13. El viaje


Vocabulario básico


Si tu nivel de idioma es mediano, quizás pueda ser buena idea hacer una pequeña lista de las palabras esenciales que podrías necesitar durante el viaje, desde el momento del check-in hasta tu tan esperada llegada.


Buenos días, gracias, adiós, pasaporte, salida, maleta, beber, comer, avión, perdida, etc.

Controles a la salida


Desde los atentados del 11 de septiembre, los controles son mucho más estrictos a la hora de coger el avión. No sólo controlarán tu maleta que viaja en bodega, sino también todo lo que lleves a mano. Recuerda que está prohibido embarcar más de 100 ml de cualquier líquido, no se admite ninguna excusa, simplemente tienes que dejarlo en unos contenedores, sea tu perfume favorito o la botellita de agua que acabas de comprar. Pase lo que pase, sonríe y mantén la calma.

Alicia (Boliviana, au pair en Inglaterra): “Después pasé a controles, donde te tienes que quitar la correa, los zapatos y te abren la maleta de mano. La policía que me la revisó estaba como de mal genio y la cogió contra mí, me sacó absolutamente todo de la maleta y no pudo volver a empacarlo, me tocó hacerlo a mí. Al final, y luego de no encontrar nada, me dijo que me haría un examen anti- (no recuerdo qué) y yo le dije que estaba bien; ese examen era para ver si tenía droga en el estomago… y pues obvio que no encontró nada de nada.

En el avión


Estás en el avión y no hay marcha atrás, te sientes llena de emociones contradictorias otra vez, pasas de la excitación del viaje al miedo de no saber lo que te espera. Tranquila. Procura pensar en llevarte una chaqueta porque en algunos aviones bajan mucho la temperatura y podrías pasar frío. Un buen cojín para tu cuello te permitirá descansar sin romperte la nuca. Y no olvides llevarte algo de dinero, porque si bien en algunas compañías aéreas proponen comida gratis en otras hay que pagarla.

Denise (Inglesa, au pair en España): “En fin, ya en el avión, la emoción empieza a crecer, las ganas y la ansiedad igual... esa sensación indescriptible de felicidad por el viaje pero en el fondo sabes que estás dejando tu país y todo lo que tienes allí por ir a empezar una nueva vida, desde cero, sin saber exactamente que te depara el destino... Una que otra lágrima durante los primeros minutos de vuelo mientras me dio por pensar cosas bobas y en fin...

Patricia (Española, au pair en Canadá): “Nueve horas de vuelo y otras tantas de diferencia horaria de costa a costa. De compañero un nene de menos de un ano que sólo llora y vomita encima de su paciente padre y a mí me toca algo... para ir entrenando.

Gillian (Alemana, au pair en Estados Unidos): “Cojo el segundo vuelo del día llena de nervios, me siento en pasillo bastante atrás y estoy al lado de un chico que me dice va a estudiar a Estados Unidos. En realidad no hablamos más en ocho horas y media que dura el viaje. El avión es un poco malo, no muy grande y no se puede andar mucho. La tele no la llegaba a ver aunque lo que dieron era una idiotez, escuché música en el móvil y dormí algunos ratos. Nos dieron mucha comida, a todas horas había azafatas pasando con comida, zumos, galletitas. Yo no podía ni comer ni nada. Se me pasó bastante rápido la verdad, lo peor fueron los nervios.

Gabriela (Venezolana, au pair en Estados Unidos): “Como yo debía llegar hasta San Francisco fueron 6 horas de vuelo... además de que sólo dan agua o Coca Cola y unas galletas.. si quieres comer algo... pues paga.. si quieres ver alguna peli... pues paga... si quieres tomarte algo ... pues paga... es increíble como tienen todo tan controlado... y nada de efectivo todo es con tarjeta de crédito...

Retrasos, problemas de conexión

Si surgen problemas cuando ya estás embarcada, no te preocupes, estás bajo la responsabilidad de la compañía aérea, si hay retrasos y no llegas al vuelo siguiente, tienen obligación de proponerte una plaza en el siguiente avión o de alojarte hasta el siguiente vuelo. Tómatelo con calma.

