15. Los primeros días

Conocer la casa


Te has despertado en una cama extraña, en una casa extraña, en un país extraño y estás rodeada de gente extraña. Para que todo forme poco a poco parte de tu vida, tienes que empezar a conocer dónde vives y hacerte con la casa para que esta casa “desconocida” pase a ser “tu casa”.

Tiphaine: (Canadiense, au pair en España): “Desorientación: Es la primera sensación que sentí hablando literalmente. Cosas como acabar en el salón cuando en realidad quería ir a la cocina. Descubrir cada día adonde va una puerta de la casa. Entonces llegó ir a trompicones por todos lados. ¿Dónde se encienden las luces?


Mélodie (Francesa, au pair en Estados Unidos): “Aprendiendo a usar electrodomésticos y cosas automáticas: Por muy increíble que os parezca ni siquiera sabía cómo cerrar la puerta del coche. ¡Tienen un botón en la puerta para ello! o dándole un tirón al manillar y por arte de magia se cierra sola. Cosas tan básicas como poner a funcionar el microondas fue otra odisea ¿Para qué sirven tantos botones? Tampoco os sorprendáis si os digo que no sabía cómo funcionaba el interruptor de la luz de mi habitación. No sabéis cómo mola esa palanca que tienen para subir y bajar la potencia de la luz o el botón del ventilador. Apasionante.

Lidia (Española, au pair en Inglaterra): “El microondas si es como el de mi casa con la diferencia de que en mi casa yo no uso nada para proteger la comida... un día se me ocurrió poner a calentar un arroz con carnecita para mí... cuando en el segundo 15 todo empieza a tronar como si se estuvieran haciendo palomitas jajaja, en eso baja mi Host Dad y me pregunta ¿¿¿qué pusiste ahí??? y le expliqué, él lo para y abre el microondas y en eso mi arroz estaba por todo lado menos en el plato jajajaja... Entonces me dijo cada vez que pongas lo que sea tienes que ponerle esta tapa encima jejejeje... Aprendiendo estoy…

Como la cantidad de información puede llegar a ser tremenda, es buena idea apuntar todas las novedades, así tienes lo que necesitas a mano y en caso de dudas tienes dónde referirte. Recuerda que tienes todo el derecho de preguntar, las HF saben que el periodo de adaptación es normal y deben estar dispuestos a ayudarte en lo que sea.

Estelle (Francesa, au pair en Italia): “Con el bloc de notas del móvil abierto me dispuse a apuntar hasta el más mínimo detalle. Lo hice con el móvil porque siempre lo tenemos con nosotras y es más fácil que estar buscando una libreta. Horarios, días de hacer la colada, comidas, rutina de la siesta, rutina para dormir, baño, pañales, canales de televisión de las niñas, maletas del día de la guardería, bolsos de fin de semana... absolutamente todo apuntando para no olvidar nada. Aunque ya he olvidado algunas cosas y aprendido de mis errores.

Dacey (Griega, au pair en Francia): “Yo recibí un libro de anotaciones de mi familia y la verdad que me ha venido genial para anotar todas las pequeñas cosas que una tiene que aprender al inicio.

Una manera de sentirte más a gusto en esta nueva casa es decorar tu dormitorio, darle un toque personal que lo haga tuyo y donde te sientas bien.

Cécile (Francesa, au pair en Holanda): “He aprovechado para cambiar la disposición de mi habitación, porque me encontraba con el problema de que no podía leer por las noches cómodamente por falta de enchufe para la lámpara... Así que he redistribuido los muebles para poder conectar la lámpara a un enchufe.

Iris (Portuguesa, au pair en Irlanda): “Mi cuarto es el ático de la casa, así que está en el tercer piso. ¡¡¡Me encanta!!! Tengo mi propia televisión, mi cama, mi propio ordenador e impresora, y además un sofá cama. Además de mi enorme armario y dos muebles cajoneros que les aseguro que este año me encargaré de llenar.

Felicia (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Compré una bandera de México para tenerla ahí en mi cuartito.

Visitar los alrededores


Seguro que cuando ya estés acostumbrada a tu nueva casa tendrás ganas de salir y ver los alrededores, sea en una ciudad enorme o en un pueblo muy pequeño, todo es nuevo y descubrir lo que tienes cerca te ayudará a sentirte más a gusto y más integrada en tu nueva vida. Por si acaso, apunta la dirección de la casa y algún punto de referencia, así si te pierdes, no pasa nada.

Es importante que empieces a salir de casa, si no te podría llegar una sensación de agobio que puede generar tristeza y sentimientos negativos, oblígate a salir.

