una au pair, lo que son tus tareas y que lo que te piden es para una mujer de limpieza.

Injusticias…


Todos tenemos días malos, unos días serás tú aunque te esforzarás en mantener la calma y tu mejor sonrisa, otros días será tu HD, tu HM o tus HK. Entonces surgen situaciones absurdas e injustas.

Sandra (Argentina, au pair en Canadá): “Ayer fue un día horrible. Estuve limpiando la cocina y el salón, planchando, haciendo la comida, etc. (hasta ahí más o menos como siempre), el cambio fue cuando llegó la HM del trabajo, se le fue la cabeza por completo. Yo estaba jugando con los niños y de repente me viene con una sandwichera que no había guardado porque no sabía dónde iba, diciéndome que le parece muy mal que ella vuelva del trabajo y se encuentre que no está la cocina recogida (cuando lo único que no había recogido era eso), le contesté que no lo había guardado porque no sabía dónde iba. Como no me la pudo liar por eso, siguió buscando para ver con qué más atacarme. Se fue a la cocina y llamó al mayor de los niños, el niño volvió y me llamó a mí, fui y me echó la bronca por haber hecho crepes (las hice sabiendo que tanto a ella como a los niños les encanta) sin haberlos hecho con su hijo, le contesté que los niños habían invitado amigos a casa y que no le iba a decir al niño que viniese a ayudarme a la cocina si estaba jugando, como vio que por ahí tampoco me podía pillar saltó con los más absurdo que se le ocurrió, cogió el "cinturón" de uno de los albornoces de los niños y me dijo que eso llevaba en el suelo tres días y que no había sido capaz de recogerlo. Y digo yo, si lo lleva viendo tres días tirado en el suelo ¿¿¿por qué no se agachó y lo recogió??? Porque yo no lo había visto... Pero bueno esa buena pregunta que planteo ahora no se me ocurrió en ese momento porque me quedé bloqueada y llena de rabia... Además seguro que sólo hubiese conseguido que me saltase con alguna otra tontería. Odio cuando esta mujer llega enfadada a casa y la paga conmigo... ¡Menos mal que me voy pronto porque ésta no hay quien lo aguante!

Fabiola (Danesa, au pair en Inglaterra): “El otro día mi host dad me llamó al orden porque olvidé poner el pollo en el horno a las 5:30 y lo puse a las 5:38. El retraso de ocho minutos hizo que mi host mom, muy disgustada por mi olvido, decidiera cocinar otra cosa porque el pollo no iba a estar a tiempo y por mi culpa no pudimos comerlo esa noche. Hubiera querido decirle algo como, "vale no se me va a olvidar la próxima vez, igual yo no estaba rascándome la panza y viendo la tele para que se me hubiera olvidado ocho desgraciados minutos el pollo, estaba hacía más de una hora jugando baloncesto con sus hijos". Pero en cambio, dije algo como "I'm sorry and it won't happen again" ¡Bah!

¿Cómo solucionar el problema?


Frente a situaciones como las que nos describen Sandra y Fabiola, lo mejor es mantener la calma y dejar pasar la tormenta. Habrá días mejores y no olvides porqué has decidido ser au pair.

Recuerda porqué eres au pair

Cuando te veas en situaciones de abuso, de injusticia o de cansancio, recuerda los motivos que te decidieron a lanzarte a la aventura de ser au pair, de dejar lo conocido para lo desconocido, de vivir lejos de tus seres queridos durante meses, recuerda tus dudas, tus alegrías, piensa en todo lo positivo que sacas ahora de esta experiencia, todo lo que aprendes, de tu nivel de idioma que mejora cada día, piensa que estás creciendo, estás madurando, estás aprendiendo de ti como nunca lo habías hecho antes.

