01. Definición del concepto de au pair

La definición general del concepto de au pair es una joven que tiene entre 18 y 26 años y decide pasar una temporada en un país diferente al suyo para aprender o mejorar un idioma. Vive con una familia donde ayuda con lo referente a los niños y algunas ligeras tareas domésticas. La realidad es a veces bastante diferente, hay au pairs que tienen 17 años, otras 27, hay au pairs que encuentran familias extranjeras en su mismo país  y otras que cruzan medio planeta para ser au pair en una familia de su misma nacionalidad. En la mayoría de los países, ser au pair no se considera literalmente un trabajo, por lo tanto no se rige con leyes y normas fijas. Esto puede dar lugar a ciertos abusos, pero en general ser au pair es una experiencia donde se aprende mucho, tanto a nivel de idioma como a nivel personal. La experiencia de au pair te puede ayudar a pasar de la adolescencia a la edad adulta.

Alice (Francesa, au pair en Irlanda): “Ser au pair tiene muchas cosas buenas: conoces un país nuevo a un módico precio, aprendes un idioma nuevo, conoces una nueva cultura, conoces a nuevas personas, desarrollas el instinto de supervivencia, maduras, aprendes mucho de los demás y más aún de ti misma.


Intercambio cultural


Irse de au pair es ante todo un intercambio cultural, vas a vivir en un nuevo país y querrás descubrir sus costumbres, sus comidas, su idioma, la manera de ser de sus habitantes. Tu Host Family (familia de acogida) también debe ser capaz de apreciar tus diferencias. Es importante compartir, explicar estas diferencias que a veces pueden ser realmente grandes choques culturales.

Marta (Hondureña, au pair en Canadá): “Lo más enriquecedor de esta experiencia es el intercambio cultural, no se pierdan la oportunidad.

Estudiar idioma


Las jóvenes que eligen irse de au pairs quieren aprender o mejorar un idioma. La au pair no tiene obligación de ir a clase, pero sí que es tu derecho poder asistir a las que quieras y tu trabajo te debe permitir tener esta posibilidad. Algunas familias pagan las clases de idioma, sea en la Universidad, en escuelas privadas o en asociaciones de la ciudad, pero no tienen obligación de hacerlo (excepto en Estados Unidos). Es otro punto de los que tratar con las familias antes de decidirte por una. ¿Puedes asistir a clases? ¿Quién pagará dichas clases? Ciertas familias viven demasiado lejos de la ciudad para que puedas asistir a clases, tienes que pensar en otras opciones entonces, sea por Internet y/o con libros. Las clases de idiomas sí que ayudan a mejorar rápidamente tu nivel, pero no son imprescindibles. La inmersión total en tu nuevo idioma es la mejor manera de aprender.

Shirley (Norteamericana, au pair en Suiza): “El martes empecé las clases. Todo muy bien, al ser de una hora y veinte minutos, se pasa volando, es bastante amena porque no es una clase pasiva, sino que tenemos que participar activamente, en grupos o parejas, hablar... Así que está bastante bien.

Tareas de la au pair


Las tareas de la au pair deben ser ligeras y bien definidas desde el primer momento. La au pair puede ayudar a recoger el dormitorio de los niños, mantener su dormitorio y el de los niños limpios, vestir a los niños, darles de comer, llevarlos a la guardería, al colegio, recogerlos, darles la ducha, el baño, jugar con ellos, etc. En ningún caso debes ser considerada como una señora de la limpieza o una nanny. Ninguna familia es igual, por lo tanto hay au pairs que se pasan la vida limpiando y otras que sólo llevan a los niños al colegio. Es muy importante saber qué tareas te corresponderán, con qué frecuencia y pensar si realmente estás de acuerdo. Lo ideal sería que la familia te ponga por escrito las tareas de cada día, un planning donde aparece todo lo que tienes que hacer cada día. Una cosa es pasar la aspiradora el lunes por la mañana, otra es pasarla todos los días… Las familias saben que una au pair no es una mujer de limpieza, pero algunas abusan y exigen muchísimo. No es fácil decir “no” cuando ya vives con la familia, pero intentar saber con antelación qué es lo que realmente se espera de ti es bastante sencillo.

