24. Tu HF y su familia

Cuando llegas a tu nueva casa conoces a tu HM, tu HD y a tus HK. Poco a poco vas a ir conociendo a los demás: los abuelos, las tías, los primos, cada uno con su carácter, sus manías y sus opiniones. Como en todas las familias… Y a eso añadimos las mascotas.


Los Host Parents (HP)


Es importante establecer la mejor relación posible con tus HP y nunca olvidar la importancia de la comunicación. Todas las au pairs en algún momento dado tienen pequeñas y/o grandes crisis con su HF y es entonces cuando el hecho de llevarte bien con tus HP, el cariño y la buena comunicación ayudan muchísimo.

Léonie (Canadiense, au pair en Italia): “Los Host Parents mejor imposible, tienen muchos detalles conmigo, son muy considerados, me dejan tiempo libre pero a la vez me invitan a ir con ellos a los sitios, no me mandan hacer tareas extrañas que no me tocan, me avisan con antelación y no suelen cambiarme los planes, etc. Mi HD no pasa mucho tiempo en casa, pero mi HM sí, y solemos hablar bastante.

Ana María (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Los padres siguen guay, son súper amables y se desviven por sus niños aunque los tienen súper educados y no les pasan una, lo cual me parece súper bien.

Lara (Española, au pair en Francia): “Con los padres me llevo genial, tenemos muy buena relación y se esfuerzan mogollón porque también haga planes con otras au pairs y haga amigos ¡Me ponen todas las facilidades del mundo!

Adelina (Peruana, au pair en Estados Unidos): Soy muy feliz aquí, mi Host Family es muy agradable, me llevo genial con mi Host Mum, me ayuda muchísimo con el idioma, me da libertad para hacer lo que quiera, en fin, es un amor de persona. De mi Host Dad puedo decir lo mismo, lo único que con él no paso tanto tiempo por el trabajo.

Justine (Belga, au pair en Irlanda): “Mis host parents son súper considerados, cada vez que los ayudo con algo me dicen que no es parte de mis obligaciones y me lo agradecen mil veces, así sea traducir algo o vaciar o poner el lavavajillas.

Sylvie (Francesa, au pair en Austria): “La madre me habla mucho y lo dice todo bastante sencillo para que yo pueda entenderlo. Es muy maja, la verdad. Y el padre también es súper amable, pero se va a las 8 y no vuelve hasta las 19.

Sonia (Española, au pair en Inglaterra): “Hoy, cuando llegué, mi host mum me enseñó una cosa que me había comprado: un surtido de embutidos ¡made in Spain! Jajaja, qué alegre me puse. Es bonito que tengan detalles así, podré disfrutar de un buen salami, salchichón, chorizo y jamón serrano.

Cuando tengas momentos de nostalgia o un poco difíciles, saber que puedes contar con el apoyo de tus HP es muy importante.

Raïssa (Francesa, au pair en España): Mi HM me vio llorando, vino a mi habitación, me abrazó y me trajo un par de chocolates; estoy tan agradecida con ella. Puede que aquí me paguen cada semana lo exacto, que trabaje casi todos los fines de semana del mes, que no tenga coche, pero nada de eso se compara con sentir que una es importante en un lugar y que la aprecian y valoran.
Cuando vives en una familia, sea la tuya o tu HF, es difícil dejar de “trabajar” en el momento mismo en que empieza tu tiempo libre, es lo que toca cuando vives con tus “jefes”. Está claro que no tienes ninguna obligación de ayudar cuando estás en horas de descanso, pero si lo haces, tu HF debe agradecértelo, aunque sólo sea con palabras. Esto crea un buen ambiente en que cada parte reconoce que hace un poco más de lo previsto, por cariño, como en las familias de verdad.

Angela (Venezolana, au pair en Estados Unidos): “Estuve en el Hard Rock Café de Boston, donde mi HM me regaló una camiseta simplemente porque le ayudé mucho ese fin de semana y no estaba trabajando. La cosa es que a mí me gusta colaborar en lo que pueda, doy más de lo que me piden simplemente porque sí, porque me gusta ayudar, y mis HP están súper impresionados porque su anterior au pair no hacía nada de nada… Entonces, si me van a dar cositas, yo les ayudo más, jajajajaja.

