16. Cuando la “futura ex au pair” sigue en casa de la HF


Transición


Muchas de las HF que tienen au pair suelen pedir a la “futura ex au pair” que se quede unos días para “formar” a la nueva au pair: tú. Este periodo de transición tiene muchos aspectos positivos, ¿quién mejor que la au pair para explicarte todo lo que tienes que saber?, pero también puntos negativos ya que puedes sentirte un poco fuera de lugar mientras ella sigue en casa. Piensa que sólo son unos días y que ella está para ayudarte, pregúntale todo lo que quieras, sobre todo lo que no te atreverías a preguntar a la HM o al HD.


Hailey (Alemana, au pair en Inglaterra): “No soy la primera au pair en mi Host Family, de hecho soy la segunda au pair. El primer puesto le tocó a Suzanne quien empezó a cuidar de las niñas cuando sólo tenían seis meses hasta esta semana. Exactamente dos años viéndolas crecer y convirtiéndose en esas niñas tan monas que son a día de hoy. Y ahora es mi turno. Aunque he de decir que lo ha hecho tan bien que ha dejado el listón muy alto. A día de hoy convivimos las dos bajo el mismo techo ya que mi Host Family para una mejor transición para las niñas y adaptación para mí decidió que las dos coincidiéramos durante unos quince días y de esta manera no sería tan brusco para ninguna de nosotras cinco el cambio.

Jessica (Colombiana, au pair en Estados Unidos): “Lunes y martes: estuve todo el día persiguiendo a la au pair e intentando colaborar en lo que podía, aunque me dedicaba más bien a observar todo. Miércoles: la au pair comenzó a dejarme algunos momentos sola con las niñas. Jueves: estuve todo el día yo a cargo de las niñas, pero la au pair estaba en la casa. Algo que no funcionó del todo bien, porque los niños sólo preguntaban por ella y querían que ella hiciera todo. Cosa muy normal pues es a lo que están acostumbrados y llevan con ellas un año. Viernes: cambio de táctica. Les dijimos a los niños que su au pair se había ido a trabajar y que vendría por la noche. Aunque preguntaron bastante por ella, este día fue mucho más tranquilo. Y la verdad que disfruté mucho con los pequeños.

Sentirte fuera de lugar


Mientras sigue la “futura ex au pair” en casa es posible que no puedas instalarte en tu dormitorio ya que lo ocupa ella, por lo tanto es más difícil sentirte a gusto e integrada. Es un sentimiento normal, no sientas celos porque ella está ocupando el lugar que tú quieres ocupar. Sólo son unos días.

Charlotte (Norteamericana, au pair en Francia): “La antigua au pair sigue esta semana con nosotros así que de momento tengo una habitación improvisada.

Victoria (Austriaca, au pair en España): “Estos días no están siendo muy agradables. Yo me siento desconectada y desubicada, no sé qué es lo que esperan de mí ni sé que es lo que quieren que haga, sólo hago de ir de un sitio a otro intentando hacerme un hueco.

Tus HK


El sentir que tus HK te aceptan es muy importante porque vienes a cuidar de ellos, a intentar dar lo mejor de ti, si ves que la respuesta se parece más al rechazo que al cariño, duele. Tienes que pensar que esta situación es provisional, que es normal que quieran a la au pair que han tenido durante los últimos meses y que es lógico que les cueste aceptarte, tú eres la nueva, la que no conocen, tu presencia significa que su au pair actual se va a ir. No te preocupes, poco a poco los niños se van a acercar a ti y te abrirán su corazón.

Belinda (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Mi primer día de trabajo fue el lunes, cumplía una semana en Estados Unidos y era mi tercer día con ellos, la au pair anterior estaba y ese día trabajaríamos juntas, ella toda linda, mexicana como yo, sinónimo de español todo el tiempo , me explicó la rutina de los niños, ella es muy buena con ellos, obvio, tenía un año ya aquí y por supuesto se veía que la trataban como parte de la familia, los niños simplemente la adoran. Estuvimos ahí con los niños, obviamente ninguno de los dos quería nada conmigo, todo con ella, desde ahí empezaba el odio o repulsión hacia mí, no querían ni que los viera, pasé momentos realmente difíciles.

Jasmine (Sueca, au pair en Estados Unidos): “Soy yo la cuarta au pair y aunque he de decir que fue difícil las primeras semanas y sobre todo los primeros días, después de un mes creo que los HK ya se están habituando a mí. Y aunque quizás sea más difícil un reemplazo que otro creo que ninguno de ellos es un camino de rosas, sobre todo en Estados Unidos donde los niños como mínimo suelen pasar un año con una misma persona y esa persona de repente, así sin más, un día se tiene que ir.

