20. Primer baby-sitting


Ha llegado el momento de tu primer baby-sitting. Tranquila, todo saldrá bien, al fin y al cabo sólo se trata de acostar a tus HK, nada del otro mundo… o sí… En el contrato de au pair se indica que dos veces a la semana, como máximo, los HP pueden pedirte que te encargues de darles la cena a tus HK y de acostarles, mientras ellos salen por la noche. Se supone que cuando los niños están acostados, tú también puedes ir a descansar, no tienes porqué quedarte despierta hasta que vuelvan los padres. Si quieres estar más tranquila y segura de que a los niños no se les ocurre levantarse, o simplemente que no les pasa nada (sed, pesadilla, etc.), puedes dejar la puerta de tu habitación abierta.


Todo bajo control


Normalmente todo va bien, tus HK y tú pasáis un momento agradable juntos y la hora de acostarse no se convierte en una batalla.

Ninon (Belga, au pair en Australia): “Después de esto, como me tocaba hacer baby-sitting (mis host parents se fueron a una cena, que por cierto mi host mum iba guapísima) nos fuimos los tres a cenar al Mc Donald’s, sin incidentes, y al volver a casa compramos chucherías y estuvimos viendo “Charlie y la fábrica de chocolate”. Los bañé, jugamos un rato los tres (me caí de la cama mientras jugaba con ellos, así, cataplum contra el suelo, que tengo un moratón en el brazo del tamaño de Australia) y después los mandé a la cama ¡Primer baby-sitting superado!

Misión (casi) imposible: acostar a los niños


Otras veces descubres que no es tan fácil acostar a unos niños que se caen de sueño pero no tienen ninguna intención de ir a dormir. Cuando te toca acostar a los niños, piensa que tu trabajo consiste en que se queden en sus camas, no en que duerman. Al menos que tengas una fórmula mágica, no conseguirás que los niños se duerman con el solo hecho de ponerles en su cama, al contrario, como sus padres no están, es posible que sea mucho más difícil acostarles que otros días. Si ves que tus HK están nerviosos, proponles alguna actividad tranquila antes de mandarles a la cama, como ver una película todos juntos en el sofá o dibujar tranquilamente, nunca deberías proponerles saltar como locos o jugar al escondite porque se van a poner más nerviosos aún y luego les costará mucho encontrar el sueño. Si los padres tienen una rutina como leer un cuento, un besito y buenas noches, procura hacer lo mismo para que los niños no sientan tanta diferencia, sobre todo los más pequeños. Ten paciencia.