Amélie (Canadiense, au pair en España): “El no saber orientarte por dónde vives es lo peor. Me da sensación de encierro al no poder moverme a donde querría ir. Ahora que aún no tengo confianza con gente, podría estar haciendo muchas cosas por mi cuenta, siempre he sido bastante independiente, voy a la playa sola, o podría ir al cine. Pero la sensación y el miedo de no saber por dónde andar y moverme simplemente me paralizan y me hacen sentirme súper triste. Ya he empezado a dar mis primeros paseos en bici, y moverme con el coche por la ciudad, así que espero que esto también mejore.

Emma (Inglesa, au pair en Francia): “Yo ya sé coger el autobús desde mi "pueblo" hasta la ciudad, y bajarme en la parada de la calle de las tiendas ¡Sin perderme! ¡yuju!, voy progresando.

Madison (Irlandesa, au pair en Italia): “Por supuesto no tengo ni idea de cuál era la calle que llevaba al centro, es más, creo que si salgo de la casa, en cuanto la pierda de vista ya no voy a saber volver nunca en la vida. Pero estoy harta de pasarme el día en casa. Tengo que ser valiente y salir.

Algunas HF dedican tiempo a su au pair para enseñarle la parada de autobús, el centro de la ciudad y dónde salir los fines de semana.

Felipe (Español, au pair en Estados Unidos): “Los padres han estado enseñándome la zona, las carreteras, los centros comerciales, el banco, los autobuses para ir a New York, los horarios, las librerías, donde viven otros au pairs... Vamos que tengo un gran caos en mi cabeza a día de hoy que no os hacéis una idea. ¡Espero no olvidar nada!

Otras HF simplemente te dejan que descubras por ti misma lo que tienes a tu disposición.

Émilie (Francesa, au pair en Inglaterra): “Después me he ido a dar una vuelta por el centro de la ciudad mapa en mano porque claro, sales tú de casa muy decidida y te das cuenta de que no has estado en esta ciudad en la vida y que lo mismo no tienes ni zorra de cómo llegar adonde quieres, así que te subes de nuevo los tres pisos para ir a por el mapita. Así que allá que me he ido con mi mapa y mi bolso que me sentía Dora la Exploradora. Creo que he dado una vuelta un poco estúpida, pero he llegado a la calle principal donde hay muchas tiendas que tienen muchas cosas. He estado cotilleando por un par y me he ido enamorando de todo. En la cuarta tienda ya he sido consciente de que el dinero que voy a llevar ahorrado a Francia va a ser más bien poquito. He estado en una librería enorme y he tenido que contenerme para no gastar allí todos mis ahorros... Al final no he podido resistirme del todo y me he comprado "The world of The Hunger Games" un libro muy chulo con fotos y cosas de la peli. Para celebrar el descubrimiento me he comprado un Kinder Bueno y dos MilkyWay, los cuales debo decir que no me han gustado. Después he estado en algunas tiendas de ropa maravillosa, en GAP me he muerto de amor y en alguna otra que era tan cara que casi me desmayo ahí mismo. He visto gente con bolsas de Primark, ahogaré mis penas allí.

Olivia (Venezolana, au pair en Canadá): “No han faltado tampoco momentos conmigo misma, interiores y bellísimos, explorando un poco más el espacio tan inmenso que me ofrece el pueblo en el que vivo y los alrededores... En uno de mis días libres cogí la bicicleta y paseé con ella (y con mi música favorita a todo volumen de fondo; en serio, es increíble la sensación de pasear en bici por un lugar tan mágico, con el viento en la cara y el pelo) por el pueblecito que hay, por la orilla del río y por las montañas.

Isabella (Boliviana, au pair en Estados Unidos): “El martes decidí que necesitaba salir de casa y me fui a la aventura, la au pair me dejó en la parada del bus y esperé unos cinco minutos hasta que llegó. Me subí y llegué hasta la estación más cercana de metro. Luego cogí el metro (después de averiguar cómo sacarme el billete con una explicación que me costó mucho entender del señor de seguridad) y llegué hasta el centro de Washington DC. Creo que fue uno de los mejores momentos de la semana porque me sentí súper libre... Es un poco caro la verdad porque no tenía bono ni nada y lo malo fue que al volver no encontré la parada más cercana de autobús (porque el sábado descubrí que me la había saltado y que no hubiera tenido que andar ni un metro) y tuve que andar mucho para encontrar una y además, cuando lo conseguí... el autobús no venía y asustada por si ya no venían más (no eran las 9 de la noche, pero no en todas las paradas pone el horario) empecé a andar siguiendo las paradas de autobús (porque ni idea del camino de vuelta a casa) hasta que al cabo de unos 45 minutos (yo estaba como 8 paradas más adelante que la de inicio) llegó un autobús y me llevó hasta la parada más cercana a casa (en la que bajé por inercia porque ni idea de los nombres de las paradas) y al final llegué a casa. Tarde una hora y pico más en llegar a casa que lo que hubiera sido normal y tuve que andar de noche por calles poco iluminadas... pero estuvo bien.