Rachel (Alemana, au pair en Irlanda): “Realmente he dado con una familia que quiere una au pair y no una chacha. La verdad es que no he contado las horas, porque se me pasan voladas. Tengo todas las santas mañanas para mí sola (para recoger el lavavajillas, planchar cuatro camisetas, adecentar todo un poco… que me llevará como una hora a lo sumo) y hasta las dos del mediodía, no tengo de que preocuparme, salvo de prepararme algo de comer. Después, estoy hasta las cinco con la criatura y ya puedo despreocuparme, porque llega la madre. Ayudar si acaso a poner la mesa, y entretener al bicho mientras la madre o el padre cocinan algo (pero se lo pasa pipa ella sola con Bob Esponja…así que YAY!!).

Carmen (Española, au pair en Alemania): “Empiezo a trabajar a las once de la mañana. Debo estar vestida y lista para empezar. Cada día tengo que recoger el cuarto de las niñas, el cuarto de juegos (que en la casa es el salón también), y en general todo lo que ande por el suelo. Ordenar la cocina, ya que cada día los niños (y los padres) se dejan TODO en la mesa y en la encimera... y en el suelo mismo. Cambiar las cosas del lavavajillas, tender la ropa si hay mojada. Dos veces por semana tengo que planchar (martes y jueves). Los lunes tengo que aspirar la moqueta de la casa, y los miércoles hacer todo lo que el lunes no hiciera. Y los viernes barrer y fregar el suelo de la cocina. A las 13:50 recoger a Ana del cole, y una hora después a Oliver. Si tienen hambre darles fruta, hacer que hagan sus tareas del cole y jugar con ellos, ir al parque o al jardín si hace bueno (o sea, si no llueve). Preparar la cena para todos, y dársela a los peques a las 16:30.

Horas al día, a la semana


En Europa una au pair trabaja entre 30 y 35 horas a la semana, o sea entre 5 y 7 horas al día, en Estados Unidos son unas 45 horas a la semana con un máximo de 10 horas al día. El problema es que como en muchos países no hay normas establecidas, cada familia fija las horas de trabajo. Es muy importante que quede muy claro cuántas horas vas a trabajar en tu familia, lo mejor es pedir un documento escrito que podrás sacar si ves que la familia exagera cuando vives con ellos. Sabemos que hay que ser flexible, pero si trabajas 60 horas en vez de 30, hay un problema que resolver. Recuerda que la comunicación es la mejor manera de resolver las dudas.

Belén (Venezolana, au pair en Alemania): “Las au pair en Alemania suelen hacer seis de trabajo al día, yo firmé siete horas al día en el contrato, y tampoco es que lo lleve mal, pero esta semana trabajé tres días seguidos más de ocho horas, rematando con diez el jueves. El viernes tuvimos una "charla" y ellos sólo se preocupan de pagarme más por esas horas trabajadas extras, muy atentos ellos en que no trabaje ni una hora gratis, pero ya no sé ni de qué manera explicar, que yo no quiero cobrar más, porque no quiero trabajar más, 35h/semana me parecen suficientemente duras de sobrellevar como para que me carguen más. Me dijeron que esta próxima semana va a ser similar, pero ya la última de tanto trabajo, espero, si no... maletas... y me voy con otra familia.

