18. De la adaptación a la integración


Adaptarse no es lo mismo que integrarse. Durante los primeros días, que quizás hayan sido un poco caóticos, has hecho lo posible para entender cómo funcionaba tu HF, los niños, los electrodomésticos e incluso cómo llegar al centro de la ciudad. Cuando ya estés un poco instalada en tu nueva vida, notarás que ahora estás en proceso de “integración”, vas a hacer tuyo lo que te rodea, vas a pasar del papel de espectadora al de actora de tu nueva vida. En unas semanas todo lo que te rodea ya no tendrá ningún secreto para ti, estarás perfectamente integrada y lista para disfrutar a tope de tu experiencia.


Vanessa (Norteamericana, au pair en Luxemburgo): “Estos días han sido un poco caóticos. Porque como todo es nuevo, pues yo ando loca, mi familia anda loca, todos adaptándonos...

Elisha (Griega, au pair en Inglaterra): Los primeros días son pura confusión, que dónde está esto, que cómo uso esto, que qué hago con esto y así.

Clima


Cuando una se va de au pair, no piensa demasiado en el clima de su destino, piensas en mil cosas acerca de la HF, de los pequeños que tendrás  que cuidar, pero el clima sí que tiene su importancia. Algunas chicas que vienen de países calientes soportan difícilmente el frío de su nueva ciudad y a la inversa, si estás acostumbrada a temperaturas medianas irte a una zona muy calurosa puede resultar duro. El clima es un elemento que no podemos cambiar, será cuestión de poner más o menos ropa y de tratar de acostumbrarte.

Si vienes de una zona caliente y llega a otra fría, te sorprenderá ver cómo la gente va vestida ligeramente cuando tú no puedes dejar el abrigo del frío que sientes.

Maria (Portuguesa, au pair en Alemania): “He aprendido que aquí 15 grados y día soleado es igual a ver a todo el mundo en la calle en chanclas, shorts y manga corta, aunque tú vayas con tu chaqueta y tu pañuelo muerta de frío.

Si estás acostumbrada a mucho sol y mucha luz, los largos meses de cielos nublados pueden afectarte la moral.

Elisa (Española, au pair en Irlanda): “El clima es una de las principales consecuencias negativas de vivir aquí y que hace que me replanteé si sería capaz de vivir aquí por más tiempo de un año. El mal tiempo no sólo fastidia y quitan las ganas de salir y de visitar lugares, sino que afectan el ánimo de una manera que una persona como yo no creía. Antes de venir aquí pensaba que era exagerada la depresión generada por el clima, hoy día no me parece tan difícil, y ver que estamos a mitad de julio y que yo aún llevo abrigo deprime de una manera preocupante...

Manuel (Francés, au pair en Irlanda): “El tiempo está fatal. Creo que ya mencioné que se ha batido el record del peor clima en verano de la historia de Irlanda… Y es que estamos todo el día sin ver el Sol. Afecta mucho al ánimo, el martes estaba hasta mareada, llevaba más de una semana sin ver un rayo de Sol y cuatro días sin parar de llover.

Grandes cambios de temperatura pueden tener consecuencias físicas, como en el caso de Sam. Protégete, sea contra el frío o contra el calor.

Sam (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “A la semana de haber llegado aquí mi cuerpo empezó a sufrir las consecuencias del cambio climático. Por el frío se me empezaron a raspar las manos, como si me hubiera caído o tenido un accidente. Mi HD me dio una crema que sirvió por unos días, pero después se pusieron peor, a veces me sangran y todo. Yo me puse guantes siempre cuando estaba afuera, pero mi cuerpo como que no quiere estar con tanto frio.

La nieve puede ser una pesadilla…

Martina (Venezolana, au pair en Canadá): “Conocí la nieve por primera vez, y la odié después, porque hace que todo se quede quieto, que nadie pueda salir, que no hayan buses ni trenes, que todos se tengan que quedar en la casa... ¡qué horror!

O un sueño, depende de cómo lo mires.

Hilda (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Mi HK mayor me levantó a las 8:00 am saltando y diciéndome un montón de cosas que no entendía, me arrastró afuera de la habitación y me mostró la ventana… ¡¡¡oh sorpresa, nieve!!! Había nieve, estaba como una boba en la ventana mirando todo blanquito, precioso, jajajaja.