María Fernanda (Mexicana, au pair en Estados Unidos): ¡Pues sí! Me tocaba acostar una noche a mis tres fieras y os diré que me he pasado todo el día con miedo y asustada de saber que los tenía que acostar... Acostar a la bebita... Le pongo el pijama, recojo un poco la cocina hasta que se haga la hora justa en la que me ha dicho la HM que la acostara (soy maniática si me dicen una hora no puede ser ni un minuto más ni uno menos... aunque esto con los mayores pues no ha podido ser). La he acostado y he cogido la cámara por la que ves al bebe... después de tres cuartos de hora llorando no he podido más... la he cogido a brazos y a dormirla, cuando por fin se ha dormido la he dejado en su cama.... Les digo a los mayores que se pongan el pijama. Todavía podían jugar media hora más, que yo sabía que iba a ser una hora... pero que lo tenía asumido. Porque mi HM me dice que siempre van a dormir a las 8:30 y no es verdad... siempre se les hacen las 9 con eso de 5 minutos más... así que por eso iba convencida de hasta las 9 no meterlos en la cama. Pero primero había que ponerles el pijama. El mayor ha sido genial, se lo ha puesto y me ha traído un pijama para que se lo pusiera a la hermana. Es que... lo quiero (aunque últimamente ya se da más cuenta de que yo y el inglés no somos amigos y me habla como si fuese tonta... pero bueno cosa normal... yo también me desesperaría conmigo misma). En fin... el mayor listo... la mediana que no no no y no… y yo ¿¿¿qué??? Y ella “que no me pongo el pijama... que quiero que venga mamá”... y yo "mama está con papa". Y ella ¡qué no! Hemos cantado, bailado, saltado, dado vueltas a la mesa, hecho volteretas y yo qué sé que más... Miedo estaba teniendo a que llegaran las 9:00... porque la fiera me la iba a liar y aún no llevaba el pijama. Pero la hora ha llegado y se lo he tenido que repetir dos veces al mayor pero se ha ido a la cama sin problemas. La mediana ya es otro tema. La he metido con ropa en la cama porque no le daba la gana ponerse el pijama. Digo cuando la vea la madre me mata. En fin... las 9:15 y los niños en la cama... silencio en la casa... pero poco… 1 minuto después me oigo hablar a la mayor y yo: "¿qué tiene un amigo imaginario?" Y de repente pasos... no puede ser allí la tenía levantada que quería un snack. Era mi momento. "¿Quieres snack? ¡ok! Ponte el pijama" Y ella cual angelito que no ha roto un plato en su vida se ha puesto el pijama. Yo daba saltos de alegría.... había ganado la batalla. Sé que no... pero si venían los padres por lo menos la niña llevaba el pijama puesto. Le doy su snack. Sí señores quería comer en la cama... pero si se dormía por mí que hiciese lo que quisiera... ¡y la acuesto! ¡Al fin...! todos en la cama... Empiezo a leer una revista y… oigo pasos… Asoma la cabeza por la cocina... Y yo: "¿Ahora qué?" Y ella: "Más snacks". Y yo no quería darle más pero cuando he dicho no, ha hecho amago de chillido de los suyos, y si ella no dormía no podía permitir que me despertara a los demás... así que otro snack y a la cama.  De nuevo no han pasado ni 2 minutos y oigo pasos. He pensado quizá si no me ve se va a la cama y se duerme. Me he escondido. Y oigo una vocecilla: "Hello"... Y yo no contestaba... "Hello…" Y yo callada. Pero que ingenuidad pensar que iba a estar callada... "HELLOOOOOOOOOO!!!" "I'VE SAID HELLO!!!" ha chillido pelado como si no hubiese un mañana. Que me ha hecho levantarme y decir... "¡shhhhhhhhhhh! ¿Qué pasa ahora?". Y me ha mirado de un modo un tanto indescriptible como si la loca fuera yo. Me dice "water". Y yo un poquito de agua para la niña. En lo que oigo la puerta de la casa y yo: "¡¡¡NOOOOO!!!"... Los padres y la niña a las 10:00 zumbando por la casa. Se han reído al verla. La han metido en la cama y han venido a hablar conmigo. Sólo se me ha ocurrido decir "Sorry". Y ellos “no, no, está bien. ¿Qué tal ha ido la noche?” Les he contado con pelos y señales todo... Me han dicho que había sido la mejor y que buenas noches. Ojalá no vuelvan a salir nunca.

Elena (Española, au pair en Inglaterra): Hoy es mi primera noche que me toca quedarme con los niños. Normalmente los padres llegan a las 20:00 y son ellos los que se ocupan de acostarlos y demás. Pero hoy están de coctel y me ha tocado a mí. Todo un espectáculo. Ya hace dos horas que los he acostado, y por fin el pequeño se ha dormido… Al principio parecía que todo marchaba bien, con el que más problemas tengo a la hora de acostarlo es el pequeño que quiere a su madre, pero me equivoqué, esto es como la siesta, no quiere dormir, primero elige su cama para dormir pero luego el hermano mayor dice de ir a la cama de los padres... ya me ha revuelto al pequeño... de ahí que accedo a que vayan a la cama de los padres y no quiere dormir... Termino por acostarlo y salir de la habitación y supongo que ya se cansará de estar en la cama y dormirá... ¡¡¡pues no!!! ¡¡¡Ha tardado hora y media en dormirse!!! Por lo menos se quedó en su cama, jugando con sus pies...


► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄ 

3 comentarios:

  1. Bárbara16/2/16

    Pensaba que iba a ser horrible quedarme con mis HK la primera noche, pero la pasamos genial: pusimos DVD y nos hinchamos con helados.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/7/16

    Mi primer babysitting fue muy bueno, acosté a los niños a la hora prevista y no se volvieron a levantar, pero yo no me dormí hasta oír a los padres volver a casa. Me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/7/16

    Muy bueno. Yo aún no he tenido esta experiencia, pero cuando me toque estaré preparada.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...