05. Preguntas a la HF

Ahora que tienes un match con una familia que te gusta, es hora de ir un poco más allá e intentar conocer muy bien tu posible futura HF. No dudes nunca en preguntar todo lo que te pasa por la cabeza. La relación que vais a establecer al principio será a través de correos electrónicos y de entrevistas por Skype. Debes obtener respuestas claras a todas tus preguntas, una familia honesta no tiene nada que esconder. No se trata sólo de conocer a la familia, sino también de ver si tu estancia como au pair podrá ser de mucho provecho con ellos. Y sobre todo, lo más importante de todo, y lo verás más adelante, es dejar constancia por escrito de los principales temas.


Consejos


He aquí sabios consejos de algunas au pairs que han pasado por todo este proceso.

Fabiola (Italiana, au pair en Francia): “Lo primero que hice fue coger boli y papel y empezar a escribir todas las dudas y preguntas para que no se me quedara nada en el tintero.

Azucena (Española, au pair en Inglaterra): “Leed muy bien el perfil de las familias y evitad preguntar cosas que ya están allí.

Grace Ann (Norteamericana, au pair en Francia): “Se supone la au pair debe preguntar acerca de los niños que cuidará, y no sobre los centros comerciales o restaurantes que visitará, por lo menos en la primera toma de contacto, jajaja.

Wanetta (Kenyana, au pair en España): “Hice una lista en un papel con 18 preguntas para la familia, y si llega algún match, leo su perfil y dependiendo de las dudas que surjan voy agregando nuevas preguntas, de esas 18 preguntas selecciono unas 9 ó 10 para hacerlas por teléfono o Skype, las que me parezcan más importantes, y el resto las envío por email luego de la entrevista telefónica. Este papel lo guardo siempre en mi cartera por si acaso llaman de imprevisto.

Preguntas sobre la familia en general


Puedes preguntar la edad de los padres, en qué trabajan, si trabajan desde casa, sus horarios de trabajo, la rutina de un día normal, la rutina de un fin de semana normal, qué actividades hacen, si practican deporte, su religión, qué hacen cuando tienen vacaciones, si tienen animales, etc. Cualquier información es importante.

Mikelena (Danesa, au pair en Estados Unidos): “La madre estará en la casa porque no trabaja, pienso que eso puede ser bueno porque así será una gran ayuda si necesito saber cómo hacer algo.

Preguntas sobre los niños


Muestra tu interés por los niños, preguntando su edad, sus nombres, su carácter, que es lo que les gusta, que es lo que no les gusta, si practican deportes, si tocan algún instrumento. ¿Suelen aceptar fácilmente a la nueva au pair? ¿Qué tipo de educación reciben?

Noelia (Argentina, au pair en Estados Unidos): “Concentren siempre su interés en los niños y en la dinámica familiar, a las familias les puede incomodar que hagamos otro tipo de preguntas primero, así que tengan en cuenta hablar mucho de los niños al principio antes de pasar a otro tipo de preguntas.

Iliana (Griega, au pair en Francia): “Siendo au pair, no tienes ni voz ni voto con los métodos educativos que los padres han elegido para sus hijos, y todos tus actos han de ir aprobados por ellos, y has de adaptarte. Si los padres no aprueban el castigo, pues has de adaptarte al modelo educativo de premiar lo bueno. O si los padres siguen el método del "rincón de pensar", tú también has de seguirlo. Aunque tú personalmente, creas que la manera de educar de los padres valga lo mismo que nada, no te queda más remedio que adaptarte a ello. Eso está bien saberlo antes de llegar.

Preguntas sobre el lugar de residencia de la HF


Cuánto más sepas sobre el sitio donde vive la HF, más fácil te será decidir si te apetece ir a vivir con ellos o no. Nombre exacto de la ciudad, del pueblo para poder buscarlo luego en Internet. Sobre el barrio: ¿es seguro, tranquilo? Sobre los alrededores ¿hay zonas de ocio? No olvides preguntar las distancias en tiempo, sea andando, en coche o en transporte público. ¿Qué tipo de transportes público hay? ¿Qué actividades hay en los alrededores? ¿Hay una escuela de idiomas?

Elisa (Húngara, au pair en Italia): Había preguntado a cuántos kilómetros estaba mi futura familia de Roma, según ellos la bella capital italiana estaba a una hora de tren. ¡Genial! Casi fue una de las razones por la que los elegí a ellos. Iba a vivir a una hora de Roma, un sueño. La realidad era que la casa se encontraba a veinte minutos andando de la estación de trenes y que sólo había dos trenes al día que iban directos a Roma en una hora, los demás se paraban en todos los pueblos que existen en este país y tardaban casi tres horas en llegar. No les dije nada a la familia pero no me pareció honesto su perfil.

