21. El idioma


Aunque hoy en día existan excelentes métodos de idiomas, sean libros, online o clases particulares, nada ni nadie te podrá enseñar tanto como vivir en el país donde se habla el idioma que quieres aprender. Que tengas un nivel de principiante o más avanzado, podrás notar cómo muy rápidamente comprendes y te expresas en tu nuevo idioma. Es una maravilla ver tus progresos, aunque no lo notes al principio tu cerebro está haciendo un esfuerzo constante que pronto dará sus frutos. Aprender/mejorar otro idioma suele ser el objetivo número uno de las chicas que se van de au pairs, aunque no sea el tuyo, verás lo gratificante que es aprender sin darse cuenta apenas un idioma que tan complicado te parecía antes.
 

Los primeros días


Muchas au pairs piensan tener buen nivel porque se expresan con facilidad y sacan buenas notas en clase, pero la realidad de vivir en el país puede ser mucho más complicada ya que “vivir” un idioma no tiene mucho que ver con lo que se estudia en clase. En clase se suele estudiar mucha gramática y algo de vocabulario, en la vida “real” comprobarás que es más útil el vocabulario que la gramática a la hora de expresarte. Es mejor saberlo antes para no desesperarte, el choque lingüístico puede ser fuerte, pero no te preocupes, verás cómo rápidamente comienzas a expresarte con cada vez más fluidez. No te preocupes tampoco si nunca has estudiado este idioma o si tu nivel es muy bajo, sólo podrás mejorar, eso es buena noticia ¿no?

No te quedes cortada y con temor a hablar, tu HF sabe que si tu nivel de idioma fuera perfecto, no serías su au  pair. Si cometes errores, aprende de ellos. Habla sin vergüenza porque cuanto más hables, más aprendes.

Cristina (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Recuerdo claramente cuando estando en México muchas veces me sentía orgullosa de tener un "buen inglés" ¡Ja! Nada más distante de la realidad. La verdad es que cuando uno está en su país, ve unas cuantas películas y cree entender bastante, uno se jura bilingüe pero la realidad es otra completamente diferente y no hace falta más que llegar aquí para darse cuenta que uno lo que sabe es "pollito chicken, gallina hen" y cuatro pendejadas más que no te sirven para un carajo... (por lo menos en mi caso). Y es que yo nunca había tenido que hacer tantos gestos con las manos y con la cara para poder hacerme entender, estoy a punto de graduarme de mimo, porque casi soy capaz de explicar lo que quiero sin decir una palabra... Y es que me da vergüenza hablar feo o decir una burrada como por ejemplo "I'm hot" y en vez de entender que tengo calor piensan que estoy caliente... O por ejemplo si quiero decir "I love the beach" pero no lo pronuncio bien pensarán que amo a la prostituta... En fin. Después de sufrir durante más de dos semanas de vergüenza y limitarme a hablar sólo cuando fuera necesario, entendí que el voto de silencio no me iba a ayudar a mejorar y que además no podía soportarlo ni un segundo más... Así que decidí seguir equivocándome aunque la gente pensara lo peor de mí...

Sofía (Española, au pair en Francia): “¿Lo peor? La hostia lingüística. Y es que la escuela de idiomas no nos prepara para esto. El primer día acabé con un agobio tremendo porque no entendí casi nada. Y lo peor es que ellos pensaban que sí. Imaginaos que papelón, ellos hablando con total normalidad y yo con cara de: sí sí (pero ni idea de lo que me decían).

Odette (Francesa, au pair en Alemania): “Rascar hasta lo más profundo de tu cerebro para poder expresar más de dos frases seguidas en tu segunda lengua.

Juliana (Portuguesa, au pair en Estados Unidos): “No os preocupéis por el inglés, el mío es un desastre y encima cuando hablo es peor, es decir, si pienso un rato me salen frases y lo que yo quiero expresar en inglés, pero cuando voy a decirlo no me sale así que... sólo sé que dicen que a partir de los 3 ó 4 meses la cosa mejora mucho así que yo estoy a la espera.

Eugenia (Venezolana, au pair en Inglaterra): “Lo que pasa es que yo soy tímida y no sé cómo actuar en estos casos y la verdad es que me siento un poco inútil ahora mismo porque no entiendo del todo bien el inglés y me cuesta mucho expresar lo que quiero decir, pero ya me han dicho que no me preocupe porque es el primer día y lo único que tengo que hacer estos días es mirar y nada más.