Hannah (Venezolana, au pair en Canadá): “Estoy un poco triste porque claro... los niños, estando aquí la otra au pair con la que llevan viviendo un año, no me quieren a mí... a ratos sí, pero en otras cosas me dicen: “no, tú no”. Yo lo entiendo, porque sin ser pequeña igualmente preferiría ir con alguien que conozco que con alguien que acaba de llegar pero... una que llega aquí súper ilusionada y se encuentra que no tiene habitación propia, ni móvil, ni coche y encima el niño no quiere ni que le saques de la cuna por la mañana porque eres tú... Los primeros días cuestan... pero bueno, me doy la vuelta y respiro hondo y pienso: no pasa nada, es normal jajajaja luego sonrío y se pasa otro día más.

Sydney (Norteamericana, au pair en Francia): “A las 7 tenía que estar lista y para levantar a Rachel y prepararla para llevarla al cole. Pero como es comprensible, cuando me vio empezó a decir que quería a su au pair. Yo como todavía no sabía muy bien cómo actuar con ella empecé a hablarle, pero pasó de mí y se fue a la habitación de la antigua au pair. Caroline me dijo que era normal que no me preocupara, que se acostumbraría a mí. Pero yo me sentía fatal, porque realmente no sabía qué hacer o cómo actuar, así que Caroline tomó las riendas y yo miraba, preguntaba y escucha...

Julie (Belga, au pair en Irlanda): “La baby kid no me acepta, la au pair que tienen pasa mucho tiempo con ella y la baby está muy apegada. Es normal, está con ella desde que tiene un año. Aún así es frustrante ver cómo por mucho empeño que le ponga ella no quiere ir conmigo.

Una gran ventaja


Poder convivir con la au pair que ha pasado meses o un año con la HF donde acabas de llegar es una inmensa ventaja y debes procurar verlo así. Ella conoce perfectamente la dinámica de la HF, cada detalle, lo que les gusta, lo que nos les gusta, lo que hay que saber para no equivocarte, te puede contar mil anécdotas, sus propios errores, las manías de los niños, de la madre, del padre, cómo actuar con la abuela o el vecino de al lado. Te puede enseñar dónde ir a pasear, dónde salir con gente de tu edad, te puede presentar a sus amigas, ella misma puede ser tu amiga. Olvida que mientras ella está tú no te sientes a tus anchas y piensa en la suerte de llegar a un sitio totalmente desconocido y de tener a una chica de tu edad para enseñarte todo. Ahora ella es la “futura ex au pair” y tú la au pair “en función”, pero piensa que dentro de unos meses o un año tú formarás a la “nueva au pair”.

Petra (Alemana, au pair en Italia): “La comunicación se me da mejor con la au pair con la que puedo hablar en alemán. La paciencia que está teniendo conmigo y la dedicación para enseñarme todo es increíble. Además me ha presentado a otro au pair que vive cerca, hemos ido de compras, a tomar café, conocer la zona... no tengo ni una sola queja al respecto.

Alejandra (Boliviana, au pair en Estados Unidos): “La primera semana: la au pair anterior todavía estaba por aquí, así que me estuvo enseñando a lo largo de toda la semana como ir haciendo todo: desde cómo poner la lavadora de platos, como preparar la comida del bebé, recordarles a los niños que siempre... siempre tienen que decir "Please" y "Thank you". Me enseño dónde va todo, me platicó sobre la familia, como la trataban a ella, y así... La verdad fue una semana un poco pesada, porque sentía que tenía mil cosas que aprender, y porque además todo el tiempo me estuvieron diciendo qué hacer. Pero la verdad si se lo agradezco muchísimo, porque pues ahorita que ya estoy sola con los niños, no sé que hubiera hecho si no me hubieran dicho cómo se hace cada cosa.

Destiny (Inglesa, au pair en Francia): “La antigua au pair me está ayudando con todas las tareas, preguntas, recados como abrirme la cuenta en el banco, etc. No siento celos hacia ella, creo que ha hecho un buen trabajo como au pair y ahora está pasando el testigo a la siguiente. Sé que con los niños me va a costar un poco, pero estoy preparada para lo que me venga y sé que lo haré bien.

Morgan (Francesa, au pair en Inglaterra): “Me siento bien aquí, la familia es muy agradable, pero aún me siento fuera de lugar. Está la au pair anterior, es majísima, me está ayudando mucho y todo lo hace de buena fe, pero la realidad es que hasta que no se vaya yo no sé cuál es mi lugar aquí. Porque al estar ella los niños obviamente le hacen caso a ella porque es la que sabe lo que se tiene qué hacer y cómo lo han hecho todo este tiempo y hasta que no se vaya pues no se adaptarán a mí, igual que yo no me adaptaré hasta que tenga mi habitación, las cosas fuera de la maleta y cosas de estas que normalmente puedes hacer el primer día que entras en la casa. Pero bueno, no tengo queja de momento porque sé que esta situación es temporal y se supone que las aguas volverán a su cauce y yo acabaré tan contenta y feliz como está la chica actual así que... don't worry!


► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄ 

1 comentario:

  1. Mimmi16/2/16

    Hi Isabelle, I love that picture of Jamie and me. We miss you guys!!! You're a wonderful HF. ♥

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...