Los cambios climáticos en algunas regiones pueden resultar sorprendentes.

Sylvie (Belga, au pair en Canadá): “Ha salido el Sol y me he puesto a tender mis dos coladas de ayer. Ha sido poner el último calcetín y llegar una nube. Le he gritado, literalmente, al cielo don't rain! (en inglés para que me entendiera). Y por supuesto ha sido volver a la cocina y empezar la tromba de agua. Así de rápido. El tiempo de este país  sigue vacilándome, jajaja.

Cambiar dinero, abrir una cuenta bancaria


Aunque no te vayas a hacer millonaria siendo au pair (al menos que te toque la lotería), tendrás que manejar dinero. El primer paso, si la divisa de tu país de origen no es la misma que en tu nuevo destino, es cambiar dinero. Nunca intentes cambiar en mercado negro, es ilegal y puede ser peligroso. Puedes cambiar dinero en casas de cambios o en los bancos, investiga un poco antes de decidirte ya que de un sitio a otro puede haber notables diferencias.

Lilian (Española, au pair en Inglaterra): “Lo que yo hice fue intentar cambiar en el aeropuerto de Mallorca 100 € para no irme sin libras, pero ya sabía por mi madre que había estado en Inglaterra un par de meses antes que cómo más dinero ganaría sería en las casas de cambio. Sin embargo, el cambio que me ofrecieron fue muy poco y por supuesto dije que no. En el aeropuerto de Madrid lo volví a intentar y me ofrecían algo mejor pero sabía que le podía sacar más, así que cambié sólo los 100 € que tenía pensado. El resto del dinero lo cambié en Inglaterra en una casa de cambio que encontré en Londres los primeros días y donde conseguí un cambio muy bueno.

Mackensie (Austriaca, au pair en Estados Unidos): “Venir de au pair a los Estados Unidos significa tener que cambiar nuestro dinero al dólar y aprender a desenvolvernos con esta moneda. Después de haber decidido cuánto dinero queremos traernos en efectivo, el siguiente paso es decidir cómo cambiar al dólar. Mirar a cuánto está el cambio porque puede ser interesante llegar a esperar unos días, a veces se nota la diferencia. ¿Cuándo y cómo cambiar el dinero? Banco, sin duda alguna la opción más cómoda. Es tan fácil como ir a tu banco y pedirles que te cambien la cantidad que tú quieras a dólares. No suelen darte el dinero al momento sino que tienes que pedirlo con unos días de antelación. El cambio que te ofrece suele depender del banco, algunos por ejemplo cobran comisión. Aeropuerto, en cada aeropuerto suele haber una pequeña casa de cambio para todo tipo de monedas. Está bien para los que lo dejan para el último momento. El cambio para cantidades pequeñas es muy malo, la cosa cambia si es una cantidad mayor (en torno a los 300 €), aún así no es el lugar donde mejor partido le sacarás a tu dinero. Casas de cambio en Estados Unidos, sin lugar a dudas son los sitios donde más partido le podrás sacar a tu dinero. El cambio que suelen ofrecer es bastante bueno y en las grandes ciudades suelen estar por todos lados.

Si se trata de una nueva moneda, es importante aprender cuanto antes el valor de cada moneda y billete para que nadie pueda engañarte.

Myriam (Alemana, au pair en Estados Unidos): Lo de los billetes y sus aplicaciones... siempre, siempre billetes de un dólar, lo más pequeño posible porque nunca, nunca hay cambio. Aunque tu monedero parezca una mariquita por la cantidad de dólares que tienes, no pasa nada. Sacar el fajo de billetes verdes.

Caroline (Francesa, au pair en Estados Unidos): “Esta vez les voy a dar consejos acerca de las monedas, para que se las vayan aprendiendo... jajaja. Yo soy un fiasco para esto... llevo casi dos meses acá y tengo mi monedero al tope con tanta moneda. Nunca me gusta usarlas... jajaja aparte la gente acá no es nada paciente y aquí a que termino de contar mis moneditas en la caja del súper o de lo que sea, te hacen unas caras y casi casi te quieren sacar de la fila jajaja... En fin cuando las tengo que usar yo saco varias monedas y le digo al cajero que lo cuente porque no las sé usar jajajaja... Sé que no me han robado porque siempre llevo mis cuentas al día.