Anne-Marie (Belga, au pair en España): “No estoy aquí para quedarme en la casa sin hacer mucho, mañana iré a conocer lo que me falta por conocer de la ciudad y el martes (como también lo tengo libre porque es fiesta) pues iré a algún otro sitio para conocer, no puedo volver a Bélgica sin conocer nada.

Tiempo para que los niños se acostumbren a ti


Mientras tú te estás acostumbrando a tu nueva vida, tus HK se están acostumbrando a ti, su nueva au pair. Algunos niños se hacen enseguida con la nueva au pair, a otros les cuesta un poco más, sólo es cuestión de ser paciente y mantener siempre la calma. Este problema de adaptación de los niños a ti suele ser más agudo cuando la futura ex au pair sigue en casa. Pero ya sabes, paciencia.

Samantha (Lituana, au pair en Francia): “Les duele encariñarse de todas las au pair y que todas se acaben yendo.

Ava (Canadiense, au pair en Portugal): “El peque ya se ha acostumbrado a mí y a los tres días ya no me monta numeritos por las mañanas, que parecía que lo estaba maltratando, a veces me decía "¡quiero a mi mamá!" pero le cambiaba de tema y se olvidaba. Me estoy volviendo un genio en psicología infantil, jejejeje.

Mathilde (Francesa, au pair en Irlanda): “Lila cada día me acepta mas, así que las cosas son bastante más fáciles. Ya me da la mano al cruzar y me dice "please" en vez de encasquetarme la mochila con cara de "hazlo o muere"... Se nota que llevo unos días ya.

Ashley (Norteamericana, au pair en Francia): “Ya es casi una semana aquí y he notado un gran avance en el comportamiento de la niña… Al menos ya me habla y deja que juegue con ella... Aunque todavía no es al 100... pero poco a poco, con el tiempo... me aceptará por completo… así que ya saben... si les pasa algo similar... hay que darles tiempo para adaptarse.

Sophia (Griega, au pair en Estados Unidos): “Los niños son un amor. Tienen sus cosas, como todos, pero son muy abiertos y cariñosos. El primer día ya me abrazaban y me trataban como si me conocieran de toda la vida. Supongo que será porque desde los dos años han tenido au pairs. Eso hace que sean más abiertos ante otras culturas y otras personas.

Echas de menos a los tuyos


Aunque tu HF sea muy buena y te sientas a gusto, los primeros días pueden ser duros y echarás probablemente muchísimo a tus seres queridos: tu familia, tu novio, tus amigos e incluso tus mascotas. Es normal y no debes sentirte mal por ello, algunas lágrimas sólo son una reacción a tantos cambios. Esta nostalgia de tu vida “anterior” puede durar unos días, una semana, diez días, pero ya verás cómo conforme te vas adaptando, menos echarás de menos a los tuyos, no porque dejas de quererlos, sino porque te vas creando una nueva vida. Por supuesto que de vez en cuando echarás de menos a tus seres queridos, pero de manera más esporádica, no constantemente. Es un proceso que necesita tiempo, cuando tu mente pasa de estar en el pasado a vivir lo presente y disfrutar de ello.

Elizabeth (Colombiana, au pair en Estados Unidos): “A quien sí echo de menos es a esas personitas de mi día a día que tanto quiero... Mi madre, a la que tengo presente a cada momento, mi espléndida familia (abuelos, tíos) mis amigos (y más que amigos)...

Alexia (Francesa, au pair en Canadá): “La diferencia horaria con mi casa son siete horas menos que allí, esto me ha supuesto estar muy triste, porque mis noches estoy sola y sin nadie con quien hablar. Espero pronto poder decir que la tristeza ha pasado, pero lo cierto es que ahora me está aún pegando fuerte. Echo de menos mi casa y a mi familia. Echo de menos a mis amigas. Echo de menos el mar y sus acantilados…

Grace (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Este día tuve el famosísimo homesick, me sentía terrible, y cómo no hacerlo si yo venía con toda la ilusión de que mis HK fueran súper lindos tengo que decir que los otros dos si me quieren, pero estoy sola, o sea sin amigos, ni familia, sentía que el mundo se me venía abajo comencé a mirar fotos de mi familia, mi hermosa perrita y los últimos días que pasé con mi familia, recordé cómo lloramos en el aeropuerto, etc., y decía yo ¿cómo demonios voy aguantar un año así? ¿Será que me espero un mes para darme en rematch? Y luego pensaba no puedo dejar así a la HF, ellos siempre fueron muy buenos conmigo desde que llegué, tampoco me puedo regresar a mi casa, o sea el esfuerzo que hicieron mis papás para pagarme todo, mi sueño de venirme a vivir un año aquí, luego llamé a mis papás y ya platicamos que cómo estaba y todo, pero llorar, reflexionar, hablar con mis papás, etc. me hizo sentir mucho mejor.