La Host Mum/Mom (HM)


Aparte de los niños, tu HM va a ser la persona con la que más vas a tratar durante tu estancia como au pair. La HM son personas normales, como tú, como tu madre o como la vecina… Tienen días buenos, días malos, días relajados y días estresados. Lo bueno es que compartirás las alegrías de tu HM, lo malo es que es bien probable que sufras de sus días malos. Ten paciencia y recuerda que tu trabajo consiste en ayudarla, no en juzgarla. Eso sí, la relación debe siempre basarse en el respeto y la confianza.

María Vicenta (Mexicana, au pair en Estados Unidos): ¿Os había comentado ya que mi Host Mum es la más adorable del mundo? Pues si no os lo había comentado ya os lo comento ahora, es imposible no quererla por cosas como que te dé un abrazo y te diga que eres maravillosa cuando le dices que no se preocupe que tú te encargarás de bañar a los niños a pesar de ser tu día libre, o cuando me enseña cómo se dice esto o aquello, cuando me pregunta si he tenido un buen día o le dices que has sacado una nota alta en una de tus asignaturas y le falta hacerte una fiesta.

Irene (Argentina, au pair en Estados Unidos): Para anotar lo bonita que es mi HM voy a contar que ayer, día en que cumplí un mes en esta casa, me compraron un tipo de torta o galleta (como cada quien lo llame) con unas flores para celebrar mi aniversario. ¡Qué detalle más hermoso!

Francesca (Italiana, au pair en Alemania): “La bipolaridad abunda por estos lados, mi HM tiene días en los que sólo me dice "Hola" y tiene días en los que de nuevo me quiere y me trata como si fuera su hermanita... Es frustrante despertarse y pensar: "Ojalá hoy esté de buenas" pero es mejor que despertarse sabiendo que estará de malas.

Si te apetece y si tu HM tiene tiempo, podéis intentar pasar tiempo juntas para charlar, conoceros mejor, intercambiar puntos de vista, aprender una de otra y establecer una bonita relación.

Marie (Francesa, au pair en Estados Unidos): “Cuando dejamos a baby en la guarde, mi HM y yo nos fuimos al centro a comprar ropa para él. Mi HM me dijo que no era necesario, que sólo la acompañase si quería, pero la verdad es que me apetecía pasar un rato tranquilo con ella para conocernos un poco mejor y practicar inglés. Y fue una magnífica idea.

Amanda (Canadiense, au pair en Francia): “Cuando he llegado estaba mi HM en el salón y me he quedado un ratito hablando con ella. Enseñándole fotos y hablando de diferentes cosas.

Paule (Belga, au pair en España): Para empezar, con mi HM tengo una relación de amistad más que laboral... Me cuenta todo lo que piensa, sus problemas o dudas interiores, escucha las mías, propone soluciones y consejos y, aunque inexpertos, escucha los míos. Hacemos viajecitos juntas, planes para el futuro...

Hay madres muy tiernas y cariñosas y otras más secas y distantes, tanto las primeras como las últimas pueden ser excelentes madres y HM. Puede que te cueste adaptarte a cierta manera de ser de tu HM, pero si intentas entenderla, darás un gran paso.

María Luisa (Ecuatoriana, au pair en Estados Unidos): “Mi HM es la mejor del mundo. Es excesivamente especial conmigo. La siento como una mamá... La quiero mucho, y me abraza mucho y me da besos tipo mamá... así que eso me ha hecho sentirme bien.

Thora (Griega, au pair en Alemania): “Mi HM, puedo afirmar que ella es mi mayor apoyo aquí. Creo que si no fuera tan cercana, calurosa, cariñosa y atenta... estaría más triste; echaría más de menos mi casa, a mis amigos y mi familia. Mi HM hace un poco el papel de amiga a la vez que figura protectora: hablamos, le pregunto cosas y ella me pregunta a su vez, le cuento lo que me parece tal o cual, nos reímos... Eso lo agradezco muchísimo.