Juana (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Hoy platicamos acerca de mi nuevo horario ahora que los niños entran a la escuela, que según mi HM constará de 40 horas a la semana, cosa que no creo... Y en eso ahí estaba flotando en el aire hasta que mi HD se decidió a soltar la lengua, la lavandería, les dije que no tenía tiempo, que tienen mucha ropa y que en realidad es algo que no me corresponde hacer ¿Saben que me dijo mi HM? “Nosotros también hacemos cosas que no nos corresponden, pero que queremos hacer, como darte un celular, prestarte el carro, ¿sabes que muchas HF no les prestan el carro a la au pair para ir a la escuela? Ahora que si quieres que nos apeguemos al contrato de au pair y así te sientes más cómoda, pues lo podemos hacer, sólo que cuando uses el coche te pido que anotes el número de millas que recorriste para que te deduzcamos la gasolina de tu cheque”. No sé ustedes, pero yo lo sentí súper amenazada, tanto que tuve que morderme la lengua para no decir algo como: “¿O sea que lavando y doblando tus calzones es como pago mi gasolina?” Y ya ni hablar de que estoy trabajando unas 53 horas a la semana sin contemplación, paga extra ni incluso las gracias. Mejor me muerdo la lengua, porque al final del día eres mi jefa, vivo en tu casa, aunque eso no significa que me puedas mangonear a tu antojo, pero adoro esta ciudad, no quiero mudarme, irme a rematch o lo que sea, así que ahora estoy lavando la ropa de nuevo...

Marion (Francesa, au pair en Austria): “Tener las expectativas correctas hace que el año sea más exitoso.

Defiende tus derechos


Si estás viviendo una situación que no te gusta y te parece injusta, dilo. La comunicación es extremadamente importante, desde el principio. Sin ser agresiva o soberbia, di las cosas cómo las ves, aunque te falle el vocabulario y te tiemblen las manos, expresa tu malestar, cuanto antes mejor. Muchas situaciones que llegan a ser graves y desembocan en rematch o echar de casa a la au pair quizás hubiesen podido solucionarse hablando. Si eres tímida, esfuérzate en decir lo que piensas. Tu experiencia de au pair no es sólo aprender un idioma y cuidar niños, es también una experiencia vital donde, tal vez por primera vez, tendrás que sacar las uñas y defender tus derechos para que nadie abuse de ti.

Inés (Española, au pair en Estados Unidos): “Normalmente el abuso viene por parte de la familia, y el consentimiento por parte de la au pair, pero es muy difícil saber qué aceptar y qué no, muchas decimos “¡va! hoy cuido diez horas a los niños, un día es un día”. Pero ¿y cuándo ya van 3, 4, 5, 6 veces que hacen ese “abuso” de ti? ¿Cuándo decir basta? No lo sé.” Inés debe decir “basta” en cuanto se nota agobiada, porque si aguantas mucho sin expresar tu malestar, un día vas a explotar por una tontería y tu HF no te comprenderá.

Sam (Belga, au pair en Canadá): “El problema vino el jueves que al padre no se le ocurrió nada mejor que "pedirme" que limpiara su furgoneta y yo le contesté que eso no era el trabajo de la au pair. Y quedó ahí.”  La respuesta de Sam es perfecta, no es un trabajo que te toca, no te apetece hacerlo, entonces no lo hagas. La HF de Sam sabe perfectamente que no incumbe a su au pair limpiar su coche, pero si lo pide y la au pair lo hace, mejor para ellos. Di “no” cuando te parezca la respuesta más justa.

Fleur (Francesa, au pair en Australia): “Luego del paseo conseguí echarle un par de narices y hablar con la madre, parece una tontería pero es súper difícil sobre todo cuando te llevas bien con la familia. Bueno pues hablamos de cuando iba a tener libre hoy, para romper un poco el hielo y también le pregunté por los nuevos horarios porque 60 horas las hago una semana no más y me dijo que me daban libre otro día de la semana a elegir.” Fleur se ha atrevido a hablar con su HM para dejar claro el problema de los horarios, ¿se ha enfadado la HM? No se sabe, pero lo que sí se sabe es que Fleur ha conseguido otro día libre a la semana.