Sarah (Española, au pair en Bélgica): “Ahora mismo estoy con una morriña un poco fuerte de España así que puede que divague un poco. Ya me lo advirtieron la crisis de los primeros días. La verdad es que he salido de casa tres veces antes de venirme como au pair, pero siempre han sido sólo tres meses así que ya, ahora mismo esto para mí es nuevo. La cosa es que estoy mirando todo el rato videos y blogs de España y uf, lo echo de menos, y cada vez me doy cuenta más que me encanta mi país, nuestra cultura, nuestra comida, lo pequeño que es y la diversidad cultural y paisajística que tiene, el clima, la gente, los bares, la fiesta, las tradiciones... Pero hoy por hoy España no me puede dar lo que yo quiero.

María Alyssa (Argentina, au pair en Estados Unidos): “Hoy tuve morriña y ganas de ver a mi familia, hoy era el cumple de mi hermana pequeña y se me ha hecho muy raro no estar con ella.

Mia (Norteamericana, au pair en Francia): “Se hace muy difícil estar tan lejos de mi país y sobre todo de mi novio y de mis perritas, a las que echo muchísimo de menos y que cada vez que se ponen en la cámara ladeando la cabeza al oír mi voz me entran ganas de llorar... pero bueno, intentaré sacar todo lo positivo de esta experiencia.

Nathalie (Belga, au pair en Canadá): “Nostalgia. Muchísima. No sabes qué haces ahí, a veces te dan ganas de llorar, yo era ver al perro y puff... mi perrita, así de tonta soy, andas un poco depre... No encuentras tu lugar, y el pensamiento de largarte (aunque te traten genial, como es mi caso), pasa por tu cabeza mil veces. Te preguntas interiormente 3000 veces al día "¿Qué leches hago aquí? Con lo bien que estaba yo en mi casa, ¿por qué me he venido aquí, así, a lo loco?". Este estado dura unos tres días.

Chloe (Francesa, au pair en España): “Cuando estás viviendo en un país extranjero, en una casa que no es la tuya, con una familia que no es la tuya y oyendo todo el día una lengua que desconoces, los sentimientos están a flor de piel y la falta de costumbre merma los ánimos, especialmente al principio.

Felicidad


En la vida hay que ser positiva, siempre que se pueda, algunas chicas se adaptan tan rápido que parece que siempre han vivido en esta casa, sonríen y abren sus mentes a su nuevo entorno, sus corazones a su HF y se plantan ser felices, pase lo que pase.

Brianna (Venezolana, au pair en Estados Unidos): Porque las cosas pueden salir bien, porque estoy como una enana, porque estoy encontrando gente maravillosa, porque estoy caminando sola, porque sonrío en cada mañana.

Lauren (Australiana, au pair en Italia): “Estoy viviendo la mejor experiencia de mi vida y hacía mogollón de tiempo que no me sentía tan bien.

Ella (Polaca, au pair en Francia): “Estoy muy feliz, me levanto cada mañana con una sonrisa, abro las cortinas de la habitación, miro donde estoy, me gusta y sonrío, veo a las niñas, me abrazan, y sonrío... son súper cariñosas, sobre todo la peque, y la mayor no para de hablarme y me encantan, no sé, ya tendré tiempo de aborrecerlas, o no.

Anna (Rusa, au pair en Estados Unidos): “¡¡¡La verdad que estoy encantada de estar aquí!!! Aún me quedan tantas cosas por hacer, tanta gente por conocer y tantos lugares a los que viajar que no sé si un año será suficiente... pero de momento no cuento ni los días ni las horas, simplemente disfruto del momento y de la compañía que tengo junto a mí, porque la gente aquí es encantadora y me transmiten mucha fuerza.

Be positive


Tu felicidad depende de ti, de cómo veas las cosas. Be positive. Puedes estar muy orgullosa de ti, has dado un paso gigantesco y vas a hacer de esta aventura una experiencia preciosa.

Taylor (Norteamericana, au pair en España): “Es normal que durante tu año como au pair se presenten inconvenientes pero sólo de nuestra aptitud y actitud depende que ese año sea maravilloso.

Kaila (Mexicana, au pair en Estados Unidos): “Todos los días doy gracias por esta experiencia, y me digo a mí misma que debo tener paciencia y fuerza, porque esto no es fácil; aquí es cuando uno se da cuenta de cómo son realmente las cosas, y aunque no estoy mal (porque hay algunas niñas que están mal de verdad). Sé que mi actitud es un 90% de esta experiencia, así que a ponerle muchas ganas al asunto.


► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄ 

1 comentario:

  1. Anónimo17/2/16

    Llevo una semana aquí, en Londres, con mi nueva familia y estoy totalmente perdida!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...