Élisée (Belga, au pair en Inglaterra): “El inglés. Quizás es que hacía más o menos un año que no practicaba pero me siento muy frustrada. El verano pasado no tenía ningún problema, de hecho consideraba que tenía un muy buen nivel, pero me siento idiota al no poder comunicarme tan bien como creía que podía. Además me frustra no entender a la gente cuando me habla, quiero achacarlo a que tienen un acento muy fuerte y cerrado. Me da vergüenza quedarme a solas con el padre ya que si me dice algo me lo tiene que repetir tres veces, así que me corto y soy yo la que no dice ni una palabra. Pero bueno, quiero pensar que llevo aquí cinco días y que las cosas mejorarán en este aspecto.

Crea estrategias para salir adelante los primeros días, sea apuntando las palabras o frases que te parecen esenciales para sobrevivir. No importa que te expreses juntando una serie de palabras sin orden, tu HF está acostumbrada a los difíciles primeros días de sus au pairs.

Elisa (Italiana, au pair en Austria): “Respecto al idioma, mal, yo me suelo preparar frases en plan -Voy al supermercado- y me preparo frases en plan “¿Cuánto es?”, “¿Perdone, me repite?”, “Quería 200 gramos de eso...”, o en plan “voy a coger el autobús” y me preparo “avíseme en la parada tal”, “¿Cuánto cuesta ir hasta tal sitio?... eso y cuatro palabras del día a día que uso con las niñas es todo lo que sé de alemán. Poco a poco voy aprendiendo vocabulario, hablar formando las frases bien aún no, yo como los indio “mí no hambre”, “¿qué hora mañana levantar?”

María Madalena (Argentina, au pair en Francia): “El momento de hablar en francés ha sido terrorífico, pero bueno, creo que voy pasando la prueba y les entiendo bastante bien. Como hablan un poco de inglés siempre les puedo preguntar las dudas. Así que estoy más o menos tranquila. A ver qué tal sale todo y si aprendo rápido.

Lo importante es practicar, lanzarte, que para esto has venido.

Lorena (Española, au pair en Alemania): “Tengo bastantes ganas de empezar ya con la academia de idiomas, estoy muy perdida con el alemán, el otro día en el parque una madre se me presentó (deduje que su amabilidad se debía a que es amiga de mi HM) y se me puso a hablar en alemán como Pedro por su casa, yo creo haber entendido que me decía que vaya calor estaba haciendo esos días, que nos estábamos achicharrando así que dije: “ya,ya,ya...” asintiendo y pensando (que no siga dándome conversación por favor). Ayer fui a una librería a por un cuaderno y la dependienta se me puso a hablar como de alemana a alemana, y me quedé unos segundos en plan piedra, y cuando salí del shock (es lo que me pasa cuando me empiezan a hablar en alemán) le dije: “Ich spreche kein Deutsch” (yo no sé hablar alemán) -con cara de cordero degollado-, que es la única frase que puedo decir, pero que me supone la vida misma decirla, por la pronunciación, pero bueno... eso que la chica muy amable me ha dicho: “English?” y yo pensé “¿Español no se puede elegir?” pero nada, seguimos la conversación en inglés, ella con su inglés alemán, y yo con mi inglés de mi pueblo, que ya sabemos todos cómo está el nivel. Para finalizar la conversación le dije: “Danke schön”, para que viera que algo de alemán sé, y me dijo: “You're welcome”. Total tanto esforzarme para nada.

Trabajar con los niños puede ser más complicado al principio por los problemas de idioma, pero con buena voluntad por ambas partes y grandes sonrisas, ya verás cómo poco a poco os entendéis.

Camille (Francesa, au pair en Estados Unidos): “La verdad es que es difícil cuidar de los niños cuando no entiendes casi nada de lo que dicen y te es difícil expresarte… Se cayó de la bici el peque y se puso a llorar, y yo, desesperada, lo único que fui capaz de decir con el stress del momento fue: "Do you want a kiss?". Hay momentos difíciles, pero estoy segura de que dentro de unas semanitas todo será más llevadero.

No dudes en preguntar si no estás segura de haber entendido lo que te han dicho, es parte del proceso de aprendizaje, olvida la timidez y pide que te lo vuelvan a decir más despacito y con palabras más sencillas.