Fleur (Francesa, au pair en Canadá): “Ahora bien, mi host mom, no es absolutamente la más dulce de todas, ni la más especial. Ella es una mujer muy trabajadora, que admiro mucho, tiene una gran fortaleza, es muy inteligente y cuida mucho de su familia. Pero no, no esperes venir a mi casa y que ella haga pancakes para todos como lo hacía la host mom de una de mis amigas, o se siente en la sala a charlar contigo para conocerte. No, ella, con todo lo buena persona que es, no es la host mom cariñosa que tal vez uno pensaría que podría ser. Ella no me ve como su hija, ni como su hermana menor, yo soy su au pair y estoy acá para ayudarle y aunque siempre ella estará dispuesta a escuchar y hablar conmigo, ella es de un carácter seco. Y punto. Es así y yo ya me acostumbré. Me costó muchísimo ganarme su confianza y su buena voluntad conmigo. Me costó mucho porque mi mamá es la mujer más dulce del planeta y el cambio entre ella y mi HM fue un horror.

Michelle (Chilena, au pair en Canadá): “Mi HM es un poco cortante a la hora de hablar y hay comentarios que te tienes que tragar con papas.

A todas las au pairs les gusta que su HM les diga que lo están haciendo bien. Es importante sentir que se aprecia el trabajo que haces con tus HK.

Clotilde (Inglesa, au pair en España): “Estuve hablando con su madre y me dijo que paciencia, que es un niño muy dulce pero que pone a prueba a todo el mundo y hoy mientras hacíamos la compra me ha aconsejado sobre cómo tratarlo; si no quiero que haga algo, decírselo claramente, y viceversa.  Luego me ha dicho que es alucinante que nos hayamos entendido tan bien el peque y yo, llevando sólo tres días aquí. ¡Súper!

Elisa (Irlandesa, au pair en Alemania): Mi Host Mum vino a revisar como había ido la semana y todo eso y me dijo que estaba muy contenta conmigo y yo le dije que yo con ellos y todos felices.

Kaisa (Finlandesa, au pair en España): “A la hora de cenar todos juntos, la madre le ha estado explicando al padre nuestro día, y le ha dicho que la ayudo un montón y qué suerte que estoy aquí. Así que me ha alegrado el día.
Kimie (Danesa, au pair en Francia): “Tuve una conversación con mi host mum de estas nuestras que duran horas y entre otras muchas cosas, salió el tema de las au pairs, y me dijo que habían tenido la suerte de tener muchas chicas agradables como au pairs, pero que yo había sido... como la "especial". Que los niños estaban muy a gusto conmigo, que me querían muchísimo y no querían que me fuera, que cuando se iban otras au pairs era cómo: "¿Te tienes que ir? Jo... pero bueno, adiós". Y que conmigo ya estaban preocupados por cuánto tiempo me quedaría porque decían que querían que me quedara para siempre. Puede que se lo diga a todas, puede que exagere, puede que no, pero no os voy a mentir, ilusión me hizo y mucha.

Compartir el día a día con tu HM es también incluirla en tus logros y éxitos.

Nelly (Alemana, au pair en Francia): “Le he contado la mañana a mi HM, y cuando le he dicho que he sacado en el test un nivel 4, se ha puesto a saltar y ha venido y me ha abrazado... Me encanta esta mujer, es increíble, estaba deseando que llegase para contárselo... Se está convirtiendo en mi segunda mami.

En los momentos de estrés recuerda porqué decidiste ser au pair, cuáles son tus objetivos y si vale la pena lo que tienes que hacer para lograrlos. Es cierto que hay HM que abusan de sus au pairs, haciéndolas trabajar en sus días libres o exigiendo que estén limpiando horas cada día, otras HM se “pasan” a veces porque están cansadas, nerviosas o de mal humor, en ese caso lo mejor es aguantarte un poco y ya verás cómo se soluciona el problema con unas palabras y un abrazo.