Preguntas sobre la casa


Pregunta por su casa en general ¿piso, casa? Sobre el dormitorio de la au pair ¿tiene intimidad? ¿tienes cuarto de baño? (no obligatorio, pero muy cómodo) ¿Llega el Wifi hasta tu habitación?

Brenda (Australiana, au pair en Alemania): “Hay internet a mi casa pero no llega a mi cuarto por lo que siempre tengo que estar en el cuarto de invitados (que siendo sinceros no suele usar nadie) pero es una cosa ilógica para mí. Si en el cuarto de invitados llega internet pero a mi cuarto no, ¿no habría sido mejor ponerme a mí como au pair en la habitación de invitados y convertir la mía en la de invitados propiamente dicha? Sé que a muchos estos les da igual, pero fue una cosa que descubrí ya estando aquí porque sinceramente es la primera vez que veo una casa donde el internet no llega a mi cuarto y era fundamental dado que yo estudio a distancia y estoy mucho tiempo en internet.

Preguntas sobre tu trabajo con los niños


Es muy importante que la HF tenga claro qué es lo que esperan de ti con sus niños y que te lo expliquen antes de que llegues a su casa. Ya sabes que una au pair no es una nanny, el suelo ya de por sí no tiene nada que ver. Una au pair debe trabajar unas seis horas al día (cambia según los países), si de antemano sabes que los HP piensan dejarte de las ocho de la mañana hasta las ocho de la noche a solas con los niños, ya sabes que ahí no vas a ir.  ¿Descripción de un día de trabajo normal de la au pair? ¿De una semana? ¿Debes ayudar para los deberes? ¿Llevar a los niños en coche? ¿Ducharlos? ¿Cocinar? Etc. Cuanto más sepas, más información tendrás para elegir la HF que mejor te corresponde. Intenta tener respuesta escrita a este tipo de preguntas, porque si luego sientes que hay abusos, siempre podrás sacar el acuerdo que teníais antes de que fueras a vivir a su casa.

Helen (Inglesa, au pair en Francia): “Yo tenía todas mis preguntas apuntadas en un papel y aunque sabía que era un poco pesada preguntando tanto, no me cortaba. Si la HF se molestaba y ya lo dejaba, peor para ellos, mi HM fue súper buena y desde el primer día me contestó a todo, sin rodeos ni mentiras.

Preguntas sobre las tareas domésticas


Vimos en el primer capítulo de esta guía qué tareas domésticas pueden corresponderte si vives en una HF que respetar el contrato y no te considera como una mujer de limpieza. El límite entre lo aceptable y lo que no lo es depende de ti. Procura tener una prueba escrita de lo que esperan de ti, así no debería pasarte como a Meri.

Meri (Finlandesa, au pair en Irlanda): “A mí me vendieron la moto divinamente. Es decir, me dijeron unas cosas que finalmente no han sido exactamente de esa manera. Veréis, en la página que usé yo, hay una opción que dice si estás dispuesta a hacer algunas tareas del hogar. Yo después de asimilarlo bastante puse que sí, pues las tareas del hogar que se supone que tiene que hacer una au pair son muy básicas. Hacer las camas de los niños, lavar los platos de sus comidas, ayudarles a recoger.....etc. Yo lo consideraba muy lógico así que puse que sí. Qué pasa, que mi Host Family, después de un tiempo de contacto, me mandó un resumen de mis tareas, donde decía más o menos lo que acabo de decir, y algo de plancha (poca). Yo me quedé un poco pillada, pero es cierto que mi sueldo es algo más alto de lo normal en Irlanda, así que acepté. Cuando llegué me encontré la sorpresa de mi horario marcado y mis tareas donde también se aspiraba.  Aun así no me pareció mucho, y me seguían insistiendo en que el tema de la plancha sería muy poca cosa, algunas camisas y poco más. Pues bien, dos semanas después, la "poca plancha" se ha convertido en fundas de nórdicos de cama de matrimonio, sabanas de nórdicos de camas de matrimonio, una mantita o funda de algo grande que no sé lo que era, más camisas, camisetas de ella.... y las pocas tareas se han convertido en limpiar a mano todos los rodapiés de la casa (que son dos plantas) o quitar las camas y el armario del cuarto de las niñas para aspirar detrás y debajo (las camas pesan muchísimo). A lo mejor es que soy una protestona, pero me cabrean estas cosas, porque cuando hablo con el resto de las au pairs ninguna tiene que hacer estas tareas. Encima hay veces que pilla que está la madre en casa viendo la tele, y tú estás agachada limpiándole las cosas y guardándole la compra que acaba de traer. O que llegue y te pregunte qué has hecho hoy desde las 11, y te diga que "es que eres muy lenta para tener 20 años, yo con 45 lo hago todo mucho más rápido y eso no es bueno". ¿¡Qué más da lo que tarde en hacer mi trabajo si cuando tú llegas está todo hecho!? O que te recrimine que planchas muy mal, y que le doy el doble de trabajo porque tarda el doble en arreglarlo. (Esto último ha sido hoy, y he de decir que le advertí que la plancha no era mi punto fuerte pero que lo haría lo mejor posible). Esa sensación tan genial de ser au pair no es la que tengo yo, yo tengo más bien la de ser empleada del hogar, y este no iba a ser mi trabajo en un principio.”