Valeria (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Me ha dicho mi HM que siempre tengo que preguntar si no entiendo algo... pero claro, eso es muy fácil de decir, cuando estás todo el día escuchando hablar en un idioma del que entiendes un 40 % ¿qué haces? ¿interrumpir a la gente durante el 60% del día?

Inma (Argentina, au pair en Canadá): “He hablado más inglés durante el día que hoy que en todo el curso del instituto. También es verdad que muchas veces me dicen algo, no lo entiendo, pregunto si lo pueden repetir, lo repiten, no lo vuelvo a entender y opto por sonreír y decir "yes yes"... Que un día de estos me preguntan que si me gusta asesinar niños les contesto que sí y me veo deportada a Argentina sin saber porqué, pero bueno, recemos porque no pase.

Los errores lingüísticos son pequeñas joyas que debes apuntar para que no se te olviden y los puedas contar a tus amigas y familiares. Algunos son verdaderos chistes.

Milli (Alemana, au pair en Inglaterra): “Ha empezado a decir algo de querer y de zanahorias. Ya iba yo a la cocina a darle zanahorias, cuando me he enterado de que lo que quería era ir a casa de sus vecinos, que resulta que se apellidan Carrots.

Louise (Francesa, au pair en España): “Mi HM me pidió que la ayudará a poner la mesa, yo estaba en el salón y me pide: “¿falta algo?”, yo le contesté “¡sí, los sujetadores!”, quería decir “tenedores”, pero no sé, me salió “sujetadores”, la HM casi se muere de risa y se lo ha contado a todos en la familia. A mí no me hacía tanta gracia al principio pero ahora sí. Errores de los primeros días…

Los progresos


Es posible que no te des cuenta, pero cada día estás aprendiendo, tu cerebro absorbe toda la información que recibe constantemente y poco a poco se va “organizando” el nuevo idioma en tu mente. Las palabras que tanto te costaba recordar ayer aparecen solas, la conjugación de este verbo que nunca pensabas dominar ahora te sale perfecta. Estos progresos no son fulgurantes, pero sí constantes. Aunque Ana Julia tenga dudas, sí que en algún momento te das cuenta de que “lo entiendes (casi) todo”.

Ana Julia (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “La gente siempre dice: “en cuanto vives allí, empiezas a entenderlo todo”. Pues no sé dónde demonios está el interruptor de "entenderlo todo" porque yo no lo encuentro. De momento me peleo con los libros infantiles (estos con muchos dibujitos y letra extra grande) aunque espero que dentro de un año sea capaz de leer algo más entretenido que "Conni hace una pizza".

Larissa (Danesa, au pair en Irlanda): “Después de dos meses he descubierto que ya no me cuesta cambiar de inglés-danés y viceversa dependiendo con quién hables y sin tener que estar tres horas pensando lo que vas a decir.

Marina (Española, au pair en Estados Unidos): “Estoy contenta porque creo que cada vez entiendo más el inglés, supongo que a partir de ahora es cuando más lo voy a notar.

Tiami (Japonesa, au pair en Austria): “Mi alemán ha ido mejorando, ya no me duele la cabeza como los primeros días, parecía que mi cabeza ya no podía procesar escuchar tanto alemán... Tras unos meses estoy mucho mejor.

Alex (Francés, au pair en España): “Lo mejor de todo es que cada día aprendo un montón de palabras nuevas, los padres me ayudan un montón con mis dudas sobre el idioma y siempre me lo aclaran todo si no lo entiendo a la primera (o sea, muy a menudo). Tengo una libreta donde voy apuntando todas las palabras y frases que voy aprendiendo cada día, ¡a este paso la acabo en unos días!

Anaïs (Belga, au pair en Italia): “Y en cuanto al idioma, paciencia. Tú no notarás el cambio pero seguro que has mejorado mucho más de lo que crees. Yo hace tres meses apenas hablaba italiano y ahora veo pelis y las entiendo (un 70% más o menos) y me quedo como "¿y yo cuándo he aprendido eso?". Aprendes sin darte cuenta.

Sarah (Inglesa, au pair en Alemania): “Yo en un principio pensaba que mis HP hablarían en inglés así que estaba tranquila, total que llegué a Alemania y a hablar en alemán las 24h, al final del día la primera semana me dolía la cabeza. Después de casi tres meses el alemán me sale natural.