Quizás te interese abrir una cuenta bancaria para agilizar trámites y poder  utilizar el dinero que tienes en tu país de origen sin que te cobren comisiones indecentes a la hora de cambiar divisas o sacar dinero con tu tarjeta.

Florence (Suiza, au pair en Estados Unidos): “¿Usar mi cuenta bancaria o abrirme una nueva? ¿Cuánto dinero llevarme? Muchas de nosotras antes de comenzar nuestra aventura au pair ya nos preocupamos por el dinero. ¿Podemos seguir usando nuestra cuenta corriente? ¿Nos podrán hacer transferencias nuestras familias? ¿Me pagará la Host Family en efectivo o a través de transferencia bancaria? Usar la cuenta bancaria de nuestro país nos costará mucho dinero. Las transferencias internacionales son bastante costosas y no sólo tiene que pagar la persona que hace la transferencia, sino que dependiendo del banco que tengamos quizás también tenemos que pagar nosotras por recibirlo. Ingreso en nuestra cuenta de origen, esto no tiene coste alguno; es decir, si vuestros padres os hacen un ingreso en vuestra cuenta normal para que saquéis el dinero en vuestro nuevo país, ellos no tendrán que pagar nada. Sacar el dinero en cajeros automáticos con la tarjeta de origen es muy caro también. Pagar con la tarjeta de crédito de origen, esto será lo único que nos saldrá gratis y el único uso que yo le daría a mi tarjeta. Si pagas en los comercios con ella no te cobrarán nada extra. Está bien para las primeras semanas que estamos aquí. ¿Me debería abrir una cuenta bancaria en mi nuevo país? Mi respuesta a esta pregunta es sí. Más cómodo para la familia para pagarnos que tener que estar sacando dinero todas las semanas. Si hacen una transferencia automática mucho mejor todavía, porque te aseguras que cobras a tiempo, ya que es normal que las familias se despisten y no te paguen y te dé cosa preguntar qué ha pasado con tu paga. Ahorro de dinero, ya que te puedes ahorrar todos los gastos de las transferencias a tu cuenta de origen, sacar dinero de los cajeros...  Más seguro para ti. Yo siempre llevo muy poco dinero en efectivo, pero estoy tranquila si surge algún problema porque tengo la tarjeta de crédito a mano, de lo contrario tendría que llevar siempre bastante efectivo conmigo y no es algo que me guste.  Mejor administración de tu dinero. Yo creo que es una de las partes más difíciles siendo au pair porque al ser una paga semanal si la recibes en efectivo solemos tender a gastarla a la primera de cambio. Sin embargo, si tienes el dinero en una cuenta bancaria siempre puedes ver dónde se ha ido tu dinero, la cantidad que tienes, estado de la cuenta... El inconveniente es que siempre tienes que estar yendo a un cajero para disponer de efectivo, pero bueno suelen haber muchos cerca. Y bueno, a mí a veces me da pereza ir a sacar dinero y salgo ganando porque así no gasto.

Encontrar au pairs y amigos


Si antes de venir ya habías encontrado au pairs que viven cerca, es hora de conocerlas “de verdad”. Es muy importante relacionarte con gente de tu edad, sean au pairs o no. Aunque te sientes muy a gusto con tu HF, tienes que salir a la calle, tener vida social. Como acabas de llegar y no conoces aún a casi nadie, se te hace un mundo y crees que jamás encontrarás a nadie de tu edad o similar para salir, de eso nada, en todos los rincones del planeta hay gente con ganas de conocerte. Se ha comprobado que una au pair que no sale de casa, no se relaciona con otras personas que las de su HF tiene más tendencia a sentirse sola y deprimir. 

Marlen (Argentina, au pair en Alemania): “Lo que más me pesa es la soledad... Aquí siento que no tengo amigos ni familia, lo que viene siendo una soledad que si lo pienso se convierte en llanto.

Intenta averiguar si viven otras au pairs cerca de tu casa, de tu barrio o de tu ciudad. ¿Quién mejor que otra au pair puede entenderte? Podréis compartir vuestras experiencias, algunas lágrimas y muchísimas risas. Si encuentras una pair que ya lleva cierto tiempo en su HF quizás te pueda presentar a más au pairs y amigas, así se va formando tu nuevo grupo de amistad.