Preguntas sobre los animales


A la hora de elegir una familia, no hay que olvidar el tema de los animales. Si estás segura de no tener ninguna alergia, entonces sólo te queda saber si estás de acuerdo para ocuparte de los perros, gatos, peces o cualquier otro bicho. En general las familias que tienen animales incluyen el cuidado de estos en las tareas de la au pair, aunque la au pair no tiene obligación de sacar a los perros o limpiar la jaula del ratoncito de la familia. Es un tema que  hay que tratar antes de empezar a trabajar.

Jeanne (Francesa, au pair en Inglaterra): “A parte de tener que convivir con una familia extranjera, hay algunas au pairs, como yo, que también tenemos animales a los que "cuidar". Lo pongo entre comillas porque no te piden que los cuides, a no ser que sea específicamente, pero sale de ti, porque les acabas cogiendo cariño.

Alexia (alemana, au pair en España): “Cuando me escribió esta familia, me mandaron fotos de los adorables gatitos que habían nacido unas semanas antes, me encantaron. A los dos días de estar en su casa ya no aguantaba a los “preciosos” gatitos, había cuatro y hacían sus necesidades por todos sitios, me pasaba el día limpiando cacas de gatos, más de una vez estuve a punto de irme de esa casa porque no me parecía mi trabajo. Llegué a odiar a los gatitos y cuando por fin los regalaron me pareció el fin de mi pesadilla. Lo malo es que la gata se quedó preñada otra vez. Menos mal que terminé mi estancia con la familia antes de que nacieran los nuevos gatitos. Jamás tendré gatos.

Preguntas sobre tu tiempo libre


Debes preguntar también si tienes bastante tiempo libre para ir a una escuela, para tener vida social o simplemente descansar (lo necesitarás) y si realmente se respeta este tiempo de descanso. Una respuesta por escrito puede ayudar más tarde, recuérdalo. Debes saber qué horario tienes para poder organizarte durante la semana, y qué día(s) libre(s) tienes para poder salir y divertirte. Es esencial. Ya sabrás lo que son las “ansias del viernes por la noche”.

Alice (Alemana, au pair en España): “Antes de venir me dijeron que no tendría todos los fines de semana libres porque dependería del trabajo del padre, ayer me dijeron que el padre trabaja todos los findes, les saqué los emails que habíamos intercambiado donde indicaban claramente que tendría por lo menos un fin de semana libre al mes ¡zas!

Paulina (Argentina, au pair en Estados Unidos): “Hubo una vez que yo necesitaba estudiar porque tenía examen en el college y la niña estaba acá metida y no me dejaba hacer nada. Lo peor vino cuando mi HM (que estaba en el cuarto de la bebé intentado dormirla) le dice que ya se vaya a su cuarto a dormir y mi HK le grita: “¡No quiero! ¡Quiero estar con Paulina!” Y mi HM le contesta “¡OK!” y se vuelve a encerrar en el cuarto de la bebé. Yo me quede con cara de xxx, tengo que estudiar y éste es el único momento que tengo para hacerlo. Estaba que me llevaba la fregada. Les juro que hasta lloré de coraje… Cuando se le hinchó la gana, vino mi HM y ahora sí el pleito para sacar a la niña. ¡Eso ya sucede todas las noches! Por eso los días que voy al college (martes y jueves), como voy a las 6pm trato de volver como a las 9:00pm cuando se supone que ya debe estar durmiendo. Se supone…

Fleur (Francesa, au pair en Italia): “Porque la verdad llega el viernes por la noche y lo que más te apetece es hacer vida social. La cosa está en que después de toda la semana haciendo de mami te entran ganas de "¡tonight we are young!"