Olivia (Venezolana, au pair en Estados Unidos): “Yo estoy en USA y los primeros días creía que me moría y acababa con dolor de cabeza. Cuando veo una película en inglés no entiendo nada hasta que se me acostumbra el oído al acento de esa persona. Pues imagínate cada vez que hablo con gente nueva... jajajaja. Pero ya verás que pronto lo consigues. Yo ya llevo tres mesecitos en Estados Unidos y la verdad es que creo que he mejorado bastante.

Alexandra (Alemana, au pair en Estados Unidos): “Al principio todo me parecía una locura, pillaba algunas cosas sueltas, pero otras no. Cuando me despertaba por las mañanas pensaba "Ufff, y ahora otra vez a escuchar y hablar en inglés, ¡no quiero!", pero este pensamiento se me fue a los 3-4 días. Ahora cuando me levanto no lo pienso, voy a la cocina tranquila y empiezo a hablar en inglés con la madre. Ya consigo entenderle la mayoría de las cosas. El jueves pasado (cuando llevaba una semana) hubo un momento en que de repente me paré y me di cuenta de que había pasado de hablar inglés tipo indio (muy típico en mí cuando quiero expresarme, no porque no sepa inglés, sino por no pasarme cinco minutos pensando cómo decirlo) a hacer frases completas (para quién no lo entienda aquí pongo un ejemplo, antes podía decir "Yo ir al mall comprar cosas muchas" y ahora digo "Ayer fui al mall y me compré muchísimas cosas increíbles").” 

Carla (Italiana, au pair en Austria): Poco a poco los voy pillando más. También es cuestión de acostumbrar el oído y los tonos (al HD no le entiendo casi nada, parece que hable con una servilleta en la boca). Pero poco a poco. Muchas veces, sobre todo durante la cena, ellos hablan y hablan y yo desconecto… Y es que si tuviera que estar atenta a todo lo que dicen para entenderlo todo, ya estaría de camino a mi país con el cerebro frito.

Disfruta de cada pequeño progreso, es importante felicitarte a ti misma (por si no lo hacen los demás) porque tanto progreso es fruto de un intenso trabajo mental.

Lorena (Española, au pair en Estados Unidos): “El camarero se puso a hablar conmigo en inglés, ¡¡¡sííííí!!! ¡¡¡puedo tener una conversación con una persona americana!!! A ver, fue una mini conversación en plan “¿de dónde eres? De España, ah de España, me encanta España, ¿eres del Real Madrid?” Pero bien vamos, orgullosa de mí misma.

Justine (Francesa, au pair en Inglaterra): “Mi HM me dijo esa mañana que había notado que se me estaba abriendo mucho el oído, que se notaba que entendía mucho más que al principio, lo cual me subió la moral.

Matilda (Norteamericana, au pair en España): “Y luego sobre mi español. Ya he dicho que venía con la idea de aprender más español del que estoy aprendiendo y que, algunos días, me desanimo. Pero la HM me ha dicho que ya me ve mucho mejor que cuando llegué, que los primeros días tenía que hablarme mirándome a la cara para que lo entendiese y que ya podemos mantener una conversación mientras cada uno está haciendo una cosa. Eso sí es verdad, voy mejorando.

Practicar


Puedes mejorar el idioma más rápidamente aún de varias maneras: estudiando en una escuela de idiomas, leyendo, escuchando la radio, viendo la televisión, viendo película en tu ordenador, DVD, yendo al cine y por supuesto hablando, hablando y hablando.

Gwladys (Francesa, au pair en Estados Unidos): “Mi primera película en inglés y he de decir… que entendí la película pero porque era sencilla, pero los diálogos se me escapaban un montón... pero en fin, poco a poco voy entendiendo cada vez mas. También me acabé mi primer libro en inglés y ya he empezado la segunda parte. Muchas palabras no sé lo que significan pero en el contexto en el que están se pueden deducir, por lo cual he podido leérmelo relativamente rápido.

Denise (Boliviana, au pair en Estados Unidos): “Estaba muy desesperada los primeros dos meses. Lo más importante es juntarte con gente que no hable tu idioma y avanzaras rápido. Ahora mismo es duro pero en cinco meses hablarás casi tan bien como una nativa.