Paola (Española, au pair en Alemania): “Si bien antes me quejaba de escasa vida social, ahora debo decir que estoy plenamente satisfecha, porque con mi amiga Helen es que no paro, todos los fines de semana los tenemos ocupados yendo de un lado para otro.

Faith (Austriaca, au pair en Estados Unidos): “En mi ciudad hay una chica de Japón, también au pair, que nos hemos conocido esta semana. Es muy agradable y ella ya conoce la ciudad, me ayuda un poco con las relaciones sociales. A voz de pronto, para conocer gente que hay... ¡pues una fiesta! y para seguir con las costumbres de aquí ¡la fiesta es en una casa! Mis nuevas amigas me recogen en casa, ya son dos nuevas amigas, ambas japonesas, una au pair, otra casada con un chico que es checo pero es militar y que ahora está en Afganistán.

Sofia (Italiana, au pair en Francia): “He tenido la inmensa suerte de encontrar a otra au pair aquí, con la que tengo muchas cosas en común, y con la que comparto todo lo que se me cruza por la mente.

Quizás puedas conseguir amistades a través de tu HF.

Nicole (Italiana, au pair en España): “Mi HM empezó a hablar con la dueña del bar (a la cual conocía, claro) para que me presentase a su au pair, una italiana. En seguida apareció la chica, y estuvimos hablando un buen rato.

No sólo puedes salir con tus amigas au pairs cuando tienes día libre, sino que también cuando estás con tus HK, a ellos les encantará jugar con nuevos amiguitos y tú tendrá tiempo para charlar con tu amiga.

Christelle (Francesa, au pair en Estados Unidos): “Cuando empiezan los problemas, por mínimos que sean, uno empieza a extrañar mal, que quieres a tu mamá y volver y blablabla. Por eso es súper importante hacer amistades. Para pasar por esto juntas, porque seguramente otras au pair también van a estar pasando por diferentes situaciones. No todo es color de rosa.

Marilyn (Inglesa, au pair en Italia): “Allí me encuentro con la au pair española y sus niñas, que se han hecho amigas de los míos ¡genial! Los dejamos a su aire y nos ponemos a hablar como siempre. Al llegar la hora de comer berridos y pataletas porque no quieren irse y quieren seguir jugando con las niñas jajaja, a mí me va genial, así puedo quedar con mi amiga ¡incluso cuando trabajo! Y a la host mum también le parece bien, tanto que las ha invitado a venir a casa y jugar todos en el jardín.

Por otra parte, no salgas sólo con au pairs, es bueno salir también del “ambiente au pair”, dejar de hablar de HF y de los HK. Es fácil encontrar gente con la que relacionarte sin hablar siempre del trabajo.

Gabrielle (Canadiense, au pair en Francia): “Creo que ya estoy saturada de tanta au pair, no digo que sea malo tener amigas au pairs, es sólo que no quiero pasar mi tiempo libre hablando de mis host family y mis problemas con la casa y los niños, hay más vida fuera de este mundo.

(Inglesa, au pair en España): “Contaros que he conocido ya a dos inglesas que viven aquí al ladito, ayer por la tarde estuvimos tomando unos refrescos en una terraza en el centro, y muy bien la verdad, se agradece.

Hay mil maneras de encontrar gente…

Marina (Española, au pair en Francia): “Una madre me paró y me preguntó que si era la nueva au pair de la familia. Me dijo que tiene una au pair en su casa que se llama Irina, que es de Portugal y que habla muy bien español y que tenía muchas ganas de conocerme. Me apunté su número.