Preguntas sobre tu sueldo


Antes de tratar de este delicado tema con las familias, busca información sobre el sueldo de una au pair en el país de residencia de cada familia, puede haber diferencias importantes, más que nada porque el nivel de vida no es idéntico en todos lados. Cuando tengas claro que el sueldo que te corresponde es, por ejemplo, 60 euros a la semana, no dejes que te intenten pagar menos por los motivos que sea, seamos claros, el sueldo de una au pair es poco, entonces proponerte menos de lo mínimo es abusar. Además del sueldo mínimo en vigor, debes preguntar quién paga los gastos de transporte, sea el autobús o la gasolina. No olvides preguntar cómo te pagarán (dinero en efectivo, cheque, etc.) y qué día (cada semana, a final de mes, etc.).

Marisa (Colombiana, au pair en Estados Unidos): “La verdad es que he leído muchos blogs de au pairs que se quejan de que no sobreviven con el dinero que ganamos, pero yo no me explico en qué diablos lo gastan jajaja, tenemos comida aquí en la casa, no pagamos renta, la mayoría no paga cuentas de teléfonos... Sí, tenemos que comprarnos las cosas de higiene personal, pero nadie gasta un pote de champú a la semana por ejemplo... De verdad chicas, si son inteligentes y saben administrarse no tendrán problemas de dinero.

Preguntas sobre el idioma hablado/los idiomas hablados en casa


Idiomas regionales


Antes de elegir a una hostfamily es muy importante que quede muy claro el idioma que se habla en casa. En algunos países coexisten varios idiomas, como Suiza por ejemplo, por lo tanto si quieres aprender alemán tienes que estar segura de que donde reside la familia se habla alemán, y que además ellos mismos hablarán este idioma contigo. Algunas au pairs no se fijaron en este importante detalle y se llevaron disgustos.

Émilie (Francia, au pair en España): “Yo me fui súper ilusionada a España a aprender español, pero resulta que en Cataluña, la región donde vivía mi nueva familia, la gente no habla español como primer idioma, sino catalán. Como yo no dominaba el español, nunca sabía si me hablaban en español o en catalán en la calle. Con la familia llegamos a un acuerdo en que ellos debían hablarme en español, pero con los niños hablaban catalán y yo no aprendía nada. Después de un mes me busqué otra familia y me fui a Madrid donde sabía que sólo hablaban español.

Hablan tu idioma


Cuando viajas a otro país tiendes a acercarte a lo que ya conoces, el miedo a lo desconocido es universal, por eso algunas chicas buscan familias en el extranjero pero que hablen su idioma, sea de manera habitual en casa como idioma de comunicación con los miembros de la familia, sea como un idioma que saben manejar. Claro está que es muchísimo más fácil llegar a una familia donde sabes que te van a entender y donde podrás expresarte… ¿pero realmente interesa esto?

Betty (Española, au pair en Estados Unidos): ¡Una nueva familia estaba interesada en mí! Estaba de suerte. Entro al perfil, reviso… Son estupendos, de New Jersey, un niño de un año, se veía a los tres bastante agradables. El siguiente paso, leer la carta. (Siempre veo las fotos antes de leer la carta, manías). Sí, seguían pareciéndome agradables, pero… porque había un pero, por el apellido imaginé que tenían raíces españolas o sud-americanas, además en la carta decían que el marido sabía hablar español. Así que les mandé una e-mail, más simpática que a los anteriores si cabe, porque estos me interesaban. Aunque intenté pasar un poco por alto que supiese español pensando que no sería su lengua habitual, en el correo les pregunté sobre el tema. ¡¡¡Primer chasco!!! Me contestaron diciendo que sí, que en casa hablaban español para que el niño aprendiera, que el inglés ya lo aprendería en la calle y en el cole. Así que por más que me doliera, por más que la familia me encantara, tuve que decir que no. Por ahí sí que no paso, no me voy al otro lado del mundo para hablar español, no olvidemos que toda esta aventura empezó porque mi meta es mejorar el inglés.

Amanda (Norteamericana, au pair en España): La primera vez que contacté con la familia me alegré mucho de que hablaran todos inglés, tanto los padres como los niños, de hecho yo sólo debía hablar este idioma con los críos, pero me di cuenta de que nunca practicaba español, pasaban los días, intentaba expresarme en español, pero claro cuando me fallaba una palabra, enseguida seguíamos la conversación en inglés, era mucho más fácil… Estuve seis meses con esta familia, lo pasé genial y les quiero un montón, pero no aprendí tanto como debía y eso me da cosa… ”.