Yesmin (Alemana, au pair en Estados Unidos): “Mi viaje fue totalmente una odisea, mi vuelo era New York – Los Ángeles, Los Ángeles- Sacramento. Primero mi vuelo New York – Los Ángeles se retrasó mucho ya que cuando íbamos saliendo comenzó a salir humo del aire acondicionado, por lo que ya no llegaría a Sacramento a las 5 sino a las 9 de la noche. Cuando finalmente salimos, el viaje se me hizo interminable. Cuando me bajé del avión me dirigí inmediatamente a información y me dijeron que no me daría tiempo de hacer la conexión y me tendría que quedar en Los Ángeles por una noche... qué más daba… estaba muerta del cansancio así que les pedí que me prestaran el teléfono para llamar a mi HF, y me dieron las cosa que necesitaba y me fui a un precioso Hilton cerca del aeropuerto, ¡qué camas, qué comida, qué noche jajajajajaja!

Inmigración


En cuanto llegas a tu destino, después de recoger tus maletas, tienes que pasar nuevos controles, de inmigración, dependiendo del país y (desgraciadamente) dependiendo de tu nacionalidad puede ser un simple trámite o algo más molestoso. Estarás cansada y con ganas de conocer ya a tu HF, pero no dejes que tus nervios te dominen, sonríe y sabiendo que tienes todos los papeles en regla, no te preocupes por nada.

Felicia (Colombiana, au pair en Estados Unidos): “Llegamos a inmigración donde habían más o menos unas 600 personas haciendo fila, y yo tenía la conexión en hora y 45 minutos, así que otras au pairs colombianas que viajaban conmigo hablaron con alguien de ahí y nos llevaron a otra fila más corta por lo próxima de la conexión, y ahí habían unas 100 personas más o menos, así que fue un alivio. Hice la fila en una ventanilla, el oficial me recibió los papeles, me tomo las huellas y me dijo: espérese porque la vamos a llevar a una oficina... Y yo ¿qué? Me enojé, pero estaba tranquila, sólo que sabía que iba a perder la conexión. Me llevaron a esa famosa oficina que es tal cual la describen en las películas, muchas personas sentadas esperando desde hace mucho rato, cansadas, y a la espera de qué va a pasar. Media hora después me llamaron de alguna parte de la sala, no me preguntaron nada y me devolvieron mi pasaporte. Salí corriendo a buscar mi maleta, la encontré fácil y con dos maletotas salí corriendo a mirar si alcanzaba la conexión, pero fue la corrida más tonta de mi vida porque ya sabía que la había perdido. Así que con mis maletas me toco ir a la compañía aérea para que me reprogramaran la conexión, y cuando llegué allá, todas las au pairs que viajaban conmigo estaban ahí, porque todas la habían perdido también, y casualmente todas las que pasamos con ese oficial. La persona que nos atendió en la compañía nos dijo que desde los atentados en Boston, los tramites en inmigración son más demorados, y por eso la aerolínea está perdiendo mucho dinero.

Todas las au pairs llegan a su destino


Después de este largo viaje, de varios sustos, de algunas carreras en larguísimos pasillos para no perderte una conexión, por fin estás a punto de llegar, porque todas las au pairs llegan a su destino.

Liliana (Colombiana, au pair en Estados Unidos): “Debíamos hacer escala en Orlando y luego tomar otro vuelo hacia Nueva York pero nunca nos dijeron a qué hora salía el segundo. En inmigración no nos fue muy bien, supongo que por aquello de ser colombianas... Odio esa mala percepción que tiene la gente de nosotros... lo que hicieron fue que nos llevaron a todas a un cuarto y nos pusieron a esperar, supongo que mientras revisaban nuestros pasaportes y antecedentes en alguna base de datos, ahí nos demoraron más de media hora y cuando fuimos a abordar el vuelo hacia Nueva York resultó que éste ya se había ido quince minutos antes... no fue nuestra culpa. Tuvimos que esperar cuatro horas más hasta que encontramos otro vuelo disponible y por fin llegamos.


► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄ 

1 comentario:

  1. Anónimo1/7/16

    Que bien está todo explicado, me siento más tranquila ahora.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...