Julia (Inglesa, au pair en España): “El viernes empezó estresante, madrugué más porque empezaba a trabajar a las 9. Mi Host Family tenía visita y mi HM quería todo súper limpio, así que fue un día intenso. Estuvimos media mañana juntas y la verdad que yo muy contenta, porque estábamos cogiendo confianza, cosa que verdaderamente necesito tener con ella, y no tanto mal rollo. Después de una mañana donde hubo hasta cotilleos, ella se tuvo que marchar. Me dejó encargadas varias tareas. Las terminé justo a las 2, me tomé mi lunch y me fui a mi habitación porque ya había acabado. Sobre las 3 llegó ella y el buen rollo desapareció completamente. Venía bastante nerviosa y digamos que se puso muy desagradable. La peor vez desde que llegué, y encima me fastidió más porque llevábamos muy bien todo el día. No estaba muy de acuerdo por cómo había hecho algunas cosas, total que me puso a limpiar de nuevo y ella se puso a hacer sus cosas. A las 4 menos algo, estaba todo ya terminado y bajó a pedirme disculpas, dijo que la perdonara porque estaba nerviosa y que no sentía lo que decía. Yo eso lo sé, porque sé que es su manera de ser, porque sé que ha sido su propia jefa toda su vida, y porque sé que es así hasta con sus hijas. A mí ella no me tiene que decir que no siente lo que dice. Pero es desagradable de aquí a Lima. Fue la peor experiencia que he vivido desde que llegué y ojalá que no se repita. La cosa es que me pidió perdón (abrazo incluido).

Las HM que fueron au pairs suelen entender mejor a sus propias au pairs, puede ser interesante incluir en la lista de preguntas a la HF la siguiente: ¿Usted fue au pair?

Amandine (Belga, au pair en Irlanda): Mi HM fue au pair hace años, seguro que eso influye mucho en la manera de tratar a las au pairs que hemos ido a su casa.

La relación con tu HM puede ser muy fuerte y seguir de por vida…

Lucie (Francesa, au pair en Italia): Mi HM pensando que yo soy la mejor au pair del mundo… ¡si supiera! Ayer estábamos sentadas en la cocina y le dije que me quedaba sólo un mes aquí; se me salieron un par de lagrimitas. Ella toda linda me abrazó y se puso a llorar conmigo. Creo que ha sido de los momentos más bonitos-tristes que me ha tocado vivir aquí, sentí el inmenso aprecio que me tienen en esta casa y me di cuenta la gran falta que me van a hacer cuando me vaya. Ya hemos previsto volver a vernos cada año por lo menos una vez.

El Host Dad (HD)


Los HD suelen ser amables con las au pairs, algunos las consideran como una hermanita de su esposa, una niña más o una estudiante que viene a aprender el idioma y hasta. En algunos casos, los HD prefieren mantener cierta distancia con las jovencitas que pasan por su casa. Sólo en unos de los cientos de testimonios que he recibido se ha mencionado el caso de un HD acosando a su au pair, sabemos que son cosas que pueden pasar y en este caso hay que avisar enseguida a la HM y si no se soluciona haces tu maleta y adiós muy buenas.

En general el HD es un hombre que procura ser agradable.

Françoise (Francesa, au pair en Estados Unidos): “Mi host dad es un hombre muy dulce. Los HP son complementos uno del otro. Una pareja muy linda. Y es un hombre entregado por su esposa y sus hijos, admiro mucho su paciencia y su buen corazón. Ojalá así me tocara un esposo. Es muy amable. Y con él he tenido muy buena relación desde el principio.

Clara (Argentina, au pair en Alemania): “Mi HD es muy buena gente, tenemos muy buena relación, él y yo tenemos en común algunas cosas latinas así que eso nos une, y él se ríe mucho... Tiene muy buen sentido del humor. Desde que llegué se han propuesto hacerme sentir bien, y siempre lo han logrado.

Él también puede agradecerte lo bien que lo estás haciendo con sus hijos.

Carlota (Italiana, au pair en Inglaterra): “En la cena el padre me ha hecho saber que tengo el apoyo de ellos, cosa que es muy importante a la hora de tratar con los niños.

Audrey (Irlandesa, au pair en Francia): Mientras desayunamos, el padre llama por teléfono y pide hablar conmigo. Me dice unas palabras que me tranquilizan. Dice que sabe que en muchos momentos desearé irme a mi casa, y que siempre tengo esa oportunidad, pero que no piense que por nada que haga mal ellos me van a echar en cara, que cualquier cosa loca que pase, que seguro que pasará, se solucionará. Me pide perdón por todo el trabajo que tengo que hacer estos días y me dice que intentará venir a las 16:00.

Cuídate pero tampoco malinterpretes algunas “raras” costumbres…

Alexia (Venezolana, au pair en Estados Unidos): “Hoy iba por el pasillo y my host dad andaba el bóxer y nada más. ¡Qué vergüenza! creo que lo más común cuando uno es descubierto andando en interiores por la casa es tratar de huir, pero él ni se inmutó. Estoy segura que andaba distraído nada más.