Otras familias hacen el esfuerzo de enseñar su idioma a su au pair, saben que es uno de los motivos de su venida a su casa y la ayudan en lo que pueden para que rápidamente se exprese en el idioma deseado.

Nelly (Alemana, au pair en Bélgica): La madre de la familia hablaba perfectamente alemán porque había vivido en Berlín unos años, cuando elegí esta familia me pareció fantástico, no me iba a sentir tan perdida como en una familia únicamente francófona. Los primeros días casi sólo hablaba en alemán, cuando la niña me decía algo en francés, reconozco que esperaba a que la madre lo tradujera al alemán. Al cabo de una semana la madre me explicó que de ahora en adelante sólo hablaríamos en francés. Lo mal que lo pasé, sabía que ella podía ayudarme en alemán y no lo hacía, a veces la odié, ay qué mal, pero ahora me doy cuenta de que aprendí muchísimo gracias a esto. Hubiese podido pasarme el año en Bruselas y refugiarme en el alemán de la madre cada vez que no sabía decir algo, pero me tuve que esforzar, lo hice y ahora hablo muy bien francés gracias a la “no ayuda” de mi host mother”.

Preguntas sobre las ex au pairs


Una au pair con experiencia es una ventaja para las familias, de la misma manera una familia con experiencia con au pairs es una ventaja para la nueva au pair. Cada au pair es diferente, está claro, pero las familias que han tenido ya au pairs saben de qué va el tema, las dudas de los primeros días, la fase de adaptación/integración, pueden ayudar a la au pair a sentirse mejor porque ya han pasado por todo este proceso. Se nota también cuando los niños han tenido au pairs antes, no se extrañan tanto de la novedad, están más abiertos a recibirte con los brazos abiertos.

Si la familia ha tenido au pairs anteriormente, lo lógico es que sigan en contacto con ellas, al vivir varios meses con una persona el cariño se instala y las familias y sus au pairs suelen tener una relación que sigue aun después de la separación. Es un dato importante saber si la familia que te interesa sigue en contacto con sus antiguas au pairs, puede ser que se hayan llevado regular con una, pero si ves que las chicas ya no son parte de su vida después de unos meses, entonces puede ser que exista un problema.

Leira (Venezolana, au pair en Canadá): Antes de elegir la familia donde estoy ahora estaba en contacto con otra que me gustaba mucho, habían tenido muchas au pairs y según decían todo estaba genial, pero cuando pregunté si seguían en contacto con ellas, me dijeron que no, que ya no eran parte de su vida, que bueno, las cosas vienen y se van. Eso a mí me molestó y me hizo dudar. Donde estoy ahora me siento genial y cuando me vaya quiero seguir en contacto con ellos, no sé… quiero saber de los niños. Me parece normal.

Si la familia sigue en contacto con sus antiguas au pairs, puedes pedir sus datos para contactar con algunas de ellas, ¿quién mejor te podrá decir cómo es la familia?

Katy (Sueca, au pair en Italia): Definitivamente lo que me hizo elegir esta familia fue que había tenido varias au pairs y hablaban genial de ellas, se veía que las querían mucho. Incluso me dieron el email de una sueca que habían tenido dos años antes, contacté con ella y me habló maravillas de la familia, aunque también me dio algunos trucos para que la relación fuera estupenda. Me sentía en confianza.

Pedir fotos


No dudes en pedir fotos de la familia, de los niños, de la casa, del dormitorio destinado a la au pair.

Conclusión


No intentes preguntar todo esto de una vez, porque no creo que ninguna familia, por muy buena y simpática que sea, aguante tal interrogatorio. Puedes elegir los temas más importantes para ti y tratarlos con prioridad. Algunas preguntas se pueden hacer por teléfono o durante las entrevistas por Skype. Hay que estar entre no agobiar a las familias, pero a la vez obtener respuestas a las preguntas importantes para ti.

Giovanna (Italiana, au pair en Alemania): “El "truco" es dejar todo muy claro desde el principio: horarios, sueldo, día de paga, días libres, etc. Cosa que yo no hice por ser tímida en exigir (por no decir tonta) y porque me urgía mucho el venir y aprender el idioma así que acepté la primera familia disponible, mala idea.


► GRACIAS POR TU COMENTARIO, 100% AU PAIR ES TU VOZ ◄ 

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...