Sandra (Española, au pair en Inglaterra): “El viernes me fui a leer al césped de la catedral Starbucks en mano, y en esas estaba yo, tirada por ahí cual vagabundo leyendo descalza comiéndome un Kinder Bueno, cuando una chica de mi edad me dijo que estaban buscando gente para un trabajo en verano, y le dije que muchas gracias pero que ya tenía trabajo... el caso es que me preguntó que de dónde era... y al final terminamos hablando un buen rato ¡Súper maja! Al final me dijo que se tenía que ir que su jefe andaba por allí y no quería que la echara la bronca, pero nos intercambiamos el Facebook y los móviles para seguir en contando. Es británica y está estudiando en la universidad de aquí, vive en un piso con unos amigos ¡¡y se llama Fanny!! Ay, si es que yo me emociono mucho. Según se fue, una mujer que estaba sentada cerca de mí con dos niños me dijo que me había oído decir que era española... ¡En español! Así que allá que me fui a hablar con ella, resulta que los padres de dicha mujer eran españoles y se mudaron aquí (la mujer nació ya aquí). Me estuvo contando un montón de cosas, que intenta mantener el español y hablarles a los niños para que así lo aprendan también, total... que empezamos a hablar y estuve ¿dos horas? hablando con ellas sentadas en el césped (¿Problemas yo para socializar?). Al final también intercambiamos los mails y yo me vine a casa más contenta que un regaliz con dos nuevas amigas. La verdad que fue genial poder hablar y escuchar español, unas lágrimas de emoción que me caían...

Puedes dejar un anuncio en un sitio donde va gente joven, estudiantes, para hacer intercambio de idioma, no te cuesta nada y es otra manera de crear tu grupo de amigos.

Antoine (Francés, au pair en Inglaterra): “Una vez al mes hacen quedadas de intercambio de idioma. Vienen franceses que quieren aprender inglés e ingleses que quieren aprender francés. La quedada será más o menos en dos semanas.

No olvides la importancia de las redes sociales y de lo fácil que es encontrar amigos de esa manera.

Kylie (Holandesa, au pair en Irlanda): “Nosotras nos conocimos a través de nuestro gran amigo Facebook, es un buen sistema para encontrar au pairs, hay diversos grupos y si vienes sola (como venimos casi todas) está muy bien para conocer gente. Después, a raíz de hablar por internet hemos hecho algunos viajes juntas.

Matricularte en una escuela de idiomas


Ser au pair implica poder asistir a clases de idioma, la au pair debe tener no sólo el tiempo libre para ir a clase sino también la posibilidad de desplazarse hasta la escuela. Se suele respetar este requisito, pero insiste en que la familia te indique qué tipos de clase son accesibles, cuánto cuestan, cuántas horas son a la semana y cuánto tiempo se tarda en ir y volver. Todas las clases no son de la misma calidad y tienes derecho a saber si las que hay a tu disposición son clases en la universidad o en una asociación de vecinos. Ir a clases de idioma tiene principalmente dos propósitos: mejorar tu nivel de idioma y conocer a gente para empezar a tener vida social.

Las clases son ideales si quieres mejorar tu nivel de idioma, tanto oral como escrito.

Zoé (Francesa, au pair en Inglaterra): “¿Qué estoy haciendo para aprender inglés? Estudiando aquí, por mi propia cuenta , sentada frente a mi pc, buscando cosas en internet, leyendo libritos para niños, viendo TV en inglés, preguntando palabras, escribiendo, y cuanta cosa se me ocurre porque ya me di cuenta que mi idea de estudiar inglés no es tan sencilla. La cosa fue que terminé inscribiéndome en un curso que encontré en la misma universidad, para el cual tuve que presentar un test donde me ponían a escribir una carta sobre un tema dado y luego a leer unos 6 ó 7 artículos y responder unas preguntas. La primera vez que lo hice saqué 60, y resulta que para poder tomar la clase tenía que sacar 61. Me puse muy muy triste, llegué donde mi HF súper aburrida porque esa era mi meta principal y ahora no podría estudiar hasta dentro de un buen tiempo que mejorara mi nivel y presentar el test de nuevo. Esa noche me fui a dar una vuelta con una amiga y mi HD me envió un mensaje diciéndome que por un sólo punto no me podía rendir, que me iba a llevar al día siguiente para que lo presentara de nuevo y ver qué pasaba. Pues bueno, me levanté muy emocionada, ese mensaje me dio mucho ánimo y esa mañana presenté el examen de nuevo… el resultado fue muy alentador: 80 puntos. Estaba muy feliz, no puedo describir lo que sentí en ese momento. Si mi HD no me hubiera mandado ese mensaje, creo que nunca habría hecho de nuevo el examen. Mis clases comenzaban a la semana siguiente y estoy muy ilusionada.

Y lo son también si quieres conocer a gente de diferentes países.