Sueldo


El sueldo de au pair varía según los países. Se paga semanalmente, el viernes en general, directamente de mano a mano. Algunas familias prefieren pagar por cheque que la au pair cobra a través de un banco en el mismo país. Otras familias pagan a final de mes, lo cual puede ser un poco complicado para la au pair ya que se queda sin dinero durante muchas semanas al principio de su estancia, además es más fácil gestionar dinero semanalmente que mensualmente. Es una de las cosas que hay que tratar antes de decidirse por una familia: ¿cuánto se paga? ¿cuándo pagan? Está claro que nadie se hace rico trabajando de au pair… Pero sí que la paga debe cubrir los gastos normales y corrientes de una chica de tu edad como las salidas, algo de ropa, etc. El sueldo se entiende más como dinero de bolsillo que como salario. Además de este dinero, hay que pensar en todo lo que tienes a cambio de tu trabajo: alojamiento, comida, Wifi, etc. No hay que ver el trabajo de au pair como un trabajo “real” con un sueldo “real”, sino más bien una manera bastante económica de tener una experiencia al extranjero. Experiencia inolvidable.

Loani (Australiana, au pair en Francia): “Algunas au pairs dirán que ese dinero no alcanza para nada, pero entonces no sé en qué se la pasarán gastando cada semana porque a mí me sobra mucho. Yo salgo por ahí dos veces entre semana, más el sábado y domingo y gasto como 40 euros (cabe aclarar que no me voy de fiesta). Me doy otros gustos con cosas de aseo y belleza pero no es mucho lo que gasto ahí. No he comprado más ropa porque no la necesito y quiero esperar más bien a comprarla al final del verano cuando pongan todo lo de la temporada con descuentos. Además estoy tratando de ahorrar mucho porque me encantaría viajar a varias partes del país.

Días libres


En general se entiende que la au pair tiene derecho a un día y medio libre a la semana. Cada familia tiene sus exigencias profesionales así que existen varias opciones. Lo más común es que tengas libre el domingo, las que más suerte tienen tendrán todo el fin de semana libre. Es muy importante hablar de este tema antes de decidir irte a vivir con una familia. Lo ideal sería que la familia avise con antelación qué día(s) libre(s) tendrás, así puedes organizarte, pero la vida familiar no es siempre un modelo de organización, pueden surgir tantos imprevistos como sorpresas. Hay que ser flexibles. Si tienes algo previsto en tu día libre, avísalo con antelación. Recuerda que hablando se resuelven muchos problemas. Disfruta de tu tiempo libre, te lo merecerás.

Marine (Suiza, au pair en Estados Unidos): “Estos últimos fines de semana, mi amiga au pair y yo, hemos descubierto el maravilloso mundo de las piscinas climatizadas. Llevamos yendo dos fines de semana seguidos, porque la verdad es que se está a gustito en el agua calentita. Al salir de allí es como recibir una bofetada de un mamut, pero por lo pronto se nos pasa el frío.

Laëtitia (Francesa, au pair en Inglaterra): “Me gusta estar con las niñas pero estoy con ellas todos los días, así que los fines de semana prefiero ser libre para hacer lo que quiera.

Duración de tu estancia


Puedes ser au pair desde dos meses en verano hasta un año en la mayoría de los casos. En Estados Unidos, después de una primera estancia de doce meses, se puede renovar para seis, nueve meses o un año entero. Es importante hacerte a la idea antes de irte. Estar lejos de tu casa, de tu familia, de tus amigos durante dos meses o un año no es lo mismo. Las familias tienen diferentes puntos de vista acerca de cuánto tiempo es mejor tener a la misma au pair en casa, algunas piensan que un año es lo ideal, la au pair se acostumbra, los niños no cambian tanto de chica, la relación se hace muy sólida pero la separación es más dolorosa. Otras familias prefieren au pairs que se queden 3 meses, 6 meses. Para ti está claro que cuanto más te quedas en el país, más aprenderás y mejor nivel de idioma tendrás al final de tu estancia. La duración debe tratarse antes, por supuesto, sabiendo que nada puede impedir que te vaya antes si no estás a gusto o que la familia puede pedirte que te vayas si ellos no se sienten a gusto contigo. De la misma manera, puedes prever quedarte 3 meses con una familia y decidir quedarte más tiempo si todos estáis a gusto. El papeleo no es el mismo según la duración de la estancia, en la mayoría de los países no se necesita visa para quedarse menos de tres meses, pero sí para quedarse más, depende del país y de tu nacionalidad. Algunas au pairs han “probado” el ser au pair dos meses, en general durante el verano, para saber si les gustaba antes de irse para un año completo, sea en el mismo país o en otro, en la misma familia u otra.