Manuela (Brasileña, au pair en Estados Unidos): “El lunes trabajé todo el día y cuando fui a hablar con la madre para saber el resto de la semana pues discutimos porque pretendía que trabajase de lunes-viernes de 8-17 sin descanso ni nada, pues se puso a gritarme por todo y cuando volví del cole se llevó a la peque y me dijo que ni le dijera hola (en fin…), después de no hacer nada en todo el día me pidió hablar y siguió gritando e insultándome, pero bueno harta le respondí y acabo pidiéndome perdón y que disfrutara de lo que quedaba de mi estancia en su casa.” Manuela tiene mucha paciencia y su HM no parece encantadora, quizás tenía un mal día, aún así su actitud de no dejar que su au pair la salude dice mucho de ella… Cuando la HM se ha pasado y le ha insultado a Manuela, ella le ha contestado, ha mostrado su fuerza y ha sido entonces cuando la HM ha cambiado de actitud… No dudes en imponerte frente a una persona con mucho carácter. No se va a romper una buena relación porque intercambias unos gritos con tu HM si te parece justo (aunque es mejor evitarlo).

Laviña (Española, au pair en Inglaterra): “Le mencioné el tema de las horas extras pero ella me dijo que esto sólo había pasado una vez y que nunca más volvería a suceder; como quien dice me cambió el tema y se fue. Yo no podía aguantar más, yo pensaba que merecía mucho más dinero por esos 3 días de trabajo y esa tarde los vi a los dos en la cocina y les puse el tema. Pues mi HM se enojó, me empezó a decir que la cantidad que me pagaban era más que justa porque ellos me habían dado muchas cosas y me iban a llevar a Disney y allá iban a gastar un montón de dinero en mí. Yo había pensado lo mismo, pero trabajo es trabajo, ¿no? Ellos no tienen la obligación de llevarme de paseo, allá voy a trabajar y las demás cosas que me han dado es porque han querido hacerlo, nadie los ha obligado. Las cosas estaban demasiado tensas, yo estaba sintiéndome mal y paré la conversación. Me fui a la casa de una vecina, me tranquilicé y volví para seguir hablando, pero ella no quiso hacerlo así que mi HD se sentó conmigo y me dijo que no quería que esa relación de “ser parte de la familia” cambiara. Pero yo pienso que se están escudando en eso de ser parte de la familia para no pagarme lo que me merezco.” El tema de Laviña es más delicado porque su HF hace una especie de chantaje emocional basado en “eres parte de nuestra familia” por lo tanto no te pagamos las horas extras. Las cosas no son así y deben ser muy claras tantos las horas de trabajo como las horas de descanso y las horas extras. Si tu HF te invita a Disney o donde sea y te pasas el día corriendo detrás de los HK no es lo mismo que si te invitan y realmente estás libre de no ocuparte de los niños. Hay un límite muy ligero entre lo que hace “por ti” la HF y lo que son sus obligaciones. Tú misma tienes que pensar, como lo hace Laviña, si la situación a la que te enfrentas es justa o no. En caso de dudas, coméntalo con otras personas, si son au pairs mejor porque ellas te entienden perfectamente. Si tu posición te parece la más justa y sensata, entonces reclama lo que te corresponde.

Delphine (Belga, au pair en España): “Hoy el día empezó regular porque me encontré algunas sorpresas desagradables. Platos sin recoger, juguetes por el suelo y en mitad de la alfombra que tenía que aspirar había mil juguetes. Me cabreé un poco bastante, porque por ejemplo, lo de los platos nunca lo hacen, delante mía siempre obligan a las niñas a que cada una se recoja su plato y cuando están conmigo también lo hacen, y en cambio esta mañana ahí estaban con su costra de "llevo aquí más de dos horas esperándote". Después de un monumental cabreo conmigo misma y en silencio he acabado recogiéndolo todo. Pero se lo dije a la HM y ella me dijo "ups" y me prometió que no lo haría más.” Delphine podría haber recogido sin decir nada, a la semana siguiente está claro que su HF habría hecho lo mismo… El rencor se habría acumulado y el ambiente de la casa puede envenenarse por cosas que al fin y al cabo se arreglan cuando se hablan. Delphine ha explicado lo que le molestaba, la HM lo ha entendido y lo más seguro es que esta situación no se reproduzca.