Océane (Belga, au pair en Inglaterra): “Esta semana he empezado el curso de inglés. En principio tenía clase sólo los viernes, dos horas y media, pero resulta que no había suficiente gente para ese curso y lo anularon, así que me presenté el jueves –era el segundo día ya, pero en fin– a un curso “inferior”. Era una clase de B1, así que no sé dónde pretendía meterme la madre, porque llego a ir a una clase de B2 y no salgo viva de allí. En definitiva, que me encantó. Todo. Somos siete personas, creo, y la profesora es muy amable y comprensiva. Lo entendí todo. Casi lloro de la emoción, sin exagerar. Vale que la mujer me hablaba como si fuera retrasada, porque me cuesta mucho soltarme aunque entienda lo que me digan (frustración máxima), pero volví a casa motivada. Además, que son dos tardes, y haré más horas a la semana. También conocí a dos estudiantes de la universidad y me han abierto las puertas a una vida social inminente, ya que me han dicho que me avisarán cuando queden y salgan.
Calixta (Española, au pair en Francia): “¡Ya empecé mi curso de francés! Estoy en el A1, así que de momento es muy muy muy sencillo, pero bueno, estoy recordando cosas... La profesora es una mujer mayor, la cual se esfuerza por hablar claro y despacio… de momento me gusta. En clase somos 16 personas, de todas las nacionalidades ¡parecemos la ONU! Incluso hay gente de países que me sorprendieron... hay un indio, un pakistaní, un bosnio, un italiano, dos polacos, 3 brasileños, una colombiana (¡¡Sí, alguien con quien poderme entender en condiciones!!) uno del Líbano, de Israel, de Georgia, Serbia y de Sudáfrica.

Antonia (Argentina, au pair en Estados Unidos): “¡Estoy oficialmente en este curso! Somos unos diez en total y hay una mujer peruana que cuando supo que era argentina se volvió loca de alegría diciendo que por fin podría hablar español con alguien (está casada con un alemán y hablan en inglés), el resto del grupo muy majo también, además hay un chico y una chica de mi edad, ella de Romania y él de Suiza con los que además puedo practicar mi inglés. Así que ya estoy un poco más socializada.

Aitana (Española, au pair en Canadá): “Estoy en una clase multicultural: 3 japoneses, 3 polacos, una de Gales, un indonesio, una de Ecuador, 2 holandeses, 1 turca y 2 españoles, contándome a mí. Todos son mayores que yo. El español se llama Fernando y tendrá como unos 40 y pico. Y la chica de ecuador unos 30 pero es muy simpática. ¡Lo mejor de todo es que mi profesor, que se llama Tony habla español! Y aún mejor, sabe situar mi ciudad en el mapa de España!

Para desconectar de tu vida de au pair

Pues sí, necesitas salir de casa y desconectar de tu vida de au pair, por mucho que te guste. Estar tranquila y sola sin tus HK hará que vuelvas a casa con más ganas.

Giulia (Italiana, au pair en Austria): Estoy muy orgullosa de ir a esa clase porque así puedo desconectar un poco de todo, está a más de 7 km y me gusta ir a pie, así que ayer caminé ¡más de 14km! Cuando se lo digo a la gente se queda alucinada, pero no sabéis lo bien que me sientan esas largas caminatas. Me encanta.

Paige (Norteamericana, au pair en Francia): “Definitivamente las clases me ayudan muchísimo con el idioma y además me quitan la locura de mi semana. Para que os hagáis una idea, suele ser mi mejor momento del día junto con el de caer rendida en la cama.

Otras actividades


Aprovecha tu tiempo libre para inscribirte a varias actividades, será la ocasión para encontrar a gente y cambiar de aire. Volveremos sobre este tema en el capítulo “Tu tiempo libre”.

Andrea (Portuguesa, au pair en Alemania): “Empecé un nuevo gimnasio y voy a clases de danza, las cuales fueron recomendadas por mi HM, quien constantemente me está incitando a que busque actividades y haga cosas.


► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄ 

4 comentarios:

  1. Paqui16/2/16

    Tras dos meses aquí en Irlanda sigo sin entender el clima y muerta de frío.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/7/16

    En mi caso fue bastante rápido, pero yo estoy acostumbrada a viajar desde pequeña.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/7/16

    Muy bien escrito.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1/7/16

    Así es. Tus palabras son de verdad lo que a mí me ha pasado.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...