Carolina (Italiana, au pair en Estados Unidos): “Estaba entre dos países, Reino Unido o Estados Unidos. Si iba a ser el primero tenía claro que sólo iban a ser los tres meses de mis vacaciones de verano, en cambio el mínimo en Estados Unidos es de un año y si quisiera empezar un nuevo curso en septiembre no iba a ser posible. Lo consulté con la almohada, concretamente en el consejo de sabias del sábado por la noche. Todas mis amigas me dijeron que si me voy tres meses y me gustara lo que estuviese viviendo me acabaría quedando más tiempo. Las que estaban de Erasmus (intercambio de nueve meses con una universidad en un país distinto de Europa) me decían lo mismo y ellas justamente estaban viviendo eso y me dijeron que un año no es tanto tiempo. Total como no sabía que iba a estudiar me lié la manta a la cabeza y me decidí por Estados Unidos. Ya está decidido, me voy de año "sabático" a Estados Unidos. En ese año pienso mejorar mi inglés, recorrerme el país entero y disfrutar el día a día de mi estancia saboreando cada instante, fiestas locales... lo que sea que me ofrezca la sociedad americana.

No son vacaciones


Es importante saber que irse de au pair no equivale a irse de vacaciones. Es una idea bastante común que se aleja muchísimo de la realidad. Ser au pair te va a exigir mucho, puede incluso llegar a ser agotador. Quien quiere descansar y estar de vacaciones no se va de au pair.

Louise (francesa, au pair en Inglaterra): Desde antes de inscribirme con esta agencia busqué y busqué por qué alguien sería au pair. Encontré chicas que, con poca experiencia con niños, creían que se iban de vacaciones a hacer nada y a tomarse un año sabático para viajar y aprender inglés. ¡NO! quien tenga experiencia con niños bien sabrá que no es todo color de rosas, no es sólo jugar con ellos o verlos desde un sillón. Hay que aguantarlos cuando se pongan caprichosos, educarlos (como su madre diga, pero educarlos), ponerles límites y aguantarse los berrinches, hacerles hacer cosas que no quieren hacer y aguantarlos quejarse, llorar y chillar por eso, ser un modelo a seguir y enseñar con el ejemplo. Ser au pair está muy lejos de hacer nada. Cuidando niños aprendí a tenerles paciencia, a aguantarlos cuando se ponen pesados, a manejarlos en situaciones difíciles, a convencerlos de que hagan lo que tienen que hacer. Obvio que me divierto y me encanta (si no no hubiese elegido ser au pair), pero estoy consciente del trabajo que es. Les recomiendo que piensen mucho si ser au pair es lo suyo, y si tienen dudas, cuiden niños, pidan que las dejen trabajar (gratis, obvio) en una guardería, colegio, club o lo que sea y así se van a dar cuenta. No las trato de asustar ni mucho menos, trabajar con criaturas es hermoso, pero hay que ser realistas.

Vocabulario del mundo au pair


Cuando entras en el mundo de las au pairs encuentras palabras raras y desconocidas como hostfamily, hostkid, etc. Más raras aún son las abreviaciones. He aquí una pequeña lista de las palabras que no vas a dejar de utilizar dentro de muy poco:

-          Host family (HF): familia con la que vas a compartir esta experiencia
-          Host kid (HK): el niño, la niña, el bebé que vas a cuidar
-          Host mother, host mum (HM): la madre de los niños que vas a cuidar
-          Host father, host dad (HD): el padre de los niños que vas a cuidar
-          Match: cuando una HF te contacta, o cuando tú contactas a una HF y aceptan hablar contigo
-          Rematch: palabra temida aunque a veces necesaria, es cuando cambias de HF



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...