Los HD, como los demás miembros de tu HF, pueden tener manías y actitudes que te van a molestar. Tú sabes hasta dónde aguantar, dónde se sitúa la línea entre lo normal y lo anormal, entre las reglas y las normas absurdas.

Cecilia (Colombiana, au pair en Estados Unidos): “El Host Dad. Es increíble y es demasiado abrumador la obsesión que él tiene por controlar todo, el señor no habla, el siempre grita, se dirige a los hijos a punto de gritos, amenazas y ordenes. Todo lo que hago está mal… que no cocine con cebolla porque lleno la casa del olor, que no puedo tomar chocolate en frente de la niña porque entonces se antoja, que no coloque nada encima de las mesas viejas que hay en mi cuarto por que las rayo ( todo en esta casa es viejo, todo era de los padres e inclusive de los abuelos de él, y él cree que es "wonderful"), que no me apoye en la mesa del comedor, que era de la abuela y se puede romper, que no deje ollas sobre la estufa, quítese los zapatos antes de entrar a la casa, no me puedo tomar un vaso de agua en el cuarto… Tengo una tos horrible, me dio gripe y de ahí la tos que se te seca la garganta, duele y arde, le dije que necesitaba estar tomando agua porque mi garganta estaba muy seca, me dice que baje a la cocina y vuelva y suba ¡ahhhhhhhh! Que no puedo utilizar pañitos húmedos. Compré unos y los deje encima del sanitario, pues para mi sorpresa fui a utilizarlos un día y por ninguna parte, pues el señor es tan abusivo que me las cogió me dijo que no las podía utilizar, que por que si las tiraba dentro del sanitario tapaba la tubería y si las tiraba a la caneca que era antihigiénico ¡¡¡ahhhh!!! Está obsesionado con las bacterias, abre la llave del lavaplatos y tú puedes ver como sale el humo del agua hirviendo que sale por la llave, pero según él con eso mata todas las bacterias. Yo me tomo una bolsa de café en menos de quince días, él dice que el café da problemas del corazón (¿te imaginas entonces? ¡¡Todos los colombianos tenemos problemas del corazón!! según él…), bueno y miles de pequeñas cosas que me vuelven loca.

Los abuelos


Los abuelos suelen ser los familiares que más vas a ver. En general son buena gente y no deberían darte problemas, sé agradable con ellos y piensa que hasta es posible que te echen una mano con los niños.

Brigitte (Belga, au pair en Alemania): “El sábado anterior llegaron los abuelos para quedarse toda la semana. Estaba un poco preocupada por si yo no les gustaba o algo tipo así, pero la verdad es que me han tratado muy bien, me han dicho que soy muy "nice", han cocinado, hecho la compra y cuidado a los niños en horas de mi trabajo jajaja, así que no me puedo quejar de nada.

Nathalie (Francesa, au pair en Estados Unidos): “Hace tres días vino la abuela materna de los niños, con su hermana, para quedarse un par de días con nosotros. Tanto la abuela como la tía abuela son majísimas; muy calurosas, cariñosas y simpáticas. A mí me trataron genial en todo momento.

Diane (Norteamericana, au pair en España): “Han venido los abuelos para no dejarme a mí sola con el peque. Me daba un poco de yuyu por si eran muy rancios o yo no entendía muy bien... pero han sido bastante amables y yo he tenido bastante tiempo para mí porque están todo el rato con el niño y me siento un poco que sobro, así que después de comer me he bajado a mi cuarto... Supongo que no les molestará.

Bea (Italiana, au pair en Inglaterra): “Los abuelos (que son jovencísimos, tienen cincuenta años) se han ocupado y han intentado en todo momento que yo estuviera comodísima. En más de una ocasión, con toda la familia reunida, han dicho lo contentos que están que cuide a los niños y lo que me quiere mi HM, y me han dicho que vuelva y que me instale a vivir con ellos. Me han piropeado mucho, demasiado, diría yo; y yo creo que voy a volver con el ego más alto que en toda mi vida...

Aunque a veces es posible que te sientas agobiada porque los abuelos desorganizan tu rutina, miman demasiado a los HK y te quitan bastante espacio.