Natalia (Italiana, au pair en Francia): “Tengo por lo menos una hora de plancha cada día, pues para hacerla más provechosa, me pongo enfrente de la tele y veo las serie que van poniendo, así por lo menos se me hace el oído.

Marcelina (Venezolana, au pair en Canadá): “Prefiero empezar a conocer gente también que no hable español porque lo que quiero al fin y al cabo es mejorar mi inglés.

François (Belga, au pair en Inglaterra): “Estoy escuchando canciones que me gustan en inglés, buscando la letra, tratando de traducirlas, sacando el vocabulario y las frases hechas que no conocía, cantándolas para aprender la pronunciación y tratando de aprendérmelas. Por otra parte, estoy haciéndome un vocabulario con palabras que a lo largo del día he querido decir y no he sabido. Para un au pair es esencial saber decir: sonar, mocos, columpio, tobogán... incluso, dormir la siesta.

Martina (Argentina, au pair en Estados Unidos): “Fui al cine a ver Spiderman. Ese tipo de películas nunca suelen gustarme, pero necesitaba una película con argumento sencillo y mucha acción, por si no me enteraba de los diálogos, entender el argumento. Efectivamente, la peli ha sido malísima, pero la he entendido bien. Estoy orgullosa de mí. A menudo, la gente se reía por una broma que yo no me había enterado o había un diálogo en el que me perdía, pero, en general, bastante bien.

¡Soñar en tu nuevo idioma!


Una mañana, al levantarte, te vas a dar cuenta que has soñado en tu nuevo idioma ¡increíble! Un día hablando con tu madre te darás cuenta que unas palabras te salen en tu nuevo idioma y que te cuesta encontrar las palabras en tu idioma materno… Es cuando tu cerebro se ha esforzado tanto en aprender un nuevo idioma que ahora le da pereza volver al antiguo. Es un sentimiento muy raro y absolutamente normal. No temas, no vas a olvidar tu idioma materno.

Dina (Alemana, au pair en Irlanda): “Yo después de pasar todo el día hablando en inglés me cuesta un rato desconectar y volver a pensar en alemán, de hecho ahora cuando pienso en alemán ¡me salta alguna palabra en inglés!

Julieta (Mexicana, au pair en Canadá): “Fue la primera vez en dos semanas que hablaba con un español allí en Canadá, y se me hizo tan, tan raro, que me costó minutos reaccionar y entablar una conversación decente.

Judith (Norteamericana, au pair en Francia): “Me empieza a costar pensar en inglés y comunicarme en mi idioma materno cuándo quedo con la gente.

Marion (Belga, au pair en España): “Hoy no sé qué me ha pasado que suelto palabras en español sin darme cuenta y sin venir a cuento... Mi cerebro se está saturando y atrofiando.

No te desanimes


El proceso de aprendizaje depende de cada uno, no tiene que ver con tu nivel de estudio o tus capacidades intelectuales. De la misma manera que hay niños que tardan más que otros en hablar, al final todos hablan. No te desanimes, porque tú también progresas, aunque no te des cuenta, cada día aprendes nuevas palabras, cada día tu cerebro registra información que en algún momento surgirá y te darás cuenta de que tú también estás progresando.

Denise (Ecuatoriana, au pair en Estados Unidos): “No sé si es que soy muy perfeccionista y estricta conmigo misma pero siento que no he alcanzado el nivel de inglés que deseo, entonces, pensando en eso se me vino a la mente la idea y el sentimiento de que estoy perdiendo mi tiempo aquí: trabajar nueve horas diarias con niños de menos de tres años no me sirve de nada para mi inglés porque ellos no hablan sino que repiten todo lo que yo digo.

Blandine (Francesa, au pair en Irlanda): “A veces me parece que lo voy mejorando y luego de repente me bloqueo. Es desesperante.

Claire (Alemana, au pair en Canadá): “El inglés: mi mayor reto aquí y mi objetivo. No puedo decir que haya mejorado mucho. Sí, que me paso las 24 horas oyendo y hablando en inglés, pero la verdad es que a veces me miran con cara de ¿ésta qué dice? y me preguntan si puedo repetir… Los niños la mayoría de veces me dicen ¿¿¿qué??? Jajajaja y yo me parto, tomo aire e intento explicarme... Creo que algo he mejorado porque ya te digo que 24h 7 días a la semana son muchas... pero no igual lo que yo hubiese querido. Pero bueno... Como todo... vamos tirando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...