Edith (Norteamericana, au pair en Francia): “Bueno, el otro día estaba a punto de terminar mi jornada laboral cuando recibo una llamada telefónica. Imposible ignorarla, era my host dad. Me pregunta, con un dejo de entusiasmo en su voz, si quería trabajar una hora extra. Lo único que haría en esa hora, es bañar a los bebes y meterlos en la cuna. No hay drama, pero me pierdo mis clases de francés.  Dije que sí. Una hora y media después llegan a casa. No es mucho, pero es algo de dinero extra, que no viene nada mal. Ese día no me dieron nada, me hice la boluda y espere hasta el otro día. Le quería decir, pero no me animaba. Es raro, el hecho de que ella no me lo mencione era por demás incómodo. Me molestó, tal vez estaba esperando que me olvide… Después de dar vueltas por la casa me animé y le comenté que el día anterior había trabajado hasta las 19:00. Automáticamente me dijo que me daba un cheque, porque no tenía cash. O sea, yo seré drama queen, pero la verdad es que si bien no fue nada del otro mundo, para mí fue incómodo, y creo que hasta me puse roja. Cosas como éstas pasan por no hablar las cosas claras, por no tener una fuerte personalidad, porque no dejas de ser una au pair y trabajas para ellos.” En el testimonio de Edith aparecen tres problemas: Edith pierde su clase de francés, trabaja hora y media más de lo previsto y tiene que pedir que le paguen porque su HF no lo hace voluntariamente. Si tu HF te pide que trabajes una hora más, es difícil negarte, quizás tengan un imprevisto, un problema en el trabajo o cualquier otra buena razón, pero al menos que a ti no te importe, esta hora debe ser pagada o recuperada otro día. Edith hace el esfuerzo de pedir que la paguen y la HF acede sin problema. La incómoda situación se arregla inmediatamente. Creo que Edith hubiese podido esperar el día de la paga para reclamar su hora y media extra. A veces pensamos que la otra persona tiene malas intenciones (en este caso, no pagarla) cuando en realidad quizás sólo era un olvido o su HF pensaba pagar a Edith todas sus horas el día previsto para la paga.

Mariana (Rumana, au pair en España): “Un día mi host mom llegó media hora tarde. No me hizo ningún comentario, ni gracias ni disculpas. ¡¡Imagínate la cara que yo tenía en ese momento!! Que ahora, cada vez que le surge algo y tiene que llegar tarde me llama para avisarme y después me agradece mi trabajo.” Mariana no tuvo que usar palabras para mostrar que la actitud de su HM no le gustó. La au pair debe avisar si llega tarde, la HF también.

Karen (Danesa, au pair en Canadá): Aunque te estén pagando, y aunque sea su casa, ahora también es la tuya, y aunque ellos tengan la decisión final y te estén pagando, repito, si hay algo que se sale de la línea de confort hay que decirlo.” Excelente consejo de Karen, di si algo no te gusta o te molesta. Tienes derechos como au pair y el primero es que respeten el contrato que firmasteis.

Estos problemas que te hacen madurar…


Estos momentos de tensión, que espero sean muy pocos, en tu vida de au pair te van a hacer crecer como persona, porque estás sola y nadie más que tú te va a ayudar. Tienes que decidir tú misma hasta dónde puedes aguantar, tienes tú misma que afrontar los problemas si quieres que se solucionen. Esto te hace madurar mucho más de lo que piensas.

Cecilia (Boliviana, au pair en Irlanda): “¿He llorado? Sí, bastante... Pero al final de cuentas sé que, pase lo que pase, soy una Cecilia más madura y más mujer que la que se montó en un avión hace cuatro meses para venirse a Irlanda, y también que, pase lo que pase esto no lo veré en mi vida como un fracaso, sino como una experiencia más que me ha hecho madurar y crecer como persona.

Julia (Norteamericana, au pair en Bélgica): “Me está obligando a valerme por mí misma y a resolver problemas sin la ayuda de nadie. Me pueden aconsejar amigos y familiares (y vaya si lo hacen...) pero la que tiene que tragarse los mocos y tirar para adelante soy yo, así que no queda otra que apechugar y seguir. Lo que me da más risa de todo esto es que yo siempre me había considerado una persona muy independiente, pero me estoy dando cuenta de que quizás no lo era tanto. Siempre va bien darse cuenta de las flaquezas de uno para poder mejorarlas, supongo. Cuando leía en los blogs de otras au pairs que ésta era una experiencia que te obligaba a madurar por narices era un poco suspicaz. “No será para tanto” pensaba. ¡Qué ilusa era, ay!

► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...