María Isabel (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “La mamá de mi host dad vino de visita. Ella es buena y me cae bien. Se casó tres veces y le gusta la fiesta. Mi host mom dice que ella está un poco loca. Pero a mí me cayó de diez, así que basta. Pero de ahí a tenerla todo el día en la casa… Necesito mi espacio, ya que me acostumbré a hacer todo sola, sin ayuda de nadie. Me desorganizo, me pongo histérica y me estreso. Quiero que se vaya y que venga de visita más seguido, pero no que me estén queriendo ayudar, porque al fin y al cabo es más trabajo para mí.

Algunos abuelitos saben pasar desapercibidos, casi…

Julienne (Belga, au pair en Alemania): Mis host grandparents están aquí y ni fu ni fa, ni ayudan ni estorban, es como estar sola. Ellos saben que detesto que se metan en mi trabajo. Es bueno cuando la señora me ayuda a doblar la ropa, pero los odio cuando me dejan sin almuerzo porque vacían la nevera.

Otros, sobre todo las abuelas, vienen con ganas de formar a la nueva au pair…

Martina (Italiana, au pair en Inglaterra): “La segunda semana ya empezamos mal, el martes vino la abuela de los niños a "enseñarme a limpiar" y a parte de criticarme en todo, me obligó a limpiar con ella todas las habitaciones y baños de arriba, sacar brillo a los muebles de madera de las habitaciones y del comedor…

Los tíos y las tías


¿Te gustan las grandes mesas familiares bulliciosas de risas y chistes? Pues a disfrutar, aunque cuando se hace en un idioma que no manejas perfectamente, cuesta un poco.

Fátima (Francesa, au pair en Alemania): Anoche casi me da un patatús en la cena, porque los tíos y las tías empezaron a hablar con los padres en alemán sin ningún tipo de freno. No hablaban más despacio por haber una extranjera en la mesa, no, sino que parecía que se ahogaban de lo rápido que iban al hablar. Yo me comí mi ensalada en silencio y asentía de tanto en tanto, porque mi nombre es el mismo en todos los idiomas y era consciente de que hablaban de mí, pero no lo entendía todo ni de coña. Sí que entendí que una de las tías de mis HK le dijo a la madre en algún momento que la anterior au pair 'lo entendía todo'. Por favor, que acabo de llegar... Pero no les guardo rencor, porque son unos bonachones y no paran de ofrecerme comida en la cena.

Ingrid (Polaca, au pair en Inglaterra): “No he podido sentirme más fuera de lugar en un día en el que estaba tan contenta. Las dos tías (hermanas de mi HM) son geniales, súper simpáticas, pero me he cortado muchísimo al ver a tanta familia hablando inglés y apenas he balbuceado tres palabras mal dichas. Realmente es difícil sentirte incómodo y fuera de lugar en la casa en la que vives.

Los primos


Los primeros de tus HK suelen adoran a su au pair porque eres la única adulta que juega con ellos, eres la perfección entre la niña que se lo pasa bien con ellos y la adulta en quien confiar.

Francesca (Italiana, au pair en Alemania): “Se acabó quedando el primo a jugar en casa, así que en vez de un niño tuve a tres. Lo bueno es que el primo es de la misma edad que mi HK menor, así que en vez de correr yo con ella corrían los dos juntos.

Las mascotas


Muchas HF tienen mascotas, no viene en el contrato de au pair cuidar de dichas mascotas, pero verás que sí se considera normal que saques a pasear al perro, le des de comer al canario o cambias el agua del gato. Las mascotas también se van a acostumbrar a ti y te van a querer.

Marga (Danesa, au pair en Irlanda): “La única con la que tuve problemas fue con Lilly, la perra. Tardó como una semana en empezar a quererme y dejar de ladrar cada vez que me veía.

Barbara (Italiana, au pair en Estados Unidos): A parte de tener que convivir con una familia extranjera, hay algunas au pairs, como yo, que también tenemos animales a los que "cuidar". Lo pongo entre comillas porque no te piden que los cuides, a no ser que sea específicamente, pero sale de ti, porque les acabas cogiendo cariño. Nosotros teníamos 2 perros, 3 gatos y unas gallinas que no cuentan como animales de compañía pero sí me reconocían cuando venía a darles de comer.


► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...